El perro deportivo en la vejez


Por: M.V.Z Graciela W. Rose Domínguez


Hablemos de un tema poco conocido y a veces hasta olvidado para muchos, ¿qué pasa con los perros retirados de las pistas de concursos?, ¿qué edad es la mejor para su retiro?, ¿qué alimentación y cuidados debe tener un perro de alto rendimiento hablando de Ring, IGP, Mondioring, NVBK entre otros deportes?

Ahora bien, ¿cuándo es la edad más indicada para retirar a un perro de trabajo o deportivo? empecemos analizando desde su tiempo de entrenamiento y sus años de competencias de alto rendimiento, en promedio la mejor edad es a los 8 años y dejando claro que no tenga lesiones de alto riesgo o dolor crónico, porque entonces el retiro debe ser antes.


Cuando hablamos de perros de trabajo es muy importante estar siempre atento a cualquier tipo de lesión física, ya que pueden tener este tipo de problemas desde jóvenes y muchas veces se ven reflejadas en el retiro o edad avanzada; así mismo, es muy importante tener siempre a un osteópata cerca y que conozca la historia de nuestro perro.


Podemos enumerar como las principales lesiones y más comunes en perros de trabajo, así como sus cuidados post retiro, que siempre debes tener en cuenta los tratamientos tanto preventivos como post lesión para tu perro veterano.

• Lesiones articulares en miembros.

• Lesiones cervicales y de columnas en general.

• Lesiones musculares.

• Lesiones en tendones y ligamentos.


En la actualidad ya se cuenta con muchos tratamientos tanto de medicina preventiva y de manejo de lesiones fisioterapéuticas como acupuntura, fisioterapia, hidroterapias (distintas fases), láser, osteopatía, masajes terapéuticos, tx. con células madre, tx. Condro-protectores, cirugía, etc., etc.


Ahora bien, ya hablamos sólo de algunas de tantas lesiones físicas, pero para muchos caninos de alto rendimiento es más fuerte la etapa de retiro a nivel mental y psicológico por el cambio de ritmo de trabajo, así como las lesiones y dolores crónicos que puedan existir es más complejo de lo que uno piensa.


• Depresión.

• Ansiedad y aburrirse.

• Manejo del dolor crónico.

• Comportamientos no deseados.


Debemos encontrar y hacer actividades físicas que los ayuden a relajarse y mantener actividad física adecuada, como unas caminatas y salidas al campo, bosque o playa, siempre evitando los excesos.


También debemos darle juegos mentales o juguetes que eviten la ansiedad y eso los haga destructivos.


El manejo de dolor crónico siempre debe estar presente desde el principio junto con las terapias y tratamientos crónicos, así como la medicación adecuada para su manejo y vida a largo plazo.


Al inicio de su retiro debemos realizar actividades y entrenamiento disminuyendo las sesiones y cuidando mucho su salud mental para evitar que empiece a deteriorarse o volverse destructivo o muy ansioso; eso es lo más importante en los perros de trabajo y de competencia, para así evitar comportamientos o desórdenes de conducta NO deseados, que pongan en riesgo tanto la salud física como mental de nuestro veterano.


Paseos en el auto, caminatas, juegos mentales son muy importantes para el perro veterano, así como promover más la convivencia familiar y evitar que él se sienta desplazado, trabajo de mordida de vez en cuando también ayuda a que nuestro perro veterano no se sienta desplazado; no olvidemos nunca que un perro de competencia ha vivido y trabajado 8 años a nuestro lado y dejarlo en casa por el nuevo perro de competencia para muchos ejemplares es muy traumático y eso debemos tener el cuidado de evitarlo siempre.

También tenemos que hablar sobre sus hábitos y cambios alimenticios de esta etapa y además cuidar mucho el peso y evitar que las lesiones aumenten a largo plazo por malas dietas; muy importante la nutrición ya que siempre debe ir acompañada de dietas altas en condro-protectores y bajas ya en grasa y proteínas.


Dietas bajas de proteínas y carbohidratos, altas en fibra y siempre acompañadas de condro-protectores y medicamentos para el dolor crónico, siempre debemos estar pendientes y con revisiones constantes y periódicas con los especialistas.

Nunca olvidemos que nuestro compañero de aventura y el que nos lleva a un sinfín de viajes, merece un descanso y un respeto a lo largo de su retiro.

51 visualizaciones0 comentarios