top of page

Rottweiler, perro de trabajo


Por Daniel Baez


El Rottweiler es una bella raza catalogada dentro del Grupo II (perros de trabajo), una especie caracterizada por su imponente belleza y único temperamento. Es un perro balanceado que ha conquistado miles de corazones en el mundo por su gran nobleza y fuerte carácter. Con el pasar de los años, las modas o la mercadotecnia han hecho que se haya comenzado a seleccionar la belleza y dejado de lado la principal función; el trabajo; esto ha causado grandes divisiones y críticas a nivel mundial, principalmente sobre la apariencia, en donde para la opinión de mucha gente, los nuevos tipos de Rottweiler no son aptos para el trabajo que deben realizar o para la función primordial que fueron diseñados.


Debemos tomar en cuenta que el Rottweiler debe ser un perro balanceado, como lo marca el estándar racial: robusto, ni tosco, ni ligero, ni frágil, ni con extremidades demasiado altas, de figura fuerte, compacta y bien proporcionada, poderoso, ágil y resistente. Con esto, se refieren a un perro de conformación correcta, sin perder su principal atributo: la funcionalidad para trabajo.


En Alemania, la cuna de la raza, se tienen métodos de selección más estrictos para tratar de mantener este balance entre funcionalidad y belleza, mediante estrictas reglas de crianza, que van desde, pruebas de apto de cría, licencias para criaderos, registro y supervisión de camadas, número de cruzas permitidas para machos, número de camadas permitidas para hembras, resultados de trabajo, resultados de salud, etc.,


Las pruebas de apto de cría, consisten en una evaluación no sólo de la parte de conformación del perro, en la cual se hace un comparativo contra el estándar racial y se asegura que el perro no tenga ninguna falta física grave o desviación del estándar, también incluye una parte de trabajo en la cual el temperamento del perro es evaluado sometiéndolo a diferentes situaciones que pudieran ser cotidianas y las reacciones que éste pudiera tener, y finalmente una prueba en la cual el perro es evaluado en la parte de protección, en donde si el perro no muerde, no suelta, o muestra reacciones no adecuadas, no se le emite este certificado y únicamente contará con dos oportunidades para aprobarlo.


En esta prueba, también se evalúa la parte de la salud, principalmente para descartar cualquier mal congénito relacionado con displasia de cadera y de codo.


El realizar todas estas pruebas y controles para la crianza, no asegura nada, pero sí aumenta las probabilidades de obtener mejores ejemplares, más equilibrados y más sanos para la finalidad que uno como dueño decida, por lo que es importante, aunque no sea una obligación para nosotros, que contemplemos y comencemos a realizar estos requisitos mínimos de crianza.


El trabajo con esta raza, no sólo tiene que ver con las pruebas comentadas anteriormente, este trabajo comienza cuando tenemos a los cachorros, la forma en que los criamos, los alimentamos, los ejercitamos y no los sobre ejercitamos, los socializamos y los familiarizamos con todo tipo de situaciones que ellos desconocen.


Esto crea perros seguros, balanceados, capaces de reaccionar adecuadamente a situaciones extrañas y da las bases para que sean aptos para cualquier tipo de competencia o de trabajo que se quiera hacer con ellos.


Hoy en día, los criadores de perros que buscan presentarlos en las pistas de exposición, están buscando perros más pesados, con más hueso, hocicos cortos y anchos; en cambio para trabajo, se buscan perros ligeros, que sean capaces de subir o saltar un obstáculo, con hocicos de buenas proporciones que les permitan tener una correcta respiración al momento de morder y que brinden suficiente espacio para una distribución adecuada de la totalidad de los dientes (42, 20 arriba y 22 abajo).


Recordemos que esta raza fue diseñada para el trabajo, en un inicio jalando carretas de granjeros y carniceros, posteriormente como parte de las herramientas del ejército y policía alemana. En la actualidad para pruebas de trabajo como BH e IGP principalmente. Su metodo de prueba ha sido evolucionando, sin embargo siempre convervando esa funcionalidad, temperamento y fuerza que debe de tener.

En la actualidad, es difícil encontrar buenos criaderos que tengan un buen balance entre una adecuada funcionalidad y correcta conformación, capaces de competir en cualquier evento de trabajo de talla internacional y que al mismo tiempo, puedan competir en exposiciones y colocarse en buenos lugares. Esto tiene mucho que ver la selección que muchos criadores han hecho, dando prioridad a la belleza, o lo que los jueces tienden a premiar.


Como criadores, debemos buscar tener un perro que tenga ese balance adecuado entre trabajo y belleza y siempre poniendo en primer lugar la salud del perro, lo cual, siendo un criador responsable, se debe tomar como sobre entendido.


Como poseedor o próximo poseedor de un Rottweiler, debemos buscar eso mismo pero en diferente orden: primero debemos buscar la salud, que el cachorro que tenemos o vamos a tener, cuente con su carnet de vacunación al día y de acuerdo a la edad, que los padres tengan placas para descartar displasia de cadera y codo, y que tengan prueba de ADN tanto los padres como los cachorros, para poder asegurarnos de la procedencia de estos mismos. Y por último, buscar ese balance del cual tanto hemos hablado entre trabajo y belleza.


Con esta base, seguro tendremos un compañero sano, que cubrirá todas nuestras expectativas, noble, con gran corazón, y capaz de realizar el trabajo, para el cual fue diseñada esta raza, nuestra tarea es poner en práctica ese trabajo, el cual en muchas ocasiones, no es nada fácil hacerlo, ya que nos implica tiempo, dinero y mucha constancia en el entreno.

45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page