Manejo médico y zootécnico en la reproducción canina


PMVZ Fabián Díaz González | Director General Zoo Hospital


La crianza de un ejemplar comienza desde antes de la gestación de la madre, por lo cual podemos dividirla en dos grandes ramas, manejo médico preventivo y manejo zootécnico, esto es aplicable para la hembra y el macho ya que podemos mejorar su crecimiento e inmunización desde la gestación en la hembra, recordemos que la nutrición forma parte esencial en cuanto al organismo de nuestros ejemplares, así mismo, el manejo médico preventivo.

Un punto importante a considerar es reconocer que no es lo mismo alimentar que nutrir, ya que podemos alimentarlos con croquetas de baja calidad que generalmente son hechas a base de harina y bajo contenido proteico de origen animal, y sólo los estaríamos alimentando, pero ¿cuánto de ese alimento se está aprovechando en realidad?


A diferencia de un alimento de calidad Premium o súper Premium que su origen proteico es animal y que sus cantidades de harina y subproductos están notablemente disminuidos, dando así un mejor aprovechamiento de cada gramo que damos de comer a nuestros ejemplares, es más recomendable dar un alimento de calidad Premium o superior ya que eso nos ayuda en cuanto a un mejor desarrollo, hasta una mejor calidad de piel y pelo, dado que contienen diversos ácidos grasos que influyen en el crecimiento de pelaje haciéndolo más fuerte y brillante, previniéndonos enfermedades porque la piel es una de las primeras barreras contra diversos antígenos.


Manejo médico preventivo

Debemos recordar siempre acudir al médico Veterinario para nuestro programa de vacunación preventiva y desparasitación interna y externa, no podemos dejar de lado realizar revisiones completas de acuerdo al criterio del Veterinario, en virtud de que él es quien podrá decir si podemos apoyarnos con pruebas de laboratorio para ver si nuestro ejemplar está en óptimas condiciones.

El médico Veterinario también nos apoyará en cuanto al monitoreo de los celos de nuestras hembras y así determinar el día de ovulación y poder tener una gestación más segura, comenzando por una vacunación y desparasitación antes de la monta o inseminación, de tal modo que esto nos ayude a aumentar el título de anticuerpos en sangre en la madre para que pueda producir un mejor calostro y también disminuir la carga parasitaria de la hembra y por consecuente de los cachorros.

¿En qué influye la nutrición en la hembra gestante?

Podemos apoyar a la hembra en gestación desde una adecuada nutrición aumentando la cantidad y calidad del alimento, con lo que también aumentará el peso de los cachorros al nacer y además nos ayuda a la producción de calostro de buena calidad, ya que la principal composición del mismo son proteínas, lípidos, lactosa, inmunoglobulinas, calcio y fósforo.


Funciones del calostro:

Protección inmunitaria

La placenta de la perra es prácticamente impermeable a las moléculas de gran tamaño como las inmunoglobulinas, por ser de forma endoteliocorial. Esto explica las bajas concentraciones de inmunoglobulinas(igG) circulantes (0,3 g/l) en el recién nacido, en relación al perro adulto (8-25 g/l).


El calostro proporciona inmunidad pasiva al neonato, de tal manera que a las 48 horas después de ingerirlo, la concentración sérica de IgG alcanza los 6 g/l. El 85-95 % de las Ig circulantes del cachorro proviene del calostro. La función más específica del calostro es el aporte de inmunoglobulinas, reforzado por la presencia de anti tripsinas. Esta función inmunitaria es determinante para la supervivencia del cachorro.


La eclampsia (también llamada tetania puerperal o hipocalcemia posparto) se asocia con una depleción de calcio ionizado en el compartimento extracelular del cuerpo.


Aparece principalmente durante el primer mes de lactancia, pero puede ocurrir en cualquier momento de la lactancia o incluso al final de la gestación. Los signos incluyen inquietud, temblores musculares, jadeos, pupilas dilatadas e hipertermia.

