Y esta es su historia… ¡Ella!


Por Diane Prohaska


Recuerdo estaba sentada en mi oficina cuando recibí un mensaje. Valerie inició la conversación con un “sé que vas a decir que no…” y comenzó a relatarme que unos de sus mejores amigos en México, de la familia Cano, adoraban a “Ella” y querían hacerle una campaña ahí. Honestamente no sé qué se apoderó de mí, pero conversamos por un rato y concluí diciéndole que lo pensaría. A partir de ahí tuve muchas pláticas con Orlando Cano y antes de darme cuenta, ya estaba manejando a Florida para asistir al AKC National / Royal Canin Cup Show y conocer a sus nuevos co-propietarios y manejador.

Después de una reunión con Santos y Antonio Cano, los gemelos menores de la familia, inmediatamente quedé encantada con su proyecto y supe que se convertirían en una extensión de mi familia, “mis chicos”, como los conozco, son simplemente dos de las más cariñosas y generosas almas que conozco.

Durante esa misma semana también conocí al nuevo manejador de “Ella”: Martín Egozcue, que es simplemente una figura llena de energía y quien el último día del circuito, el destinado al Campeonato Nacional de la AKC (American Kennel Club), se acercó y me dijo que él quería presentar a “Ella”. Por supuesto que dije que sí, y cualquiera que me conoce sabe que haría lo que fuera por no dejar de presentar a uno de mis perros. ¡No tenía idea de que “Ella” haría su camino hasta llegar al frente de la fila para una última vuelta al ring donde el respetado juez Clay Cody la señaló, seleccionándola como la Mejor de la Raza sobre esa alfombra roja y rodeada de los mejores ejemplares del país! Martín y “Ella” hicieron una excelente mancuerna desde ese momento.


Todos juntos, al lado de mi madre (conocida como Mamá Sue), Valerie y algunos otros increíbles amigos, nos convertimos en el “Equipo Ella”, nuestra princesa canina, hija del famoso “CJ” y Lina.

“Ella” y Martín viajaron a Mérida, Yucatán para las vacaciones invernales. “Ella” pasó ese tiempo en la playa y en la alberca, conociendo a todo tipo de nuevos amigos caninos, algunos tenían pelo, otros tenían patas de más de cinco pulgadas de alto y otros eran del doble de su tamaño. “Mike”, un ejemplar de raza Whippet, se convirtió en su mejor amigo, con quien normalmente se le veía jugando en la alberca o persiguiéndose uno al otro. Las fotos y los videos mostraron que “Ella” estaba teniendo una gran aventura frontera abajo.