Distocia canina, ¿Qué es y cómo detectarla?


Por. MVZ Julia Paola González Garduño


Introducción

La palabra distocia deriva de los vocablos griegos dystokia que significa difícil, y tokos parto, lo cual se refiere a un parto difícil o laborioso, ya sea por causas maternas o fetales.


Los problemas al momento del parto están relacionados con algunos factores, como las características raciales de perros miniatura o razas braquicéfalas, alteraciones genéticas o malformaciones en los fetos durante la gestación, entre otros elementos. En cualquier caso, una distocia debe tratarse como una emergencia, llamando al médico Veterinario para que la perra y los cachorros sean evaluados y tratados inmediatamente.


En este artículo abordaremos las causas de distocia canina que se presentan en la clínica, clasificadas de acuerdo a su origen materno o fetal.

Desarrollo

Causas maternas:

Inercia uterina primaria: en este caso la perra muestra todos los signos inminentes de parto y la labor se lleva de forma normal hasta que se detiene por alguna causa, como deficiencias hormonales o minerales por parte de la madre, o bien, algún desgarro en la musculatura uterina que altere sus contracciones y complique la expulsión de los fetos. Generalmente se presenta en razas como Chow Chow, Labrador o terriers.


Inercia uterina secundaria: este tipo de inercia se debe a una labor de parto prolongada, o bien, a la expulsión dificultosa del primer cachorro, con lo cual la madre gasta mucha energía hasta que se presenta una fase de agotamiento, complicando así la expulsión de los fetos restantes.


Estrechez del canal de parto: esta condición puede deberse a diversos factores, como alguna afectación pélvica que haya producido la reducción del canal uterino, causado por fracturas previas en los huesos púbicos (ilion, isquion o pubis) que modifiquen la anatomía de la pelvis; también puede presentarse por predisposición racial en perras de razas braquicéfalas y miniatura o bien, en casos de inmadurez fisiológica y anatómica de los órganos reproductores de la madre, ya que en muchas ocasiones se cruzan hembras a muy temprana edad y su organismo no se ha desarrollado completamente para llevar a cabo un parto de manera normal. Una manera de prevenirlo es realizando una radiografía de abdomen entre los días 55 a 58 de gestación.


Causas fetales:

Estática fetal anormal: las posturas anormales que adopten los cachorros al momento del parto son importantes, ya que una mala posición provocará que el cachorro se quede atorado en el canal uterino y su expulsión se complique, de igual forma esto se convierte en una urgencia aún más importante si hay más cachorros en espera de salir; cabe señalar que la presentación cefálica y podal son normales en el canino doméstico.


Tamaño excesivo de las crías: en ocasiones, existe una marcada desproporción entre las dimensiones cefalopélvicas, es decir, las medidas del cráneo de los cachorros respecto al canal de parto, generalmente se relaciona a las características raciales de animales braquicefálicos, los cuales presentan un cráneo con proporciones mayores; es recomendable realizar un estudio radiográfico a los 55 o 58 días de gestación para descartar el problema, y en caso de hallarlo, contemplar la programación de una cesárea.


Síndrome del cachorro único: para que ocurra un parto normal, es primordial que el organismo de la madre reciba una cantidad necesaria de corticosteroides fetales para que se produzca el inicio del parto, estas sustancias son liberadas por parte de los fetos como respuesta al estrés que genera el reducido espacio que queda dentro del útero, por lo tanto, si hay la presencia de un solo cachorro no se secretará la cantidad suficiente de corticosteroides y será necesaria la intervención quirúrgica para extraer el producto. Este es un problema que se presenta con mayor frecuencia en razas de talla grande o gigante, en las cuales también puede presentarse al tener sólo dos fetos en útero.


Alteraciones anatómicas en cachorros: en el caso de que uno o varios cachorros nazcan con deformidades físicas, esto conllevará a un parto complicado, como ejemplo tenemos la hidrocefalia (líquido en cavidad craneal), ascitis (acumulación de líquido en abdomen), anasarca (hinchazón generalizada en el cuerpo) o teratogénesis (malformaciones en alguna parte del cuerpo); dichos fetos nacerán muertos y obligatoriamente deben ser retirados del útero materno. Es importante reconocer el origen de dichas alteraciones, ya que pueden controlarse a futuro evitando la reproducción de ejemplares con antecedentes de anormalidades genéticas o hereditarias.


