Puntos finos al juzgar un Beagle. Visión de un Juez Internacional


Por Edna González


Casi cualquier canófilo se puede considerar como juez en un momento dado; comenzando por sus propios ejemplares, así como de otros ejemplares para contemplarlos o no en su plan de cría. Los cachorros que nazcan en su casa, y para poder escoger aquel(la) que supone tiene las condiciones para ser un ganador(a) y/o reproductor(a) con potencial; entonces es que este artículo está orientado a todo aquel que se interese por el mejoramiento de la raza Beagle.


Básicamente al “juzgar” o evaluar a un ejemplar de la raza Beagle, hay que tener en mente los siguientes puntos que son muy importantes para la raza.


Tipo


Este es el primer punto importante en todo ejemplar. El TIPO que debemos observar a cualquier ejemplar Beagle, será el ver a un FOX HOUND INGLÉS en miniatura tal como lo especifica el estándar de perfección racial: siendo entonces un perro sólido y robusto para su talla, ya sea de 13 o 15 pulgadas.


El Tipo en un Beagle estará dado por lo que me gusta llamar como “un paquete completo”, balanceado de un conjunto de cabeza, estructura anatómica, movimiento, temperamento, carácter, manto y color.



Cabeza


Hablando de la CABEZA, deberá tener una proporción del largo del cráneo y el hocico, debe ser lo más cercano a la proporción: 50:50, los planos deben ser paralelos, presentándose una clara depresión fronto nasal (stop), acompañada del sello de un BUEN BEAGLE con EXCELENTE TIPICIDAD. Tendrá que estar libre de piel floja y/o arrugas.



Expresión


Al mirar el ejemplar debe derretirte el corazón, con su mirada y expresión dulce, típica de un sabueso que, al mismo tiempo, expresa: curiosidad, felicidad y suavidad; aspectos que emanan de los ojos del Beagle. Viendo sus ojos puedes casi leer su mente, ver su nobleza y dulzura.


La expresión es dada por la forma y color de ojos, que deben ser almendrados y obscuros en perros tricolor. En ejemplares rojo y blanco, pueden ser de color castaño o almendra obscuros, pero NUNCA ser ojos claros o amarillos, pues entonces serán de expresión agresiva, con rastros de fiereza, y esto simplemente es una EXPRESIÓN ATÍPICA Y NO DESEABLE EN UN BEAGLE.


Cabe mencionar que no existe descalificación por el color de ojos claros en el estándar, pero debemos tomar en cuenta lo importante que es este aspecto para la raza, teniendo mucho cuidado de no premiar a un ejemplar con esta característica, pues recordemos que son aspectos hereditarios que irán en deterioro de la raza.



Orejas


Las orejas son otro punto que ayuda a brindar una suave expresión. En reposo deben estar al nivel del rabillo del ojo: serán largas, llegando ya sea a la punta de la nariz o al crecimiento de ésta, y redondeadas en las puntas. La expresión debemos juzgarla arriba de la mesa, al hacer el examen individual a cada uno de los ejemplares. Todos los beagles elevarán las orejas en estado de alerta o al llamarles la atención con algún objeto o pedazo de comida.


Mordida


Aunque la mordida no es mencionada en el estándar del AKC (American Kennel Club) sí aparece mencionada en el de la FCI (Federation Cynologique International) y al ser la Federación Canófila Mexicana un organismo reconocido por este órgano, estamos apegados a sus estándares. La mordida debe ser de tijera, presentando una dentadura regular y completa, se puede permitir una mordida de pinza, pero nunca prógnata o enógnata, pues esto cambia totalmente la estructura y apariencia de la cabeza. Otra vez tenemos que decir que no existe descalificación en este aspecto, pero de ninguna manera esto es motivo para comenzar a premiar perros que presenten una mordida defectuosa.


Balance

Este será dado por la armonía entre todas las partes del cuerpo del ejemplar, tomando como punto base la talla del perro y las proporciones entre largo y alto del ejemplar.


Se debe buscar, apreciar y premiar a ejemplares robustos, armoniosos y no demasiado toscos. Los huesos del Beagle deben ser fuertes y robustos, pues no son deseables los muy delgados y finos.


Es ideal presentar un pecho ancho, pero siempre y cuando no sea demasiado pesado o de tal forma que dé al ejemplar un aspecto rudo o parecido al Bulldog. Un pecho profundo es ideal, pues podrá almacenar unos pulmones adecuados para realizar un trabajo eficaz en el campo. La distancia del suelo al codo es la misma que la distancia del codo al hombro, dando entonces una proporción de 50:50.


La distancia entre los hombros y el codo debe ser igual a la distancia entre el codo y el pie.



Proporciones del cuerpo


Estas proporciones deben ser consideradas de igual forma tanto para ejemplares de 13 como de 15 pulgadas.


Los Beagle deben ser LIGERAMENTE más largos que altos, es decir, la distancia del punto de hombro al punto de las nalgas es igual o ligeramente mayor que la distancia que existe de la punta de las escápulas al suelo. Añadiendo el pecho, ahora usted tiene un ejemplar que es ligeramente más largo que alto.


Hombros


La transición del cuello hacia los hombros debe presentar una línea suave, del mismo modo que la línea de los hombros a la espalda. La línea superior debe ser a nivel sin presentar protuberancias o hundimientos, aunque muchos ejemplares machos presentan músculos semejando una “cresta” sobre los hombros, que es perfectamente aceptable, siempre y cuando esto sea un indicio de fuerza muscular.


Debe existir un claro balance y coherencia entre las angulaciones delantera y trasera (que me permito extender un poco más y el artículo del movimiento del Beagle)


Cola


Este es otro sello importante de la raza, el Beagle desarrolla un trabajo en el campo y su cola constantemente estará en movimiento, por lo que puede ser fácilmente lastimada por plantas u otros objetos, así que debe presentar un buen cepillo (cantidad abundante de pelo) hacia el final de la cola como protección. Esta característica el cachorro la irá desarrollando con la edad.


La punta de la cola debe ser ligeramente más alta que la cabeza, estando el perro en una posición de alerta. La punta tiene que ser blanca pues serviría como señal o bandera en el momento de la cacería, haciendo más fácil identificar a un perro de una presa. La cola es llevada hacia arriba en una ligera curva con el mismo propósito y no tocar la espalda, pues entonces ésta no podría verse.


Pelo


El pelo le brinda protección al ejemplar contra la intemperie, por lo que debemos buscar un pelaje fuerte, de largo ponderado, siendo indeseable un pelo fino como de foca. Y recordemos que CUALQUIER COLOR DE SABUESO ES ACEPTABLE EN UN BEAGLE (excepto el hígado, de acuerdo con la FCI).



Temperamento


Un Beagle debe ser un sabueso alegre, amistoso, cariñoso, curioso y atento a su amo. Siendo sabueso, el olfato es su más fuerte instinto, por lo que cuando tenga oportunidad, lo primero que hará será bajar su nariz al piso.


Un ejemplar tímido y/o apático, debe ser severamente penalizado en un ring. Este tipo de ejemplares usualmente tiende a bajar la cola todo el tiempo. La agresividad también debe ser totalmente penalizada.


Movimiento


Aunque el movimiento no se menciona en el estándar, debemos tener presente el tipo de estructura que posee un Beagle, así como su función zootécnica. El Beagle debe trabajar en el campo, caminando, galopando, por lo que la eficiencia en el movimiento será muy importante para un buen desarrollo de su tarea.

Un movimiento adecuado muestra poderío, sin aparente esfuerzo, flexible, con buen alcance de los cuartos delanteros y buen empuje de los cuartos traseros. Siendo además limpio en su andar de frente y de ida, sin cruzar o sacar los miembros. Estos siempre deben moverse de forma paralela.



Talla


AKC

Se exhibe a los perros en dos variedades.

Variedad 13”. Perros menores de 13 pulgadas HASTA de 13 pulgadas

Variedad 15”. Perros mayores de 13 pulgadas HASTA de 15 pulgadas.

DESCALIFICACIONES: perros MAYORES de 15 pulgadas


FCI

Se exhibe a los perros en una sola variedad; aceptándose las siguientes tallas.

Perros desde 13 HASTA 16 pulgadas.

NO existe descalificación por talla, aunque sí menciona que NO SE DEBERÁ PREMIAR A PERROS con una talla MENOR a las 13 pulgadas.



La diferencia de las tallas sólo afecta a éstas, las proporciones, todas las características antes mencionadas seguirán siendo las mismas para todas las tallas.


Cuando se está juzgando un Beagle, primero debemos tener un ejemplar típico, balanceado, corpulento en relación a su talla y volumen, bien proporcionado.


Al ver al ejemplar de frente debemos observar una buena proporción entre lo ancho del cráneo, del hocico, ojos de forma almendrados, correctamente insertados y de color obscuros; buena inserción de orejas, así como las formas de éstas. Buena substancia y siempre en relación y balance con el cuerpo.


Al comenzar el examen físico revisemos la mordida, evaluemos las proporciones y planos de la cabeza; la inserción, longitud y forma de las orejas, el ensamble del frente, lo ancho del pecho, la proporción entre cuerpo y patas; espalda con una línea suave y armónica, sin hundimientos y/o protuberancias; pelaje de correcta textura y que demuestre salud en el ejemplar; ensamblado de los cuartos traseros; la inserción, grosor y pelaje de la cola; revisar los testículos en el caso obvio de los machos.


Verificar que el movimiento del ejemplar sea correcto y TÍPICO de la raza.

La decisión finalmente se hará por la apariencia general, la tipicidad, el temperamento, movimiento y por último el color, rara vez se tomará una decisión final basada solamente en el color de un ejemplar. Recordemos que NO EXISTE un buen Beagle con el color equivocado.

85 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo