Bulldog Francés: una raza fascinante


Por. Eva Miriam Francisco Cervantes


¿Quién es este noble perrito que nos da tantas alegrías, ternura y compañía, que tiene orejas parecidas a las de un murciélago y cuando duerme ronca como un cochinito? exacto, el Bulldog Francés.


El Bulldog Francés nace de una cruza entre dos razas: el Bull Terrier y el Bulldog Inglés. Su origen se remonta a 1850 en Inglaterra con el Bulldog Inglés, el cual es descendiente de las razas tipo Mastiff. El Bulldog Inglés se popularizó en el siglo XVIII, pero ambas razas se utilizaban para el entretenimiento de las personas debido a que eran utilizados como perros de pelea, ya que ocupaban menos espacio que un concurso de presa de toros. Las peleas de perros tuvieron mucho éxito en esa época por lo que las autoridades no pudieron controlar estas sangrientas prácticas.


Por otro lado, otro grupo de aficionados que no estaban interesados ​​en las peleas de perros empezaron a criar un pequeño Bulldog que no pesaba menos de 7,3 kg, pero no más de 11,8 kg. No sólo existen grandes diferencias en el peso corporal entre estos perros, sino que sus estructuras también son diferentes. Algunos ejemplares tienen orejas rígidas, otros tienen espaldas o patas largas y algunos tienen caras planas o narices largas. Pero estos cruces han recibido poco apoyo entre los criadores de bulldog británicos. Pero a la clase trabajadora en Gran Bretaña le gustan estos cachorros y los acoge. Estos pequeños bulldogs llegaron a llamarse bulldogs en miniatura.


Cuando avanzó la Revolución Industrial Británica, los artesanos llevaron sus habilidades y perros a Francia, donde pudieron continuar con su comercio. El criador de Bulldog Británico estaba muy feliz de que el pequeño Bulldog hubiera abandonado el país, y pronto esta raza estuvo casi extinta en las Islas Británicas. A finales del siglo XIX, el Bulldog Francés era tan popular en Francia que se exportó a Inglaterra. Durante este período, los franceses establecieron el primer estándar para esta raza, que es muy similar al estándar actual. A fines del siglo XIX, cuando los estadounidenses adinerados fueron a París, se enamoraron de este cachorro, que nunca se había visto en los Estados Unidos y pronto se exportó a este país.

Desde ese momento, muchos criadores y expertos de esta raza han estado exhibiendo sus ejemplares en numerosas exposiciones caninas y el Bulldog Francés no ha detenido su expansión por todo el mundo. Hoy en día podemos encontrar muchos criadores de Bulldog Francés, pero es importante encontrar un buen criador. No sólo en Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos, sino en cualquier parte del mundo. Además de aportar cada vez más colores, los criadores también están evolucionando en cruces, perfeccionando la variedad. Es una de las variedades más populares y se está volviendo cada vez más conocida.


El Bulldog Francés pertenece al grupo de los molosos ya que tienen características muy especiales. Tiene una mandíbula musculosa, es fuerte, tiene cabeza grande, pero hocico pequeño. Su pelaje es muy corto y se pueden encontrar algunas arrugas en su cuerpo, como si fueran un exceso de piel, pero en realidad esta es otra característica de esta raza. Su cola, como su nariz, es muy corta. En cuanto a los ojos, generalmente son negros, relativamente redondos y un poco saltones.


Se le considera un perro braquicéfalo ya que puede llegar a presentar problemas respiratorios, su manera de regular la temperatura corporal es como en todos los perros, por la lengua, sin embargo por la forma que tiene su hocico se les puede llegar a complicar por lo que el clima caluroso les afecta más.


Los colores que admite el estándar de la raza son el atigrado, crema y negro, en esta raza hay más variedades de colores y son reconocidos como colores exóticos.

Otra característica peculiar de estos perros es que poseen una cabeza muy grande, razón por la cual cuando se planea tener crías los partos deben ser por cesárea, porque se pudieran atorar durante un parto natural. Sin embargo, puede suceder que los cachorros nazcan de manera natural aunque -claro está-, es muy arriesgado, pues pueden morir los cachorros y en casos más graves, hasta la madre llega a fallecer.


En cuanto al temperamento de la raza, es un perro muy amigable, amistoso, juguetón y travieso lo que lo convierte en un excelente acompañante tanto para personas mayores como para niños.

7 vistas0 comentarios