Importancia de los shows caninos en la crianza


Por David Cárdenas


Muchas veces vemos a gente profesional en la canofilia anunciar sus numerosos éxitos en pista, galardonados por jueces de muchos países; es entonces cuando uno piensa: -esta gente se dedica a los perros de tiempo completo-, ya que detrás de cada éxito existe un gran esfuerzo de inversión en tiempo, dinero, estudios para culminar en un momento efímero de galardón adquirido bajo la opinión de un especialista zootécnico. Los criadores profesionales tienen como meta específica el reconocimiento de estos eventos como brújula para su crianza, la culminación de una crianza se refleja con el resultado en pista.


Para comprender esto, antes que nada debemos identificar el propósito por el cual fue creado lo que ahora conocemos como «Show de Conformación».


Este en sus inicios, se organizó con el único fin de que un juez o criador ajeno al mismo criadero, diera la opinión con respecto a los mejores representantes de sus razas en base a un estándar racial el cual debe cumplirse. ¿Por qué buscaban una opinión diferente? Es muy claro que a nuestros propios ojos tenemos al mejor ejemplar que puede existir en casa, cada uno de los criadores decimos tener al mejor del mundo, sumado a que nuestros amigos en redes nos avalan en este pensar, pero ¿qué opinión buscamos? Me parece este un parámetro absurdo y falto de veracidad, como cuando uno se sienta a ver un partido de futbol de la Selección Nacional, gritamos todos frente al televisor, diciendo “pásala” o “tira”, como si el jugador del otro lado del mundo escuchara nuestras opiniones y fuera a hacer lo que le gritamos desde nuestra sala. ¿Podemos opinar? Claro que podemos, pero NO DEBERÍAMOS ya que no somos expertos en planteamientos deportivos o estrategias de fútbol, para eso están los comentaristas, los cuales tienen todo el conocimiento, ya sean exjugadores, árbitros o incluso directores técnicos, los cuales sí conocen el tema y están capacitados para emitir una opinión. En los perros pasa lo mismo, las personas calificadas para omitir una opinión de tipicidad, movimiento, o características básicas en cada raza son LOS JUECES DE CONFORMACIÓN, los cuales han criado exitosamente alguna raza y han obtenido resultados y frutos de esta crianza. Ellos sin algún interés personal eligen al macho y hembra los cuales, son los mejores con fines de su reproducción y preservación de la raza pura como tal a los ojos del experto, muchas veces su decisión no concuerda con nuestro pensar y muchas otras sí están en sintonía con nosotros, consideremos que el grupo de opiniones o generalidades de las mismas nos dan una idea de lo que debería ser.


¿Qué juzga un juez?


Primeramente salud. Todas las organizaciones canófilas serias en el mundo, buscan un principio: “EL BIENESTAR ANIMAL Y SU PRESERVACION COMO TAL”.


De esta manera lo primero que ve un juez, es que el ejemplar a juzgar tenga completa y absoluta salud, por eso es que a veces vemos perros que son disculpados a pesar de tener una buena conformación evidente, por alguna cojera o falta de dientes, temas de piel, etc., ya que el juez siempre está comprometido primordialmente con la salud de los ejemplares.


Secundariamente función zootécnica. Cada una de las razas está completamente relacionada a su función y grupo zootécnico, por eso el conocer la función zootécnica de cada raza es vital. No imaginamos a un AMSTAFF cobarde, permitiéndose ganar un galardón si no se deja ni si quiera posar por su handler (manejador), o peor aún con actitud temerosa ante el juez. Esto no se debe permitir por la preservación de cada raza.


Finalmente, el estándar racial. En éste se explican las características físicas de cada raza. En el caso del Amstaff es muy claro, no deja lagunas, cualquiera que lo lea lo puede entender. Recuerden que a diferencia de los criadores, los jueces NO ESTÁN PARA INTERPRETAR EL ESTÁNDAR, SINO PARA HACERLO CUMPLIR (Omar Jiménez), ellos desde un punto de vista sin tendencias personales, observan los ejemplares con salud y condiciones adecuadas para ser juzgados, y otorgan su punto de vista entre los ejemplares en pista, decidiendo así tras varios análisis de movimiento y estructuras, al Mejor de Raza y Sexo Opuesto de la misma.


Es por esto que las fotos no son perros, las imágenes en internet no son perros, la opinión de la misma es sólo basada en una imagen, mas la realidad de la canofilia, es decir su esencia, son los shows, donde alguien ajeno a intereses, da su opinión de lo que ve, toca, observa y puede discernir en vivo, es por ello que un criador que no expone su crianza en pistas oficiales NO MERECE SER LLAMADO CRIADOR.


Opinar detrás de un teclado proclamando una tipicidad y criticando a los demás no da mejores resultados en crianza, ni mucho menos hace cambiar la decisión de los jueces y entendidos reales de la canofilia. Si usted ha caído en este engaño, le invito a ir a una exposición canina y observar lo que expone en realidad: como un ejemplar que se veía bien en foto pero tiene cobardía con las personas, o como un Amstaff de manto rojo, tiene una pigmentación de nariz fuera del estándar.


Como vemos, una foto de un perro impresionante que jamás fue campeón, al verlo en vivo, el perro tiene faltas como prognatismo, despigmentación o cosas peores que no se notan en una foto publicada. Le invito a hacer canofilia de manera real apoyando así a los órganos oficiales que promueven la crianza profesional de perros pura sangre, su salud y supervivencia en esta sociedad.


Concluyo que los shows son la esencia misma de la crianza, es el camino que los criadores profesionales tenemos para buscar las opiniones de otros profesionales y darnos cuenta si vamos bien o mal en nuestro trabajo de crianza, que si no ganamos nada en pista, quizá algo esté mal en nuestra manera de criar o pensar, qué debemos mejorar y qué debemos hacer a un lado para bien de cada raza. Por una canofilia que se sostenga de manera íntegra, hagamos a un lado los teclados y veamos a nuestros ejemplares en la vida real.

1,281 vistas0 comentarios