Por lo anterior, es importante estar atentos como criadores y propietarios del momento en el cual la hembra comience con los signos de parto y detectar cualquier anormalidad para reportarla al médico Veterinario y atenderla lo más pronto posible.


Entre los signos clínicos que indican la presencia de distocia canina están:

  • La expulsión del primer feto tarda más de 24 horas posteriores a la fase de dilatación o primera fase del parto.

  • Contracciones persistentes por más de 30 minutos, sin éxito en la expulsión del primer feto.

  • Expulsión retardada por más de tres horas desde el feto anterior.

  • Parto prolongado durante 70 días o más.

  • Presencia de líquido verde negruzco (úteroverdina) en la vulva, sin la expulsión del primer cachorro.


En caso de que nuestra perra presente uno o más de los problemas antes mencionados debe actuarse de forma inmediata, consultar con el médico Veterinario y preparar el espacio de parición, el cual debe estar limpio, tranquilo y a una temperatura adecuada (30 - 31°C) para no complicar más el parto, recibir a los cachorros y evitar la aplicación de cualquier fármaco o sustancia que no esté prescrita por indicación médica.

Conclusión

Las causas de distocia en caninos son variadas y pueden presentarse tanto por parte de la madre como de los fetos o simultáneamente, en cualquier caso debemos afrontar el problema lo más rápido posible, avisar al médico Veterinario que hay un parto cercano para estar preparados y evaluar el grado de distocia que se presente.

La mayoría de los casos serán tratados mediante cesárea, la cual se realizará de forma inmediata con el objetivo de salvaguardar la vida de la madre y de los cachorros, sin embargo, es importante tener en cuenta que este procedimiento conlleva un alto riesgo y posibles complicaciones, tanto por la anestesia, la técnica quirúrgica y la causa de distocia por la cual se lleve a cabo la cirugía.


Es importante realizar estudios clínicos semanas antes del parto, así como ecografías y radiografías con los cuales nos apoyaremos para tener conocimiento de la duración de la gestación, cuántos cachorros existen, así como identificar a tiempo anormalidades, prevenir el parto distócico y una cesárea de urgencia.


En las hembras que hayan presentado distocia debido a alteración congénita se recomienda descartarlas como futuras reproductoras, ya que hay una alta probabilidad de que su descendencia continúe presentando estos problemas; de igual forma es importante conocer los antecedentes reproductivos del macho con el que se apareó, de esta manera tendremos un mayor control durante la gestación y en el momento del parto, evitando poner en riesgo la vida tanto de la perra como de sus crías.

Bibliografía


  • Diccionario de la Real Academia Española. (2020). https://dle.rae.es/distocia

  • Cahua, J., Quispe, L. (2016). Diámetro biparietal en fetos a término en varias razas de perros. Revista de Investigaciones Veterinarias del Perú, 27 (4), 822-825. https://dx.doi.org/10.15381/rivep.v27i4.12571

  • Martínez, Sañudo, María José, and Morales, Jaime Graus. Cirugía en la clínica de pequeños animales, Servet editorial - Grupo Asís Biomedia S.L., 2007. ProQuest Ebook Central, https://ebookcentral.proquest.com/lib/bibliodgbsp/detail.action?docID=4909035.

  • De Souza, T. D., Da Silva Mol, J. P., Da Paixão, T. A., & De Lima Santos, R. (2017). Mortalidade fetal e neonatal canina: etiología e diagnóstico. Rev. Bras. Reprod. Anim., Belo Horizonte, v.40, n.2, pp.639-649, abril/junio. 2017. Disponible en www.cbra.org.br

  • Gómez, V., Feijoó, S. (2012). Clínica médica de animales pequeños. Buenos Aires, Argentina: Eudeba. ProQuest Ebook Central https://ebookcentral.proquest.com

  • Complicaciones en el parto de la perra y la gata. (2016) Revista digital Ateuves. España: 1 septiembre 2016. https://ateuves.es/complicaciones-en-el-parto/

39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo