top of page

Historia del Mastín Napolitano


Puntos importantes en su juzgamiento

Por Mauricio Campos | Criador


“Juntos en las guerras y en la casa, en las luchas circenses, en las villas patricias y en los suburbios. Cada aventura deja una arruga más en la cara del perro y cada empresa enciende una chispa en ojos de testigo fiel y silencioso de la historia” Nicola Imbimbo

Resumen

Muchos autores coinciden en la teoría de que el origen de los mastines empieza con el Dogo del Tíbet, el cual acompañó las migraciones de los pueblos nómadas de Asia. Sin pretender ser exhaustivos en la historia, se sabe que descendientes de estos perros que habían llegado a India y Persia impresionaron a Alejandro Magno por sus características físicas y ferocidad en el combate. Es el Rey Poro el que regala una pareja a Alejandro Magno, quien específicamente los envía a Grecia con las indicaciones de cuidar su cría y desarrollo, iniciando con esto su introducción a Europa. Baste recordar que el Reino de Epiro (norte de Grecia) estaba integrado por tres tribus: molosos, dólopes y máracos. Al frente de la primera estaba Alejandro I de Epiro, tío de Alejandro Magno. Como consecuencia de la Guerras Pírricas estos perros llegan a Roma, diseminándose luego a lo largo de la actual Italia.


Introducción

El Mastín Napolitano es una raza con origen en Italia y descendiente del moloso romano y de los perros Mastín Tibetano. Se piensa que estos últimos fueron llevados a Grecia por Alejandro Magno hacia los años 300 a.C., al adoptar la cultura griega, los romanos los utilizaban en combates de circo.

Los perros de raza Mastín Napolitano desafortunadamente eran utilizados en peleas contra grandes mamíferos (osos, tigres y leones), además los criaban y entrenaban para la guerra.


La historia de esta raza va de la mano con la del Imperio romano, pues tras su caída desapareció casi por completo, ya que dejó de criarse para los fines del circo y la guerra, pero gracias a diversas medidas, en 1946 la raza logró subsistir hasta la actualidad.

Pero la evolución y existencia del moloso italiano ha estado ligada a la historia de su país de origen, además, con la participación de Italia en la Segunda Guerra Mundial, el número de ejemplares se ve drásticamente reducido, poniendo en peligro su supervivencia

Para nuestra fortuna, el interés por el perro napolitano supera las vicisitudes y en octubre de 1946, en el marco de la primera exposición canina posguerra, realizada en Castell dell´Ovo (Nápoles, Italia), se presentan ocho molosos romanos provenientes de las provincias de Nápoles, Salerno, Avellino y Caserta, gracias a la intervención de Ruggero Soldati.


Vayan para la memoria histórica de la raza los nombres de estos ejemplares: Bufariello, Zingarella, Giosí, Jim, León y Catari, Moschella y Guaglione I, destacando este último sobre los otros por ser “extremadamente grande, fuerte y potente”.

Características del Mastín Napolitano


Posteriormente al reconocimiento oficial de la raza, como consecuencia natural del proceso de recuperación, en 1965 se hace una revisión al estándar oficial por parte de Soldati y Escanziani.


En 1968 Fabio Caielli lleva a cabo una nueva revisión al estándar oficial.


En 1978, ya a casi treinta años de la existencia de un estándar racial, L. Gentilini publica en la revista “Nostre Cani” un artículo en el que destaca tres virtudes del Mastín Napolitano:

Elasticidad

La elasticidad del perro guarda una relación directa con la longitud de su tronco.


Fuerza

La fuerza es resultado del diámetro transversal del tórax, ya que le confiere una gran capacidad de fuerza y potencia de empuje.


Equilibrio

Adicionalmente, la separación entre las cuatro articulaciones, derivada del diámetro transversal, crea una base de apoyo muy amplia compensando el ligero desplazamiento hacia la parte anterior del cuerpo de su centro de gravedad, brindando un extraordinario equilibrio.

Lo anterior explica claramente el concepto de que “una buena estructura se traduce en un buen movimiento”.

  • El Mastín Napolitano vive generalmente entre 8 y 12 años.

  • Altura: puede medir entre 50 y 70 cm. (Existe un marcado dimorfismo sexual en esta raza por lo que estamos manejando un promedio de hembras y machos).

  • Peso: varía entre 50 y 70 Kg. (Existe un marcado dimorfismo sexual en esta raza por lo que estamos manejando un promedio de hembras y machos).

  • Pelaje: corto, áspero, duro y denso.

  • Color de pelaje: puede ser de color gris, gris plomizo, negro, pardo, rojizo y rojizo subido, además, puede ser atigrado o poseer diversas manchas blancas de cinqueño tamaño en la zona del antepecho y la punta de sus dedos.

  • Cabeza: corta y maciza.

  • Cuerpo: fornido y más largo que alto.

  • Orejas: tienen forma triangular, son pequeñas, planas y pegadas a las mejillas.

  • Nariz: es de color negro en los perros negros, pardo oscuro en los perros de otro color y marrón en los perros con pelaje pardo.

  • Hocico: ancho y alto.

  • Ojos: separados y de expresión penetrante.

  • Cola: ancha y gruesa en la base.


La titánica tarea de recuperación, con los conceptos mencionados, fue realizada con verdadera pasión y compromiso por criadores italianos para que, en mi particular punto de vista, en la década de los noventas pudiéramos ya disfrutar la presencia de mastines napolitanos de gran tipicidad, verdaderas leyendas de la historia contemporánea del Mastín Napolitano.

Sin embargo, debido a que parte importante del trabajo de recuperación consistió en fijar características como las arrugas, laxitud de piel y prominencia de huesos, entre otros, muchos criadores cayeron en la tentación de exacerbar esas características, tomando de manera deliberada el camino de la hipertipicidad, alejándose poco a poco del delicado equilibrio entre funcionalidad y morfología.


Por otro lado la selección de un buen cachorro para exhibición (show) es muy subjetiva, sin embargo, hay algunos puntos los cuales pueden ser tomados a consideración como el implante de cola, espalda, fuerza al andar (firme). Cabeza cuadrada, hocico ancho y corto, tomando en cuenta que el estándar dice que debe ser como si fueron dos cuadrados en proporción Algunos de los puntos importantes a considerar son cabeza grande cuadrada, hocico ancho y cuadrado, pecho profundo, mordida correcta, espalda recta, bien aplomado, puede presentar mancha blancas en patas y pecho, nunca en el hocico, pues esta es una falta descalificativa.


La importancia de las asociaciones canófilas en preservar la raza


La importancia de estas asociaciones es mantener las razas lo más apegado posible a su origen, evitando que estas sufran alteraciones ya sea genéticas o quirúrgicas, buscando apegarse en todo momento a las características morfológicas y de temperamento de la raza.


Esto se busca mantener por medio de exposiciones caninas donde se premian a los perros de mejor estampa y el talante más cercano a las características del perro. También se busca preservar la genética de la raza y que ésta se mantenga intacta buscando que el flujo genético sea constante evitando las cruzas entre familiares y promoviendo el contacto con todos los criadores que sean posibles.

Bibliografía

  1. Manual del Mastín Napolitano/Ison Ebook 1048-22876-3594-1. Animal Life Ed. Dr. PET FASHON.

  2. El Nuevo Libro del Mastín Napolitano, 1999, Salvador Gómez-Toldrá, pp. 139-150, Ed. Tikal.

  3. www.perrospurasangre.mx/post/el-mastin-napolitano-origen-y-naturaleza.

42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page