El tratamiento consiste en equilibrar la calcemia corporal. Si no se trata durante las primeras horas de los signos clínicos, la eclampsia puede progresar a tetania y muerte.


La eclampsia es una consecuencia de la hipocalcemia y el agotamiento del calcio unido a la membrana, lo que aumenta la permeabilidad de la membrana y da como resultado una despolarización muscular espontánea.


La hipocalcemia es un trastorno metabólico común durante el primer mes de lactancia (la producción de leche está en su punto máximo).


La eclampsia puede comprometer diversos sistemas del organismo, como el cardiovascular, musculoesquelético, nervioso, neuromuscular, oftálmico, piel y respiratorio.


La hipocalcemia se presenta con mayor frecuencia en razas de juguete, perras mayores (> 7 años) y hembras desnutridas. Es menos común en hembras jóvenes y perros de razas grandes.

Los signos clínicos clásicos incluyen agitación, nerviosismo, jadeos, gemidos, temblores, tambaleo, rigidez, fiebre, mucosas secas, cambios en la frecuencia cardíaca (taquicardia y bradicardia), taquipnea, prurito facial y midriasis con respuesta retardada a la luz.


Crecimiento

Un recién nacido tiene una baja reserva de tejido adiposo y una capacidad limitada de glucogenolisis. Por tanto, el aporte de calostro como fuente de energía es esencial y se debe proporcionar cuanto antes. De hecho, para que se produzca el crecimiento es necesario que el aporte energético sea superior a las necesidades de mantenimiento del cachorro.


El calostro, además de contribuir al crecimiento del cachorro, también interviene en el desarrollo y maduración de determinados órganos, particularmente, del sistema gastrointestinal. Esto es debido a su contenido en hormonas y factores de crecimiento.

Otro punto importante a considerar es que disminuimos la probabilidad de que presente eclampsia, o dicho de otra forma hipocalcemia en las hembras, que es una patología recurrente en razas de talla grande, la cual consiste en la baja de calcio sérico disponible en sangre.


Manejo zootécnico

En el manejo zootécnico podemos apoyarnos de la misma manera con el Veterinario de confianza y teniendo ya en cuenta los cuidados médicos preventivos, ahora sí podemos realizar un monitoreo del ciclo estral de nuestra hembra.

En lo personal recomiendo realizar progesterona en sangre para poder determinar con mayor exactitud el día de ovulación, es esencial que en este manejo tengamos en óptimas condiciones a los ejemplares.


En el caso del macho podemos realizar una evaluación del semen para determinar su calidad y recordemos que debemos ser responsables en cuanto al cruzamiento de nuestros ejemplares para evitar consanguinidad donde podemos fijar problemas genéticos, y apegarnos en la medida de lo posible al estándar racial de la raza, en este caso Antiguo Pastor Inglés.

Referencias
  1. Mila H, Grellet A, Chastant-Maillard S. Prognostic value of birth weight and early weight gain on neonatal and pediatric mortality: a longitudinal study on 870 puppies. In: Program and Abstracts, 7th ISCFR Symposium 2012; 163-164.

  2. Wheeler TT, Hodgkinson AJ, Prosser CG, et al. Immune components of colostrum and milk – a historical perspective. J Mam Gland Biol Neoplasia 2007;12(4):237-247.

  3. Drobatz, K.J., Casey, K.K. (2000) Eclampsia in dogs: 31 cases (1995–1998). J. Am. Vet. Med. Assoc., 217 (2), 216–219.

  4. Johnston, S.D., Kustritz, M.V.R., Olson, P.N.S. (2001) Periparturient disorders in the bitch, in Canine and Feline Theriogenology. WB Saunders, Philadelphia, pp. 141–143.

  5. Levy, X. (2012) Quel est votre diagnostic? Pratique Vet, 47, 12–14.

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo