Michel Sarabia, su libro ciego y la relación con los usuarios de perros de asistencia


Por. Olivita de México


Hola, amigos. Les saludo con el gusto de siempre y con mis mejores deseos de salud, armonía, prosperidad y paz para todos ustedes en este 2022. Continuando con el tema de los perros de Asistencia, corresponde destacar el ejemplar trabajo que Michelle Ivette Sarabia Ramírez (CEO de LibroCiego), quien, sin padecer alguna discapacidad, dedica parte de su vida y trabajo a apoyar, básicamente, la discapacidad visual contribuyendo, al mismo tiempo, en la difusión de la noble labor que realizan los perros de Asistencia en beneficio de sus usuarios.


Aun cuando nuestra amiga no es usuaria de estos maravillosos canes, vale la pena resaltar su incondicional ayuda al captar, a través de una fotografía, momentos trascendentales en la cotidianidad del binomio usuario-perro de Asistencia. Nadie como ella para describir dichos instantes, dando identidad, forma, color, movimiento y sentimiento a cada fotografía. Y, en un acto de nobleza y solidaridad, presta sus hermosos ojos cafés para plasmar tiernas imágenes del binomio.


Una verdadera luchadora social, con un innato sentido humanista, por lo que les invito a conocer parte de la trayectoria de tan interesante mujer. En un frío, pero maravilloso mes de enero de 1983, nació nuestra querida Michelle, bajo un clima invernal que, sin duda alguna, permitió que un halo de luz la acompañara en su camino. Desde niña se distinguió por su entrega, respeto, amistad y solidaridad hacia los demás.


Arquitecta de formación, egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Michelle es una joven e inteligente mujer, cuya característica principal es su gran sensibilidad, empatía y espíritu de servicio, valores que le fueron enseñados en casa y, especialmente, por Saúl Ramírez Áreas, su abuelito y cabeza de la familia. Recuerda que desde niña fue muy tranquila, creció en un núcleo familiar armonioso, donde le fomentaron el hábito de la lectura, pero sin descuidar nunca sus estudios.


Es una mujer afortunada. En su memoria permanecen bellos momentos al lado de buenos amigos, mismos que, por cierto, aún conserva. Aprendió de su familia el respeto por la naturaleza y el amor por los animales. Siempre convivió con animales de compañía como perros, pájaros y conejos, pues su abuela materna criaba canarios y pericos rescatados. Además de que a su abuelo le encantaban los canes grandes por lo que criaba perros de raza Dóberman.


Recuerda a Tabatha, una perrita de raza Samoyedo, su primera mascota, que murió de cáncer a los 16 años. Fue muy triste su partida. Ella y su familia tardaron tiempo en recuperarse de esta dolorosa pérdida, pero, después de este acontecimiento llegaron a su vida y a su familia tortugas, pericos y perros rescatados, animales maltratados que encontraron cariño y cobijo en el hogar de Michelle.


Muestra de ello fue Cuca, una perrita que abandonaron en su calle, misma que fue víctima de maltrato físico antes de que Michelle la recogiera, la tenían siempre amarrada a tal grado que perdió el pelo de alrededor de su cuello. Ella la quiere muchísimo porque es una perrita muy obediente. Michelle, hasta el día de hoy, no puede comprender cómo es que la gente maltrate a los animalitos!


Hasta aquí pareciera que el camino de Michelle estaba únicamente trazado hacia la protección de los animales. Sin embargo, al paso de los años su misión de vida se diversifica y adelanta a su tiempo, pues gracias a su sensibilidad y desde su trinchera, ha logrado mucho en favor del bienestar animal, convirtiéndose en gran precursora del trato digno hacia los animales.


Pero ¿cómo fue que una joven tan guapa y brillante ha logrado convivir, además de los animales, con la discapacidad? Para Michelle fue muy significativo haber auxiliado a su amado abuelito debido a las enfermedades que padeció por su edad. Le colmó de amor y cuidados sobre todo por su doble discapacidad: pérdida auditiva y degeneración macular. Situación que la llevó, sin planearlo, a involucrarse y conocer las necesidades de las personas que viven con una o más discapacidades.


Aunado a esta experiencia, el destino de Michele deparaba más lazos que la unirían con la discapacidad visual. En el 2011 ingresa a trabajar en el área de diseño de la editorial GAF S.A. de C.V. donde tiene la valiosa oportunidad de involucrarse en algunos proyectos de inclusión dirigidos a las personas ciegas.


Derivado de lo anterior, conoce en una librería a Lidia, una pequeñita con discapacidad visual, quien buscaba un libro en sistema braille para que ella y su mamá leyeran juntas. Fue entonces que surge la propuesta de crear materiales en formato accesible e inclusivo y con diseño universal. En el 2012 nace el “Libro aprendamos braille con Lidia”. El libro se logró con formato de diseño universal y con base en lecturas breves, cuento para niños con ceguera, destacando la historia de Luis Braille.


Posteriormente, el 11 de abril de 2015 aparece por primera vez “Libro Ciego”, proyecto de inclusión que ofrece capacitación, ayudas técnicas para el libre desplazamiento de las personas ciegas, cursos en sistema braille, lecto-escritura, estenografía, ábaco, diseño universal y ajustes razonables, principalmente. Poco a poco LibroCiego comienza a tener reconocimiento además de replicas e, incluso, a atraer colaboraciones con el mismo fin.


Justamente en el año 2015, Michelle tuvo la fortuna de conocer a Pepe y Praia, primer usuario en toda Latinoamérica con una perrita de asistencia entrenada para guiar a una persona sordociega. Quedó sorprendida del extraordinario trabajo realizado por Praia, Labradora Dorada entrenada por la escuela Leader Dogs for the Blind, para guiarlo por las hermosas calles de Mérida, Yucatán.


