La incomparable estampa y elegancia del Dobermann


Por: Lic. Luis Domínguez Sierra.

¡Qué tal amigos aficionados a esta hermosa raza Dobermann! Me da gusto saludarlos nuevamente desde el centro del país y ahora que se avecina el año nuevo, les deseo felicidad a todos.


En ocasiones anteriores hemos hablado de diversas cualidades de la raza Dobermann, tales como su asombrosa inteligencia, elegancia como en ningún otro, su andar envidiable, atlético, de gran porte y pelaje corto brillante, es todo un caballero. También se ha mencionado acerca de las hembras, quienes con su hermoso contoneo parecen modelos de pasarela.

También opinamos acerca del falso mito que desde hace años rodea y ha cubierto a estos imponentes ejemplares, los cuales han sido erróneamente etiquetados al asegurar que por las noches desconocen hasta su propio dueño, se tornan agresivos y peligrosos. Rumores descabellados e infundados, vistos así por la falta de estudio y conocimiento de la raza. Sin embargo, hoy en día escucho a más personas estar altamente complacidas de tener un Dobermann en casa y sin ningún mal comentario o evento negativo que compartir acerca de su convivencia con ellos, sino al contrario, todo es tranquilidad.

Puedo decirles que el Dobermann es el perro ideal para cualquier hogar y necesidad, es altamente compatible y amoroso con los niños, adultos y personas mayores. Es una raza completa en todos los sentidos y son muy fáciles tanto su mantenimiento como el entrenamiento.


No hay hogar más seguro que donde vive un Dobermann, su caminar es indetectable para quienes llegan a acercarse a su territorio, a su hogar, a los que cuida a capa y espada; protege y anticipa el peligro, capaz de todo por su familia y fiel a su dueño; es un protector natural, puede ir y venir sin fatigarse cuantas veces se requiera y esto lo hace ser conocido como un vigilante incansable. Es por tantas cualidades, sumadas -como comenté anteriormente- a su gran inteligencia y potencia física, que incluso se les puede ver trabajando con cuerpos de policía, con militares y en deportes caninos con resultados de alto rendimiento. También es un perro alegre y juguetón, gran compañero.


Hace muchos años empecé a admirar en muchos sentidos esta raza gracias a mi padre, el cual adquirió una bella hembra para ponerla como guardiana de una lavandería industrial que tenía en aquel entonces y en la que lo acompañó como fiel compañera y protectora.

Hoy en día y después de habernos dedicado a la crianza responsable desde hace tantos años, puedo asegurarles que el Dobermann es una raza sin igual que nos motiva a ser mejores en sus cuidados y en la procuración de los lineamientos que marca el estándar oficial, para seguir siendo criadores por excelencia y reconocidos por nuestro gran sentido de responsabilidad para el logro de ejemplares sanos y fuertes. Hoy seguimos adelante con nuevos proyectos, mucho entusiasmo y una gran dedicación para ser lo mejor de lo mejor para cada cachorro que nace en nuestro criadero.

Dedicamos nuestro día a día a la memoria de mi padre, don Gustavo Domínguez Santana, que ha dejado un gran vacío a toda mi familia y a su servidor, pero un gran legado para trabajar con ejemplares tan magníficos como lo es el Dobermann, que tanto le apasionaba y que a través de nosotros sigue dejando huella y heredando su pasión en cada ejemplar que llega a un nuevo hogar.

Se despide de ustedes su amigo y servidor de siempre.

232 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo