Tiempo, conocimientos y escritos fraccionados


Dr. Raúl García Miranda

M.V.Z. Luis Arturo García Domínguez

M.V.Z. Beatriz Figueroa Andrade


Nos reunimos en sesión solemne. La Academia de la lengua humana y canina de Pénjamo con sede en León estaba de Gran Gala. Este término me gusta: de Gran Gala. Aún recuerdo cuando estaba en el Pentatlón Deportivo Militar Universitario, teníamos el uniforme de campaña y el de gala. Pero llegó un evento en la Universidad Autónoma de Guadalajara en que se celebraban sus cuarenta años de fundación, hace 47 años, así es que necesitábamos un uniforme de Gran Gala. ¿Dónde conseguirlo? La Fuerza Aérea Mexicana tenía, no sé si aún la tiene, la Escuela del Aire en el municipio de Zapopan. Ahí nos prestaron unos uniformes de Gran Gala para celebraciones. ¡Qué bárbaro! La escolta lucía elegantísima, todos éramos feos, pero muy, muy elegantes.


Pues bien la Academia de la lengua humana y canina de Pénjamo con sede en León a la que en el resto del artículo llamaré, la Academia, estaba de Gran Gala. Para tener un evento de Gran Gala se necesita un motivo importante y ahora lo había. Raúl, el Presidente vitalicio, estaba acusado de fraccionar el tiempo, los conocimientos y sus escritos. Siendo esta una acusación muy importante, los miembros caninos de la Academia habían convocado a junta extraordinaria.

Raúl, es un hombre viejo, de los que ahora se llaman de la tercera edad, tiene 65 años. Es Médico Cirujano con dos postgrados o maestrías. Uno en Medicina del Deporte y otro en Investigación Clínica. Durante 45 años ha impartido clases universitarias, en la Universidad Autónoma de Guadalajara, en la Universidad de Guanajuato y en la Universidad Nacional Autónoma de México. También ha dado cátedra en múltiples instituciones como por ejemplo en la Federación Mexicana de Fútbol, por 25 años.

Su pasión es el deporte practicado, vivido, estudiado y enseñado. Fue futbolista, maratonista, triatlonista, etc. Desde el deporte descubrió otra pasión: los perros. En 1974 se inició en el entrenamiento formal de perros, pero desde luego lo más importante para Raúl era el perro atleta.


Ahora Raúl, ya viejo y con una enorme cantidad de clases, escritos, conferencias, congresos, etc., sobre deportes humanos y caninos, la Academia lo acusó de no haber escrito nunca un libro donde se resumiera la cantidad de escritos que tiene. Desde muchos años de artículos periodísticos, muchos años de comentarista de deportes en la televisión, muchos años de profesor universitario con publicaciones científicas de arbitraje y muchos años de canófilo.


Raúl ha tenido muchos perros o tal vez muchos perros lo han tenido a él. Desde la TRIACA, una perra Pastor Alemán, que dio nombre a la organización canófila TRIACA y a TRIACA VET una veterinaria del hijo de Raúl. Pasando luego por la Páncreas, una Pastor Belga Malinois que ganó un tercer lugar mundial de Obediencia en el 2007, desde luego incluyendo al Tiliche, un Pastor Belga Malinois, el mejor perro que haya tenido Raúl y que fue entrenado como perro de espectáculo, era extraordinario. Hasta el Resortín, un Pastor de Shetland, un perro hermoso, pero que tenía la rara cualidad de ser sabio. Hubo otros, muy queridos, pero estos cuatro fueron especiales. Todos están ya fallecidos y su legado está en riesgo. Por eso la Academia acusó a Raúl de tener fraccionado el tiempo, los conocimientos y los escritos que se han acumulado en la historia de TRIACA organización canófila.