Gracias a la convivencia con Pepe y Praia y, por supuesto, con su gran amiga Maru Cáceres, madre de Pepe, conoció la labor de los perros de Asistencia, la falta de acceso y demás necesidades de los usuarios de estos formidables canes. Supo también del activismo que Pepe, Praia y Maru llevaban realizando en Mérida para sensibilizar a la sociedad sobre el tema.


De igual manera, la amistad de Maru y Pepe le sirvió también para acercarse al apasionante mundo de los perros de Asistencia. Aun más porque, precisamente, Maru fue parte del comité organizador del Primer Encuentro Nacional de Usuarios de Perros de Asistencia, evento inédito e histórico, que reunió por primera vez a 50 binomios de usuarios de perros de Asistencia en la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión.


Michelle fue invitada a este importante evento, organizado para apoyar a Pepe e impulsar una legislación en materia de libre acceso a perros de Asistencia. Se da cuenta de los obstáculos que los binomios enfrentan cotidianamente en sus comunidades.


Asimismo, las conferencias, exhibiciones y caminatas ofrecidas en dicho encuentro amplían su espectro sobre estos canes. Reconoce su entrenamiento, alimentación, salud, razas, cuidados, escuelas de adiestramiento, instructores, trato digno, así como el significado del arnés y del chaleco que portan los perros de Asistencia. Y lo más importante, las diferencias entre una mascota canina y un perro adiestrado exprofeso para auxiliar a las personas con discapacidad visual, auditiva, motriz, psicosocial y a quienes padecen de enfermedades crónicas como diabetes, epilepsia y autismo.


La experiencia adquirida en el foro y la convivencia con los usuarios volvió a Michelle más consciente y empática. Dimensionando lo benigno de una legislación en beneficio del binomio, sobre todo para romper con las barreras físicas y mentales que impiden su verdadera inclusión.

A partir de su participación en el primer encuentro de usuarios de perros de Asistencia, ella siguió colaborando en el segundo y tercer encuentros con la toma de fotografías y la respectiva descripción de las mismas. Para Michelle cada imagen representa un sentimiento, refleja el vínculo entre el perro de Asistencia y el usuario, la sincronía y el trabajo en equipo, los cuidados, la seguridad y el acompañamiento, el orden derivado de un excelente entrenamiento.

Desde su opinión, en nuestro país hace falta que el gobierno, legisladores e instituciones sean más empáticos y coadyuven verdaderamente para crear una cultura de respeto a los derechos de libre acceso y desplazamiento del binomio, lo cual será posible con la colaboración de todos.

Son necesarias, también, campañas de sensibilización y diferentes eventos para que la sociedad conozca que además de los perros guía, son entrenados otros perros que auxilian a personas en su movilidad, brindándoles compañía, seguridad, independencia y mejor calidad de vida. A este respecto, LibroCiego contribuye con la difusión del trabajo de los binomios.

Esta es Michelle, que además de su atractiva figura e introvertida personalidad, es congruente con su noble y generosa actuación en la vida. Solamente personas con su calidad humana son capaces de hacer mucho por los demás. Muestra de ello es el cuidado que tiene de su cabello, lo cuida y hace crecer con el único propósito de donarlo para los niños con cáncer.


Por supuesto, Michelle no es una joven común que se preocupa por lo material. No y no, ella es toda una profesional que desde pequeña siempre dio gran relevancia a valores como la solidaridad. A pesar de que trabaja como correctora de estilo en dos editoriales, en proyectos propios de su profesión como arquitecta, en su noble labor en LibroCiego, todavía dedica su tiempo para coadyuvar en el fortalecimiento de una cultura en México que reconozca la extraordinaria labor que realizan los perros de Asistencia.


Desde luego que los pasatiempos favoritos de Michelle son acordes a su personalidad. Goza de los retratos y de la fotografía, ama el deporte y ha practicado el futbol americano para mujeres, le encanta el patinaje y el gimnasio. Le gusta la lectura y la música de todo tipo, a excepción del género banda. En lo que se refiere a la comida, también disfruta de todo tipo de platillos. Para ella es un deleite la compañía de su familia y sus amigos.


A Michelle le gustan sus pies, pero no le place usar zapatillas altas y a decir verdad ni las necesita, pues su estatura de 1.64 es suficiente para mirar el mundo de una forma humanista e incluyente.


Finalmente, añado que hablar de la arquitecta Michelle Ivette Sarabia Ramírez es sinónimo de profesionalismo, empatía, sincera amistad y solidaridad. Es un ejemplo de coherencia en la vida, entre el decir y el actuar. Gracias querida amiga por toda tu entrega y tiempo en favor de las personas con discapacidad visual y del binomio usuario-perro de Asistencia.


Gracias por acompañar a los usuarios de perros de Asistencia en los tres encuentros internacionales, sobre todo, por apoyar al Comité Organizador durante los foros en el auditorio y en las caminatas y sitios turísticos. Tu buena voluntad ha dejado una huella imborrable debido a las fotografías que has tomado en el momento adecuado y que quedarán grabadas por siempre en el universo y en los corazones de quienes te queremos.


Amigos, espero les haya gustado. ¡Hasta la próxima!


Y si quieres saber más sobre Michelle y LibroCiego, sus redes sociales son las siguientes:

Facebook: @LibroCiego;

Instagram: librociego_oficial

Facebook: Mich Sarabia Ram

13 visualizaciones0 comentarios