top of page

El Mastín Napolitano, el Hércules de todos los perros




Por Adriana Di Vanni


Cuando hablamos de Mastín Napolitano debemos pensar en un gran felino, en un animal que al llegar a cualquier lugar debe imponer y marcar presencia, siendo así que se ha ganado su fama del “Hércules” de todas las razas por sus grandes dimensiones y carácter.


Antiguamente en Italia era un perro de guerra, del cual -si uno puede ir a Italia y visitar específicamente el Coliseo- la historia de ellos es muy bien explicada por los guías turísticos y por medio de sus cuadros y pinturas se puede apreciar en su esplendor su carácter y ferocidad con la cual se defendían de sus adversarios tales como tigres, gladiadores e incluso animales salvajes.

Los mastines hoy en día han logrado obtener un título de perro de guardia; el cual afortunadamente ha hecho que más personas se quieran involucrar en la raza y tenerlos como compañeros y guardianes. Es importante recalcar que en algún momento de la historia estuvieron a punto de extinguirse por ser sólo considerados perros de guerra y las personas tenerles mucho respeto a su fama y carácter.

En las exposiciones de belleza es innegable percibir que hay un Mastín en pista, ya que sus dimensiones y proporciones hacen que cualquier persona los vea. Recuerdo muy bien cuando una vez estábamos caminando por Orlando, Florida con dos ejemplares y un transeúnte hizo el comentario de que era como ver a una pantera caminando por las calles; así es como se debe percibir a un Mastín.


Actualmente a nivel mundial se pueden percibir distintos “tipos” de mastines en las exposiciones de belleza, lo cual a veces genera divergencia en las pistas y puede ser algo que en algún momento sea muy preocupante.


Dependiendo del país donde uno se encuentre se pueden ver perros más cortos, sin tanta sustancia y que en algunas ocasiones hasta su carácter ha sido muy manipulado por el humano, haciendo así que la raza pierda su sello de ser un perro imponente y sobre todo no tenerle miedo a nada ni nadie.


En la búsqueda de mejorar la salud de sus ejemplares en algunos países han preferido perder ciertas características típicas de la raza, pensando que de esa forma será una raza más longeva, pero lamentablemente eso depende de cada ejemplar y no debemos perder de vista que lo que queremos ver es un perro masivo.


Uno de los países que más trata de conservar el tipo del Mastín antiguo es Italia, donde los perros sólo de verlos imponen y tienen una presencia muy marcada. Esto sucede también porque los criadores son más abiertos a intercambiarse machos y mejorar el pool genético en dicho país, lo cual se agradece, en virtud de que es uno de los países que más exporta a México.


Este año ya se realizaron dos especializadas en Mexico, específicamente en Tlaxcala en el mes de junio los días 24 y 25, las cuales fueron Trofeo Vincenzo Manna y ATIMANA, dichas especializadas ayudan a los criadores locales y/o nacionales a tener distintas perspectivas de criadores que han marcado historia en la raza. Los jueces de este año fueron el Sr. Vincenzo Manna, el cual otorgó el premio a su nombre “Trofeo Vincenzo Manna” y el Sr. Fillipo Carrassi juzgó el evento de nombre ATIMANA.


El señor Manna premió como ganadora del trofeo en honor a él a una ejemplar de nombre Felicia (Rivera/Nieves) propiedad del señor Julio César Gutiérrez y presentada por el manejador profesional Luis Vargas. Dicho ejemplar también obtuvo el reconocimiento de Mejor Cría Mexicana. Ella es una ejemplar de cinco años, de la cual el juez se refirió a ella como el ejemplo perfecto de cómo debe ser el Mastín Napolitano, haciendo hincapié a sus proporciones y a su cabeza.


Su Sexo Opuesto fue un ejemplar de nombre Ch. Bardo (Nieves), cuyos propietarios son los señores Francisco Nieves y Édgar Barragán y fue presentado por el manejador profesional Moisés Villegas. Bardo es un macho de dos años que sin ir muy lejos es hijo de Felicia (Rivera/Nieves) por lo cual se puede decir que el juez mantuvo un fenotipo de perros; debemos ser conscientes cuando hablamos de un perro de dos años en una raza molosa se debe entender que teniendo dicha edad aún falta que termine de desarrollar su máximo potencial.


El domingo 25 de junio se realizó el evento ATIMANA a cargo del señor juez Fillipo Carrassi, el cual hizo bastante hincapié en la salud del Mastín Napolitano y estar atentos los criadores a distintos factores que están ocurriendo actualmente en la raza, como el exceso de blanco, por ejemplo.

El señor juez le otorgó el premio ATIMANA al ejemplar campeón Demian del Tutore, propiedad del señor Alfredo Alvarado Jr. quien también es su manejador. Demian es un ejemplar de casi tres años que ha obtenido diversos reconocimientos a lo largo de su trayectoria.


El Sexo Opuesto del señor Carrassi fue Felicia (Rivera/Campos) que también se adjudicó durante dicho evento Mejor Cría Mexicana y Mejor Hembra Reproductora junto con sus hijos Bardo (Nieves), Jarocho-Jesco (Gutiérrez) y Rea (Gutiérrez).


Este tipo de eventos ayuda a los criadores a saber si van en buen camino en su plan de crianza o si deben realizar alguna modificación en ello; y como anécdota, el Señor Vincenzo Manna, al momento de juzgar parejas con el señor Fillipo Carrassi, hizo recomendaciones de cruzas con los ejemplares que se encontraban en la pista mencionando que dicho ejemplar podría ser una mejor opción para realizar la cruza; esto como un consejo de criador.

En conclusión, no debemos olvidar nunca que un Mastín debe imponer, tener sustancia y ser un perro de grandes dimensiones y proporciones. Los criadores pueden mejorar la salud de sus ejemplares sin modificar el tipo que deben tener y viéndose aún como un original Mastín Napolitano; se deben realizar más especializadas de la raza para tener feedback de distintos criadores a nivel mundial, los que han hecho distintos aportes en la raza.

152 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Alabai

bottom of page