La conveniencia de la jaula


Por MVZ Guillermo Cavazos


No hay nada más patético que ver a un novato que llega con un perro de buena calidad y que se empeña en arrastrarlo de aquí para allá dos o tres horas antes de entrar al ring, exponiéndolo al calor, al contacto con sinnúmero de perros y gente y luego verlo entrar al ring a perder por el pobre desempeño del perro, debido a que está literalmente, psíquica y físicamente, agotado. Es por eso que incluso decidí dedicar un capítulo de mi podcast (en español) a este tema.


La jaula no debe ser conceptualizada como una prisión, todo lo contrario, es un lugar donde las energías de nuestro perro van a ser contenidas, relajadas, para que en el momento de entrar al ring podamos encauzarlas de manera tal que el perro se vea lo mejor posible. Es su madriguera, su espacio privado, su zona de confort.


Hay muchas cualidades que debe reunir un manejador, ya he mencionado algunas en mis anteriores participaciones en esta publicación y el administrar correctamente las energías del perro es una de las más importantes.


La mejor manera de explicar esto es con lo que llamo: “La teoría de la rusa.” Me explico; corría el año de 2017, estábamos en California en la ciudad de City of Industry y casualmente conocí a una muchacha rusa, manejadora, quien valiente se había aventurado a venir a trabajar con el fin de aprender bajo la batuta de mi amigo Jorge Olivera. Ya llevaba algunas semanas trabajando y asistiendo a numerosas exposiciones en el área de California y como siempre he estado muy interesado en los puntos diversos, pensé que saber el de ella iba a ser muy enriquecedor, ya que sus raíces culturales y canófilas eran muy distintas a las mías; le pregunté qué pensaba de la manera en que se trabajan los perros en EUA y que cuáles eran sus impresiones de nuestros usos y costumbres.

Lo que me contestó me dejó mucho material para la reflexión. Dijo que la idea que tienen en Europa de los manejadores americanos está basada en los videos en YouTube, generalmente filmados en exposiciones fastuosas como la de Westminster y que ella pensaba que acá se usaba alguna técnica especial y específica para que los perros alcanzaran ese nivel de glamour y perfección al exhibirse, pero que en realidad lo que ella veía y lo cito de manera casi literal:

- “Yo veo que lo que hacen ustedes es dejar al perro en una jaula y luego lo sacan de ella, lo llevan al ring y él llega con muchas ganas de expresarse.”

Esa frase condensa de manera precisa la conveniencia de tener a nuestro perro bien habituado a estar relajado en la jaula, debemos considerarla como un administrador de energía, un lugar donde el perro puede abstraerse del medio ambiente y llegar físicamente -y sobre todo mentalmente- fresco al ring.

Pero empecemos por el principio, ¿Cómo entrenamos a nuestro perro para estar en la jaula de manera relajada? Pues debemos hacerlo con un proceso paulatino. Cualquiera que sea la edad de nuestro cachorro debemos empezar a poner en la jaula durante periodos cortos, digamos una hora, si podemos hacerlo acompañado de un hermano o de algún peluche eso ayudara a que esté menos ansioso, con el paso de los días y las semanas podemos ir incrementando el tiempo durante la jaula y también debemos dejar la jaula abierta durante el día para que él solo busque refugiarse ahí, lo cual pasa muy comúnmente.


Poner la misma cama por varios días en la jaula para incitar a que él mismo busque meterse, ya que tiene su olor. Darle de comer en la jaula también puede ser una buena idea, la mayoría de los cachorros tiene un apetito voraz y esto provocará una asociación mental con un acontecimiento positivo como es el comer. Estar habituado en la jaula nos permitirá también tener acceso a algunos hoteles que exigen que los perros permanezcan en jaula, igualmente si el perro tiene que viajar en avión, el hecho de que esté acostumbrado a estar en la jaula por periodos largos ayudará a la tarea.

Ahora bien, ya he hablado de las ventajas que la jaula aporta al perro, pero también aporta ventajas al humano. El hecho de poder dejar a nuestro perro en la jaula nos permitirá poder hacer vida social, hacer amigos, ver los juzgamientos a detalle de nuestra y otras razas para así poder seguir aprendiendo. Tal vez disciplinando a nuestros perros a viajar en la jaula sea la única manera en la que podamos viajar con más perros, incluso podemos pensar en tener un compañero de viaje para hacernos compañía y abatir los costos en jornadas largas. Si nuestro perro tiene que estar suelto todo esto no sería posible. La jaula es un lugar seguro y debe conceptualizarse como tal.


Ventajas, ventajas, ventajas. La jaula es una herramienta a nuestra disposición que bien usada nos permitirá tener una experiencia más placentera con nuestro perro, así ganemos a perdamos.

Me encantara saber de ustedes en www.dogscoonection.net, déjame saber si tienes algún problema enseñando a tu perro a estar en la jaula, o cuáles han sido tus experiencias.


Until next time “The best is about to come.”

125 visualizaciones0 comentarios