En la sesión de Gran Gala de la Academia se le informó a Raúl que se le daría la oportunidad de resarcir su error de tener fraccionado el tiempo, los conocimientos y los escritos. Sólo se le perdonaría si escribía un libro. ¡¿Un libro?! Sí, un libro. Raúl pidió que se votara el asunto. Habría dos opciones en la votación. Opción uno, que sí se escribiera el libro. Opción dos, que Raúl se disculpara y no debía escribir el libro. Raúl en su calidad de Presidente Vitalicio, tiene voto de calidad, así es que lo que él vota se hace. Pero esta vez él no tendría derecho de voto. Votaría la asamblea solamente. La asamblea estaba conformada por seis miembros. Dos pastores Belga Malinois Vivo y Lola, una Border Collie de nombre Lana, una Fox Terrier de nombre Zam, y dos perritas criollas de nombre Samanta y Genoveva. Todas hembras menos Vivo, el único macho, con quien ya me había puesto de acuerdo, pero las perras le dijeron que si no votaba como ellas, le aplicarían la ley del hielo y nunca más le volverían a hablar.

La votación se llevó a cabo y por unanimidad se votó porque Raúl escribiera un libro sobre perros. El libro debería estar listo en el 2022 o sea que faltan unos meses.

Pues bien, amable lectora y amable lector. Llevo 13 años escribiendo de manera ininterrumpida en la Revista de Perros Pura Sangre, pero ante el proyecto de escribir un libro haré una pausa.


Sé que es una tarea compleja, pero el ignorante no sufre por lo que no sabe y como no sé cómo nos va a ir, pues no sufro. Tal vez con el tiempo me dé cuenta que a más conocimiento, a más saber, se sufre más. El proyecto de escribir un libro me parece como la tarea de atrapar un tornado, ¿Cómo se hace? No lo sé, pero se inicia por el principio.


No tengo experiencia en ello, pero la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia, yo también tengo mis fobias y mis filias y sé que los miembros de la academia tienen razón cuando me dicen, «los perros tenemos una vida más corta que la vida de los humanos, pero la tenemos mejor porque la utilizamos, no la desperdiciamos». Ciertamente no hay que conformarse con los límites, aun aceptando que algunos límites son útiles. Sin embargo, la sed de lo infinito no se apaga con la edad, se modifica tal vez, pero no se apaga. La sed del cuerpo se apaga con agua, pero la sed del alma se apaga con trascendencia, con ir más allá para estar cerca, muy cerca de Dios.


Hoy me toca mantener viva la fe de los difuntos. Mi abuelo indio chichimeca, mi padre indio chichimeca, lo que creyeron yo lo mantengo vivo. Será igual para mis perros que ya no están en este mundo, lo que creyeron yo trataré de mantenerlo vivo.


Yo vivo contento, porque la tristeza nace de la distancia entre lo que se tiene y lo que se desea tener. Y yo tengo a Dios, a mi esposa, mis hijos, mis nietos y mis perros y me basta. Escribir un libro puede ser un fracaso, si nadie lo lee. Porque las coplas son coplas si el pueblo las canta, si el pueblo no las canta no son coplas.


Yo ya no quiero tener más ni poder más. Lo que quiero es saber más y los conocimientos aumentan cuando se comparten y yo quiero compartir los míos. Seguro, muy seguro, de que hay otros que son mejores que yo. Sin embargo estoy inspirado entendiendo la inspiración como tener algo qué decir y buscar cómo decirlo.


Las personas nos transformamos por un gran dolor o por un gran amor. En la vida he tenido ambos, sin embargo espero convertirme en escritor de un libro por amor, el camino del dolor, duele tanto que ya no deseo recorrerlo.


Al igual que todos tengo derecho a problematizar mi opinión. Y mi opinión es que aceptaré la resolución de la Academia de escribir un libro y por esta razón me ausentaré de la revista un tiempo.


Por un lado -el paterno-, soy chichimeca, pero por el materno soy de sangre azul de Bélgica. Decía mi abuela materna, quien era roja, no rubia, sino roja como vikinga, que ser agradecido es ser bien nacido.


Quiero agradecer a ustedes amables lectoras y lectores, su paciencia durante estos trece años. Siempre escribí pensando en ustedes. Muchas, muchas gracias.


Quiero agradecer a nuestra Federación Canófila Mexicana su paciencia. Sin el apoyo de la FCM no hubiera sido posible mi permanencia en la revista. Me siento orgulloso de ser miembro de esta Federación y me siento agradecido con sus directivos y personal.


Agradezco también en forma muy especial y fraterna a la casa Editorial Delco de quien siempre recibí trato amable y cordial.


No les digo adiós, déjenme amenazarlos con volver, hasta pronto y que Dios los bendiga a todos.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo