top of page

La evolución del entrenamiento en los perros de trabajo


Por MVZ Dip. Emmanuel Tovar Amador


En la actualidad el adiestramiento canino dejó de ser un oficio empírico para comenzar a profesionalizarse, gracias a la gran cantidad de estudios científicos realizados por importantes universidades e institutos de investigación de nivel superior alrededor del mundo. Es por esta razón que se han tenido que diseñar nuevos programas ya no sólo de adiestramiento sino de aprendizaje canino, ya que los estudios más recientes nos demuestran que el cerebro del perro tiene una gran similitud con el cerebro humano y estos comparten una gran cantidad de conexiones neuronales con las cortezas frontales y prefrontales, además de una interrelación en el sistema neuroendocrino que le dan la capacidad de producir una cantidad de complejas interacciones entre las diferentes estructuras neuronales de su organismo, y esto tiene como resultado una gran capacidad cognitiva, es decir, una gran capacidad de percepción, interpretación y respuesta a los diferentes estímulos del medio ambiente.

Es por esta razón que cuando hablamos de perros de trabajo es necesario diseñar programas de aprendizaje, ya que a diferencia del adiestramiento basado en condicionamiento clásico, en este último solo se buscaba una memorización específica para un estímulo, a muy grandes rasgos y de manera general el entrenamiento se basaba en una interacción “acción-reacción”, y esto tenía grandes desventajas ya que si esta asociación sufría de algún sesgo o “error” de asociación, se vería directamente afectada la respuesta del organismo y era cuando coloquialmente decíamos que el perro se había “tronado”, y este tipo de entrenamientos no daba la oportunidad a que los perros pudieran “tomar decisiones” de acuerdo al problema que se les presentaba, por lo tanto, su gran habilidad cognitiva estaba siendo subestimada y desaprovechada.

Respecto a este último punto hoy sabemos que incluso el no dejar a los perros o no darles la oportunidad de poder llevar a cabo estos procesos cognitivos, podrían generar la estimulación de ciertas estructuras como la glándula adrenal por efecto de generar estrés innecesario en ellos. Para que quede un poco más claro este punto, pondré como ejemplo a los humanos: cuando un jefe está continuamente impidiéndote realizar tu trabajo a “tu modo” aunque hayas desarrollado una manera más eficiente y rápida de realizarlo y por más que le explicas quiere que lo sigas haciendo como él lo hacía hace 10 o 20 años, cuando él lo aprendió a hacer.


Esto en el organismo tanto del perro como del humano se traduce en una elevada producción de cortisol por efecto de la “frustración” y este a su vez va a producir una gran cantidad de adrenalina de manera continua en el organismo y es importante que aprendamos que la adrenalina es un elemento que si bien es indispensable para la supervivencia, ya que es la encargada de producir la respuesta de pelea y/o huida en una situación de emergencia, también tiene como efecto secundario provocar una marcada disminución de la percepción sensorial y además de causar incapacidad cognitiva; esto de manera muy general se debe a que el organismo, particularmente el cerebro, en un momento de hipersecreción de adrenalina tiene que priorizar la supervivencia, haciendo que únicamente se activen las actividades esenciales para poder sobrevivir, de manera muy coloquial se puede decir que desconecta los centros de análisis del cerebro.

Recordemos que muchas de las técnicas de entrenamiento fueron desarrolladas durante la época de guerra a mediados del siglo pasado y cuando la ciencia biológica desconocía por completo las interacciones neuronales, neuroendocrinas y muchos de los procesos de aprendizaje del cerebro de los perros.

Hoy en día existen especializaciones como la clínica del comportamiento y zoo psiquiatría canina en donde los que la estudiamos tenemos como área de especialización la psiconeuroinmunoendocrinología y es gracias al estudio de todos estos sistemas del organismo que llegamos a comprender, como se lleva a cabo la cognición animal.

Es por estas razones que tomando en cuenta todos los factores que antes mencionamos, tenemos que adaptar los sistemas de adiestramiento y volverlos programas de aprendizaje canino, donde aprovechemos al máximo esta habilidad y capacidad cognitiva de los perros y así lograr muchos mayores resultados en menor tiempo, que perduren toda la vida y que además velen por el bienestar animal.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page