Piómetra, una patología frecuente en la crianza



Por: PMVZ Itzigueri Mendoza Zaldivar


En este artículo se abordará el tema ¨Complejo Hiperplasia Endometrial Quística (HEQ) / Piómetra¨: ¿Qué es?, ¿cuándo ocurre?, ¿por qué ocurre?, ¿qué consecuencias puede tener?, ¿cuáles son sus principales signos clínicos?, ¿cómo se puede diagnosticar? y ¿cómo se puede tratar?


Características del ciclo estral de la perra

Hay que recordar que la perra se clasifica como monoéstrica no estacional, es decir, que su ciclo estral o celo sólo se presenta una a dos veces por año y que no dependerá de la estación, el medio ambiente puede influir en la presentación del estro, pero no es determinante; en la única raza en la que se ha notado una influencia de las horas luz es en el Basenji.

El ciclo estral de la perra se divide en cuatro etapas: Proestro, en donde se observa un aumento en el tamaño de la vulva y un enrojecimiento de la misma, hay secreción de líquido sanguinolento y niveles altos de estrógenos. Estro, hay aceptación del macho para realizar la monta y la vulva se observa menos hinchada y disminuye la secreción, decrecen los niveles hormonales de estrógenos y aumentan los de progesterona. Diestro, en esta etapa ya no se observa ningún cambio en la apariencia de la vulva, ya que regresa a su estado normal, aquí ya no acepta al macho para la monta y los niveles hormonales de progesterona aumentan, es en esta etapa en la que se mantiene la progesterona en altos niveles, dado que si se presenta la gestación será la hormona que ayudará a que se mantenga hasta los 60-63 días. Anestro, no hay algún signo clínico característico, si la perra tuvo una gestación será el tiempo para que el útero regrese a su tamaño habitual, los niveles de progesterona se encuentran basales.


¿Qué es Hiperplasia Endometrial Quística (HEQ)?

Es el engrosamiento del endometrio (capa que recubre el útero) por el aumento del número y tamaño de las células epiteliales y de las glándulas endometriales por una influencia hormonal de estrógenos y principalmente progesterona, en donde se acumulará líquido estéril en el útero, se puede decir que es una etapa previa a la presentación de la piómetra.


¿Qué es la Piómetra?

Es una infección en el útero canino que se desarrolla principalmente durante el diestro, ya que por la influencia de progesterona el útero sufre cambios morfológicos que propician el acumulo de bacterias, también se ha observado en las otras etapas del ciclo estral. Es de gran importancia detectarla a tiempo, ya que en estados avanzados puede poner en riesgo el funcionamiento renal, así como la vida de la paciente. Es frecuente en perras de siete a nueve años de edad, sin partos, que han tenido tratamientos hormonales previos, es muy probable que si la perra presentó piómetra y se le dio tratamiento hormonal, en el siguiente celo vuelva a presentarla.

Hay razas predisponentes como: Border Collie, Pastor Belga, Chow Chow, Bulldog Francés, Pointer, Dogo Alemán, Rottweiler, Skye Terrier y San Bernardo.

¿Por qué ocurre?

Como ya se mencionó anteriormente, durante el ciclo estral, el útero sufre diversos cambios morfológicos por efecto de estrógenos y progesterona, ya sean los endógenos o los exógenos. Los estrógenos aumentan los receptores de progesterona en el útero provocando que el cérvix se dilate, favoreciendo el ascenso y proliferación de bacterias de la vagina hacia el útero.

Algunas de las funciones de la progesterona son estimular el crecimiento y la actividad secretora de las glándulas endometriales, disminuye la llegada de sangre y de defensas al útero y cierra el cuello del mismo para crear un ambiente adecuado para la implantación de los embriones. Pero al aumentar los receptores para la progesterona provoca que se desarrolle la hiperplasia endometrial quística que brindará nutrientes y un pH para que las bacterias puedan crecer y provocar una inflamación. Se puede clasificar este contenido en hidrómetra cuando el líquido es estéril y de secreción acuosa, mucometra cuando es una secreción mucoide y hematómetra cuando hay presencia de secreción sanguinolenta. Los principales factores por los que se puede establecer la piómetra son: la influencia hormonal, la virulencia de las bacterias y la capacidad de la paciente para combatir la infección.

Las bacterias encontradas comúnmente son: Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Streptococcus spp., Proteus spp., Pasteurella spp., Klebsiella spp., Haemophilus spp., Serrata spp., E. coli es el organismo aislado con mayor frecuencia y mediante sus endotoxinas es el causante de los síntomas sistémicos. Como consecuencia, la piómetra genera hipoglucemia (bajos niveles de glucosa en sangre), disfunción a nivel renal y si no se trata de manera oportuna puede llegar a una peritonitis.


Tiene dos presentaciones la piómetra: de cérvix abierto en donde hay presencia de descarga vulvar y es la que la mayoría de las perras presentan y de cérvix cerrado en donde no hay descarga vulvar y se diagnostica de manera tardía. Estas presentaciones dependen de la concentración de progesterona y el efecto sobre el tejido (cérvix). Se sabe que esta patología se puede presentar cuando existe una gestación, ya que un oviducto puede llevar la gestación y el otro presentar piómetra.


¿Cuáles son los principales signos clínicos?

Dependen del tipo de presentación y evolución de la enfermedad, inicialmente, y si es de cérvix abierto, presentará la descarga vulvar y conforme avance se presentarán los signos sistémicos como: depresión, anorexia, letargo, orina con mayor frecuencia (poliuria), bebe agua más de lo habitual (polidipsia), vómitos, diarrea y dolor abdominal. Si es de cérvix cerrado además de los signos mencionados presenta deshidratación severa.

¿Cómo se diagnostica?

Una vez realizado el examen físico general se deben realizar pruebas de imagen como ultrasonido, como se observa en las imágenes 1 y 2, y/o radiografía de abdomen, como se aprecia en la imagen 3, para observar el líquido presente en el útero, así como realizar hemograma, bioquímica sanguínea y un urianálisis para detectar anormalidades metabólicas y evaluar la función renal. Se puede realizar una citología vaginal exfoliativa, como la que se muestra en la imagen 4, en donde se observa la presencia de exudado al introducir el hisopo.


Imagen 1. En esta imagen se puede apreciar un diagnóstico de gestación en donde se observa concomitante la presencia de piómetra durante la gestación.

Se observa la presencia de una estructura anecoica, correspondiente anatómicamente con el útero el cual presenta líquido. Cortesía MVZ Dulce Arelie Tapia Montejo.


Imagen 2. Se observa la presencia de estructuras anecoicas, correspondientes anatómicamente con el útero, el cual presenta varias vesículas, que no coinciden con gestación. Cortesía MVZ Dulce Arelie Tapia Montejo.


Imagen 3. Estudio radiográfico, en la proyección L-L, se aprecia una estructura radiolucida correspondiente anatómicamente con el útero al cual lo podemos observar distendido. Cortesía MVZ Roberto Bibiano Tenorio.


Imagen 4. Citología Vaginal Exfoliativa, se observa gran cantidad de células de defensa (neutrófilos), bacterias

y células parabasales. Cortesía MVZ Roberto Bibiano Tenorio.



¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento por elección será la ovariohisterectomía (OVH) con una adecuada fluidoterapia, antibioterapia y analgesia previa y posterior a la cirugía en perras que no tengan un fin reproductivo. Si son ejemplares destinados a la reproducción y la condición clínica de la paciente lo permita, se puede dar tratamiento médico para poder expulsar el contenido con la posibilidad que vuelva a presentar piómetra en el siguiente celo.


Conclusión

Es una enfermedad muy común en la consulta reproductiva, se debe conocer la fisiología del ciclo estral, la etiología y la patogenia de la piómetra con el fin de poder actuar de manera oportuna y no poner en riesgo la vida del paciente, en virtud de que entre más pronto se trate, las probabilidades de éxito aumentan. El método diagnóstico por elección será realizar el ultrasonido de abdomen así como el mejor tratamiento será la OVH para quitar el principal foco de infección y que la recuperación sea buena.


Se recomienda realizar ultrasonido 20 días posteriores a la inseminación artificial o cruza para detectar y dar seguimiento a la gestación, de no estarlo, se recomienda realizar un ultrasonido a los días posteriores de terminado el estro para poder identificar la piómetra de manera oportuna. Si no se llevó algún seguimiento reproductivo, se recomienda tenerla bajo observación después de haber iniciado su celo para que en cuanto presente alguna anomalía en su comportamiento, sea un posible diagnóstico diferencial la piómetra.

Referencias:

Duarte, L. Sánchez, F. & Ortega, C. (2014). Desarrollo de piómetra y su relación con ovarios poliquísticos en hembras caninas. Spei Domus, 10(20), 17-22. [Fecha de consulta 6 de febrero de 2020] ISSN: Disponible en: https://revistas.ucc.edu.co/index.php/sp/article/view/886

Martínez, A. R. (2018). Reporte de piómetra en un canino Bulldog Francés, en la clínica veterinaria Unipaz. Revista CITECSA, 10(15), 45. [Fecha de consulta 6 de Febrero de 2020] ISSN: Disponible en: https://pdfs.semanticscholar.org/6d00/9ae665efddf8d9db73c3ce6fc3769bed90c7.pdf

Pinchetti, María Angélica .A, & Crossley, Rodrigo, & Maier, Liliana (2011). Flora bacteriana y sensibilidad microbiana de cepas aisladas a partir de úteros de perras con piómetra. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 12(9),1-6. [Fecha de Consulta 6 de febrero de 2020]. ISSN: Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=636/63621919004

Medina Gaviria, Olga Lucia, & Duque Díaz, Wilmar, & Mogollon Artunduaga, Jhon Fredy, & Gaviria Rojas, Edgar Andrés, & Quintero Rodríguez, Pablo Antonio (2017). Reporte de caso: Hiperplasia Endometrial quística en canina raza Schnauzer. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 18(7),1-7. [Fecha de Consulta 6 de Febrero de 2020]. ISSN: . Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/636/63652580006.pdf

93 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Whatsapp

55 1952 2347

0