top of page

Los 5 dominios del Bienestar Animal aplicados en los perros de Asistencia y perros de Apoyo en IAA


Profesor Emérito David J. Mellor (foto tomada de la página web de la Universidad Massey, sección de noticias)


Por Jenny M. E. Aragón Leyva, experta en Intervenciones Asistidas con Animales

Directora de “Dejando Huella Educando”, Querétaro.


En términos generales, cuando hablamos de perros de Asistencia (Perro Guía, Perro Escucha, Perro de Alerta Médica) o de los perros de Apoyo para programas de IAA (Perro de Terapia, Perro de Apoyo Educativo, Perro Visitante), damos por hecho que están en las mejores condiciones de bienestar posibles.

Sin embargo, es muy difícil poder afirmar que efectivamente están en óptimas condiciones de vida cuando hay tan poca información disponible al respecto. Hay poca información del bienestar animal en términos generales, ya que la mayoría de la población se deja llevar por las opiniones y declaraciones de las redes sociales y medios de comunicación que rara vez comparten información con base científica, y cuando tienen algún especialista invitado generalmente le dan pocos minutos para abordar algún tema. Las políticas públicas, entidades gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil involucradas en temas de bienestar animal -al menos en México- siguen basando su información y enfoque en el Modelo de las 5 libertades que resultara del Informe Brambell en la década de los 60s.


Si bien las cinco libertades y sus cinco provisiones siguen teniendo relevancia en la procuración del bienestar animal, la realidad es que como modelo de referencia ya quedó insuficiente respecto a las investigaciones más recientes que consideran la sintiencia y conciencia de los animales. La propuesta más reciente (y que se encuentra en constante actualización) es el Modelo de los 5 Dominios del profesor emérito David J. Mellor de la Universidad de Massey en Nueva Zelanda.


Se podría decir que el Modelo de los 5 Dominios es la continuación y profundización de la búsqueda de bienestar establecido por el Modelo de las 5 libertades. Mientras las cinco libertades establecen los parámetros mínimos para garantizar la sobrevivencia sin diferenciar entre los elementos funcionales y los afectivos, los cinco dominios amplían y especifican con detalle un rango de posibilidades positivas y negativas derivadas de los cuatro dominios (tres de factores físico/funcionales relacionados con la supervivencia y uno de factores de comportamiento y la relación con su situación externa) y su interrelación con el 5º dominio donde se recopila el estado afectivo generado en cada uno, para entonces tener un estado mental general del individuo.

Güero (Cocker) y Terry (criollo) en una sesión de convivencia de binomios de apoyo de programas de Intervenciones Asistidas con Animales. Foto de Dejando Huella Educando, octubre 2021.


Con este nuevo esquema es posible hacer una evaluación más precisa y realista de las condiciones de bienestar de un animal y también es posible entender el bienestar como un proceso más natural, como un continuo que fluctúa ante las diferentes situaciones y momentos de la vida, en lugar de ser un punto irreal e inalcanzable, idealizado con las cinco libertades. Ahora ya no sólo se trata de mantener a un animal con vida y sin privaciones, ahora se trata de proveer las condiciones necesarias para que puedan tener la oportunidad de elegir, de tener diversidad de formas de comodidad, de tener seguridad, confianza y sentido de control, de tener una vida que valga la pena ser vivida.


Procurar espacios de convivencia intra-especie en un lugar seguro y con individuos que modelan comportamientos sanos, promueven el aprendizaje social, comunicación efectiva, resolución de problemas y la expresión de comportamientos naturales.

Hay mucha investigación en torno al bienestar humano-animal en la relación usuarios/perros de Asistencia y en las Intervenciones Asistidas con Animales. Sin embargo, la gran mayoría están enfocadas en los beneficios físicos, psicológicos y sociales derivados de esta relación para los humanos, pero desafortunadamente es mínima la investigación enfocada en los beneficios que resultan de esta relación para los animales.


