¿Qué color elegir?


Por Jonathan Manzano Martínez


El Schnauzer miniatura es una de las razas más buscadas para ser mascotas de compañía de niños y adultos. Su particular carácter los hace ser sociables, amigables, alegres, juguetones, tranquilos y guardianes a su familia, mostrándose siempre alertas ante cualquier situación desconocida para ellos.

Cuando decidimos adquirir un perro como mascota de compañía debemos estudiar su historia, su apariencia general, alimentación, nivel de energía, carácter, arreglo estético y los cuidados que debemos darle para tener una mascota saludable.

Después de haber analizado todos los factores que conlleva tener una mascota y decidimos por el Schnauzer miniatura entre varias razas como ideal para adaptarse a nuestro rol de vida, nos entra otra incógnita ¿qué color elegir?, por lo que te explicaré brevemente una de las características que los define en su colorido armónico, que le abre las puertas a la adquisición, gracias a la lucidez y salud que muestra su capa.

Su pelo es duro que puede definirse como de alambre y para mantenerlo así es recomendable la técnica de stripping, la cual consiste en arrancar el pelo muerto con ayuda de una cuchilla especial para que mantenga la consistencia y textura del pelo típico de la raza, misma que es utilizada cuando el Schnauzer participa en exposiciones caninas y es, además, la técnica más recomendable cuando decidimos que un Schnauzer miniatura sea nuestro compañero de vida.

Los colores del Schnauzer miniatura son: sal y pimienta, negro, negro y plata y blanco, todos ellos espectaculares y hermosos, lo cual dificulta seleccionar el matiz adecuado.

Sal y pimienta

Esta combinación de color es la más conocida en los Schnauzer y se le llama así porque tiene tono medio con igual distribución de color pimienta, con lanilla interna gris, se admiten tonalidades que van desde el obscuro gris acerado, hasta el gris plata; todas las variedades de color deben tener una máscara oscura que subraya la expresión y en armonía con el color da la tonalidad respectiva; debe tener manchas claras y bien definidas en la cabeza, en el pecho y en los miembros.

Negro puro

El color negro en esta raza es de los más demandados y comunes debido al tono intenso en cuerpo y patas con lanilla interna negra.

Color negro y plata

Con una capa externa de pelo negro con lanilla interna negra, mancha blanca sobre los ojos y en las mejillas, también en la barba, garganta, pecho, ingles, cara interna de los miembros posteriores y en la zona perianal. La frente, nuca y los lados exteriores de las orejas deben ser negros, igual que el pelo de la capa externa.


Color blanco

Los Schnauzer blancos son exclusivos en tamaño miniatura, ya que prácticamente no existen gigantes ni estándares blancos. Su tono es sólido en cuerpo y patas con lanilla interna blanca, su trufa debe ser negra.

Un tema importante que debe informarse al futuro propietario es la herencia del color en el Schnauzer miniatura, el cual viene determinado por una serie de genes o combinaciones que afectan tanto el color en sí, como la intensidad, el grado del color o la posibilidad de manchas etc. Los colores negro y sal y pimienta son tonos dominantes, seguidos del negro y plata y del blanco, que son colores recesivos.

De los cuatro colores del Schnauzer miniatura el negro es el más dominante, como ya se dijo, seguido del sal y pimienta; el negro y plata y el blanco son colores recesivos y, por lo tanto, solamente cuando son aportados por ambos progenitores es como se obtienen estos colores no dominantes sobre ningún otro color.

Por ejemplo, si cubrimos un Schnauzer sal y pimienta con un negro y plata o un blanco, obtendremos cachorros sal y pimienta, que es el color dominante.

Algo semejante ocurre si cubrimos un Schnauzer negro puro con un sal y pimienta, o un negro y plata o un blanco, los cachorros serán negros, ya que éste es el color dominante.

Para obtener cachorros con los colores recesivos se recomienda que ambos progenitores (macho y hembra) porten el mismo color, bien sea negro y plata y blancos. Por ejemplo: si cubrimos un Schnauzer miniatura negro y plata con un Schnauzer negro y plata, siempre obtendremos cachorros de color negro y plata, independientemente de la genética que porten. Lo mismo sucede con el Schnauzer blanco, si lo cubrimos con otro blanco, los cachorros serán de este color.

En la actualidad se recomienda revisar los colores de los antepasados y así tener una idea más clara del color de nuestros ejemplares y aunque la cruza entre colores es permitida, lo ideal para conservar la elegancia y un linaje puro sería realizar cruzas entre perros del mismo color. Por eso aquí la importancia del pedigree de un ejemplar, ya que en él podemos ver los colores de sus antepasados y tener una certeza de lo que tenemos.

Otro factor a tener en cuenta es la intensidad del color, no sólo en la capa superior, sino también en el sub-pelo, factores heredados separadamente del color en sí. Como ejemplo, los negros con mantos rojizos, o los sal y pimienta demasiado oscuros o bastante claros, o los negro y plata con su pelo gris o marrón.

Intentar mantener el color de nuestros Schnauzer es lo ideal para todo aficionado o criador profesional y en esta como en cualquier otra labor el conocimiento de lo que se tiene en manos es fundamental.

Espero que esta breve explicación te haya servido si tu ideal es tener un Schnauzer miniatura de linaje puro y no entrar en controversia con los colores exóticos que existen en la actualidad.

114 vistas0 comentarios