El Británico¿Qué tan divertido puede ser un Lord inglés?


Por. Catherine Fiorella


Hablemos del temperamento de un gato Británico:

Como en todo, con los gatitos británicos no es tan sencillo decir es dócil o es huraño, es mucho más complicado, sin embargo, a lo largo de los años los criadores de británicos han hecho un gran trabajo mejorando el temperamento de la raza.


El resultado de todo este trabajo es de lo más afortunado como si los mismos gatitos hubieran escogido lo mejor de todos los universos gatunos cual hábiles malabaristas, logrando uno de los temperamentos más equilibrados que podemos encontrar en gatos.


Así que con un Británico tenemos un temperamento curioso (muy curiosos por no insultar a un Lord diciendo que son los más metiches del planeta, pero sí lo son) muy cariñosos y muy juguetones sin ser trepadores o destructores, al mismo tiempo son dormilones y ligeramente independientes sin perder su lado territorial, pero indudablemente son kilos y kilos de ternura.


Sin embargo, para ser lo más cabal en esta descripción, tengo que aclarar que dentro de las generalidades cada gatito tiene su propia personalidad, lo que modifica ligeramente la dosis de cada elemento en esta receta.


Muchas veces me preguntan las diferencias de temperamento entre macho y hembra y la respuesta es que no hay diferencia, las reglas se aplican por igual en ambos casos.


También es importante establecer con claridad la diferencia entre dóciles y sociables, no es lo mismo, los británicos son 100 % dóciles mientras no los quiera uno bañar, sin embargo, son sociables sólo con los miembros de la familia con quien viven, si quieres presumir a tu gato Británico con tus visitas, te va a hacer quedar mal el 70 % de las veces y se va a esconder.


Se relacionan muy bien con otras razas de gatos, otras especies de animales y por supuesto con seres humanos incluyendo niños ya conocidos, siempre y cuando estos entiendan que ellos mandan, de alguna manera siempre logran establecer sus reglas, mi única queja para estos sultanes peludos es que la mayoría no se deja cargar, nos conceden el placer de acariciarlos sin límite de tiempo e incluso ocasionalmente se posan en nuestras piernas a dormir, pero no se nos ocurra levantarlos como bebés porque se vuelven locos, cual rey que se le cae la corona.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo