¡Conociendo más a mi Dogo!


Por. Ing. Ma. Verónica Cervantes


El Dogo de Burdeos, también conocido como Mastín de Burdeos o francés, literalmente es un gigante manso. Es muy tranquilo, equilibrado, bondadoso y muy apegado. Disfruta a tope estar cerca de la familia propietaria y es un acompañante obediente y pacífico. Esta raza cuenta con umbrales de tolerancia y excitación altos y no suele alterarse con el griterío de los niños; es muy adaptable y quiere a todos los miembros de la familia, pequeños y grandes. Con los extraños va a mostrarse reservado, o neutro si ve que su amo los reconoce, pues la agresividad no le sale porque sí.


Como el resto de los perros molosos, está dotado de bastante sangre fría, por lo que no es fácil sacarlo de quicio. Se trata de un animal con gran confianza en sí mismo que no buscará peleas con otros canes, ya que no necesita demostrarles nada. Otra cosa es que se vea retado, pues la cobardía es un concepto que no conoce.

Este perro de tamaño gigante tiene una cabeza grande, ancha y trapezoidal, con muchas arrugas. Es fuerte y musculoso del cuello y del cuerpo; tiene el pecho ancho y profundo. Su pelaje es corto y bastante suave al tacto y puede mostrar cualquier matiz desde rojizo hasta leonado. Existen dogos máscara roja y máscara negra, es decir, su caño nasal está pigmentado de negro o no. Los machos adultos llegan a medir entre 61 y 69 centímetros (cm) y pesan 50 kilogramos (kg) como mínimo; las hembras miden entre 58 y 66 cm y tienen un peso mínimo de 45 kg.

A pesar de su docilidad, los machos tienden a ser más dominantes que las hembras, lo que sí puede llevarlos a iniciar alguna pelea puntual para establecer el dominio, por lo que habría que echarles un vistazo cuando se relacionan con otros perros desconocidos.


Su crecimiento especialmente acelerado, implica controlarle el peso y alimentación durante todo su desarrollo. Normalmente se recomienda entre 750 a 900 gramos de alimento completo seco, con los ingredientes necesarios para una alimentación equilibrada (dependerá de la marca del alimento que seleccionemos). Entre los ingredientes del alimento asegúrate de que contenga suficientes proteínas, la isoleucina, la metionina y la valina son indispensables para reforzar las características de su pelaje; la fenilalanina controla la secreción hormonal; la histidina ayuda a mantener los niveles correctos de hemoglobina. Además, es recomendable asegurar la protección del cartílago con la ingestión de condroitina, algo especialmente importante en esta raza, ya que su elevado tamaño puede dañar las articulaciones.

En lo relativo a los cuidados de su pelaje el cepillado frecuente, varias veces por semana con un cepillo de goma, le ayudará a eliminar el pelo sobrante, especialmente durante la muda. En cuanto al baño, se recomienda una vez al mes. Si nota que tiene problemas cutáneos o que luce sucio, no dude en volver a bañarlo. Ahora bien, ¡sin excesos!... o destruirá la protección natural de su pelo. Lo más indicado es emplear un shampoo de pH adecuado y un hidratante siempre que lo necesite. No hay que olvidar poner atención a los pliegues de la cara, hay que limpiar y secar cada uno de ellos.


El Dogo de Burdeos no necesita ejercitarse mucho, se estima que alrededor de una hora diaria suele bastar para un adulto. Será suficiente y recomendable dar algunos paseos durante el día y dejarle correr y jugar suelto durante un rato. Si hace demasiado ejercicio de joven, puede sufrir problemas de huesos y articulaciones de mayor, debido a su estructura molosa.

Para saber si mi Dogo es original, es necesario que cumpla con las siguientes características:


Origen y utilidad: proveniente de Francia, perro de guardia y compañía.


Aspecto visual: es un animal enorme con un cuerpo musculoso y fuerte. Elegante y armonioso, no muy alto.


Cabeza: es enorme y ancha, pero corta y angulosa (trapezoidal).


Altura: machos, 61 – 69 cm; hembras, 58 – 66 cm.


Peso: mínimo 50 kg para los machos y para las hembras un mínimo de 45 kg, deben verse musculosos, no gordos.


Orejas: cortas, no llegan más abajo del ojo. Deben empezar alto en la cabeza.


Cuello: fuerte y musculoso, de aspecto semejante a un cilindro. La piel del cuello y la cabeza será suelta y flexible.


Extremidades: tienen una estructura ósea fuerte, con músculos bien definidos.


Cuerpo: el tórax debe medir una circunferencia de entre 25 y 30 cm. Con costillas esternales redondeadas y el resto curvas. Luce un abdomen firme y compacto.


Cola: debe tener la base ancha, se mantiene caída cuando el perro está en reposo; cuando está activo se eleva entre 90 – 120 grados.

Temperamento: el macho tiende a ser más dominante que la hembra; su carácter afectuoso y tierno le permite realizar el trabajo de guardia sin agresividad. Siempre vigilante, calmado y equilibrado, desarrolla un apego muy especial con su amo y la familia.


Capa: pelo corto, fino y suave.


Color: se aceptan todos los tonos leonados, desde el caoba rojizo hasta el caoba oscuro.


Ojos: ovalados, muy separados entre sí, de color marrón o avellana.


Máscara: existen dos tonos reconocidos: negra y roja.

70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo