El origen del gato


Por. MVZ Martín Arroyo


El origen del gato se registra inicialmente en el Antiguo Egipto, donde se erguían templos en su honor. Durante los primeros vestigios relacionados con los gatos, en base a supersticiones religiosas y persecuciones se creía que eran de mala suerte o incluso que se usaban para brujería.


Posteriormente, con el pasar de los años se fueron creando diferentes razas y aceptándose para ser adoptados por la realeza, incluso dándoles un mayor auge alrededor del mundo. Aquí algunos ejemplos de los nombres que se traducen en diferentes idiomas:

  • Cattus en latín.

  • Katya en griego.

  • Katii en finlandés.

  • Cath en galés.

  • Cat en inglés.


Como compete a este artículo, mencionamos a nuestro gato conocido como Doméstico Mexicano, tocando el tema de sus cuidados y enfermedades. De mucha inteligencia, enorme capacidad y resistencia para sobrevivir, gran temperamento y apariencia atlética, fuerte. Aunque parece que no requiere cuidados especiales, no es así y más siendo gatos jóvenes, ya que estos no son inmunes a enfermedades infecciosas que los pueden incapacitar, tales como:

  • Paleucopenia felina (Distemper).

  • Rinotraqueitis Infecciosa Felina, infección producida por calcivirus.

  • Clamidiasis (neumonía).

  • Leucemia Viral Felina.

  • Rabia.


Todo propietario -hablando de cualquier raza- debe saber los cuidados y el desarrollo por etapas de los gatos, la responsabilidad de tener un felino en casa, los riesgos y peligros que puede tener en el hogar. Estos maravillosos compañeros de vida son especiales y adorados. Aprendamos sobre ellos y démosles calidad y amor en nuestro cuidado.


En los siguientes capítulos abordaremos a fondo sobre las enfermedades virales y parasitosis.

17 visualizaciones0 comentarios