Asumo que la mayoría de las personas que trabajamos con y/o formamos perros de Asistencia y de Apoyo de programas de IAA, buscamos lo mejor para nuestros animales de manera intuitiva. Sin embargo, nuestra afición y deseo por realizar estas actividades puede sesgar peligrosamente nuestro juicio e incurrir en malas prácticas ya sea por falta de conocimiento y/o de experiencia, falta de guía o referencias profesionales o incluso por intereses personales o institucionales de los que no somos plenamente conscientes.


También es importante proveer de experiencias interespecies positivas, tanto con otras especies que pudieran ser parte de los mismos programas de IAA, como con los humanos. Es muy importante permitir que los futuros animales de apoyo de programas de IAA tengan la oportunidad de conocer a diferentes personas y estímulos en el periodo de sociabilización de una manera paulatina y positiva.


Algunas de estas fallas pueden ser corregidas de manera oportuna, como podría ser el completar el esquema preventivo de vacunación de los animales. Habrá otros casos donde la exposición a ciertos estímulos sin un adecuado trabajo previo podría llevar a experiencias incómodas e incluso aversivas para los animales que más tarde podrían implicar tener que dar de baja a ese miembro del equipo para su recuperación, ya sea de forma temporal o definitiva. Peor aún sería el caso donde el estrés del animal y la falta de observación del manejador pudiera llevarlo al límite y presentar conductas inaceptables dentro del entorno de trabajo o incluso poner en riesgo a alguno de los involucrados.


Para poder llegar a aplicar la escala propuesta por el Modelo de los 5 Dominios es necesario conocer bien la actividad a realizar para hacer la mejor selección posible y desarrollar el programa adecuado de habituación y sociabilización del individuo a sus futuras condiciones de trabajo. Esto es especialmente importante porque la percepción de los acontecimientos, del entorno y de las relaciones con otros miembros de su especie e incluso de otras especies, es totalmente subjetivo y específico del individuo. Entonces hay que cuidar que la natural tendencia a la antropomorfización y nuestro gusto particular por estas actividades no vaya a pesar más que los gustos y preferencias reales de estos perros de trabajo como individuos.


Taller de Lectura Asistida con Animales en el Centro Cultural Comunitario Epigmenio González. Mientras un participante dibuja, Ivy (gato tricolor) se interesa en lo que hace y decide quedarse a observar. Foto de Dejando Huella Educando 2018.


Es necesario darle espacio al perro y/o gato de apoyo de programas de Intervenciones Asistidas con Animales para que pueda -de forma natural y espontánea- mostrar su interés en los usuarios y/o beneficiarios y decidir de qué manera interactuar.

Personalmente creo que los perros que trabajan son más felices que los perros de compañía. Sin embargo, estos perros no eligen de manera voluntaria apuntarse para estos trabajos, así que lo menos que podemos hacer por ellos es llevar el proceso de la mejor manera posible, apoyarnos de otros profesionales del área, consultar documentos científicos de los temas relacionados y estar abiertos a la retroalimentación y nuevos conceptos. Las pocas investigaciones que han abordado el tema de los efectos de las Intervenciones Asistidas con Animales en los animales han usado como datos representativos la medición de oxitocina y/o cortisol antes, durante y después de la interacción humano-animal. Sin embargo, hay muchos otros aspectos que aún no han sido considerados y hay que explorar para tener una imagen más completa de lo que sucede para ambos lados de las interacciones humano-animal.


El trabajo de Intervenciones Asistidas con Animales es muy gratificante de muchas maneras y nuestro compromiso de procurar el bienestar debe ser igual, tanto para el paciente como para el animal que participa en la sesión. Incluso, debemos ir más allá de los estándares mínimos de bienestar y procurar que la vida de nuestros animales, además de ser productiva, sea plena y satisfactoria.


Si te interesa conocer más sobre los programas de Intervenciones Asistidas con Animales, no dudes en comunicarte con nosotros y con gusto te podemos dar una asesoría y/o capacitación.


Jenny M. E. Aragón Leyva

jenn_aragon@yahoo.com.mx

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Whippet

bottom of page