top of page

Perros de asistencia y su importante rol en la vida de las personas a las que asisten.


Por Fátima Lozada


Desde siempre los canes han servido al hombre en diferentes formas a través de la historia. Cuando los primeros humanos se establecieron los perros fueron, además de amigos fieles, celosos guardianes del hogar y pastores eficientes desde los albores de la ganadería.


Su trabajo consiste en ayudar a las personas con problemas de movilidad, a quienes sufren enfermedades mentales o aquellos que padecen trastornos que pueden derivar en eventos donde corre riesgo la vida de la persona, si la misma no recibe medicación o asistencia médica a tiempo.


Todos ellos usan arneses, mochilas o chalecos distintivos, a veces con una etiqueta de identificación. Pueden acceder libremente a los lugares públicos, así como a todo tipo de vehículos de transporte, siempre que tengan la certificación correspondiente.


Los perros de asistencia son compañeros fieles y mascotas adorables cuando están en la casa y no lucen su identificación. Sin embargo, es importante entender que cuando usan sus chalecos y arneses están trabajando y no deben ser distraídos ni interrumpidos en su tarea. Por ello es que se recomienda no acariciar ni acercarse a un perro de asistencia en la calle o cada vez que tenga su identificación visible.


Los perros de asistencia no sólo brindan un servicio específico a la persona que asisten, sino que mejoran significativamente su calidad de vida proporcionándoles libertad e independencia.


Dentro de los perros de asistencia se incluyen:


Perros de asistencia psiquiátrica

Están entrenados para brindar compañía, soporte emocional y ayuda integral a personas con problemas mentales, fobias y trastornos de estrés postraumático. Su trabajo consiste -entre otras cosas-, en concentrar y mantener el interés de la persona para evitar comportamientos compulsivos o acciones que puedan ponerlo en peligro.


Perros de asistencia en autismo

Ayudan a personas con autismo tanto en el manejo de los síntomas como en el desarrollo de la vida diaria, contribuyendo a su independencia y bienestar general. Su tarea es variada y van desde su intervención en cambios de humor, ansiedad, hiperactividad y episodios de auto lesión, como en alertar a la familia ante situaciones de peligro.


Perros de asistencia en movilidad

Su función va desde acercar o recuperar artículos esenciales, ayudar en tareas de la vida diaria y al transporte de la persona a la que asisten. Son ayudantes perfectos para brindar independencia a personas con movilidad reducida o impedimentos físicos. Ayudan a tirar de una silla de ruedas, transportar equipamiento en sus mochilas y asistir en las tareas diarias, para lo cual siguen programas de entrenamiento adaptados a la tarea que deben realizar.


Las razas de perros recuperadores como el Labrador y el Golden Retriever son las más adaptables para este tipo de asistencia. Muchos de ellos son rescatados de refugios o criados especialmente para ingresar en estos programas de entrenamiento.


Perros de alerta o detección médica

Son perros entrenados tanto para pedir ayuda externa cuando la persona a la que asisten sufre un ataque, así como aquellos que alertan a sus dueños cuando detectan cambios que pueden derivar en ataques o convulsiones.


Los perros de alerta o detección médica ayudan al manejo de enfermedades en individuos con afecciones de alto riesgo, como por ejemplo diabetes y otras enfermedades donde el paciente puede necesitar medicación o ayuda externa.


Su tarea puede consistir en disparar sistemas de alarma como por ejemplo pulsar un botón que contacta a la emergencia cuando la persona a la que asisten sufre un ataque o alertar a la persona antes de que el ataque se produzca.


Forman parte de estos últimos, los perros para detección de diabetes, que gracias a su olfato pueden detectar signos y alertar a personas diabéticas antes de sufrir episodios de hipoglucemia.


Perros guía o lazarillo

Los perros guía ayudan a las personas con problemas visuales a sortear los obstáculos y garantizan su seguridad. El adiestrador, es decir, la persona asistida y su perro, constituyen un equipo. El adiestrador es responsable de impartir instrucciones y el perro se encarga de garantizar la llegada del equipo a destino.


Las razas comúnmente entrenadas como perros guía son el Labrador Retriever, Golden Retriever y Pastor Alemán. Cuando están trabajando llevan un arnés con un mango en forma de “U”.


Pero fue en Oldenburg, Alemania, en 1916, que se fundó la primera escuela de entrenamiento de perros lazarillos, tal como se les conoce en la actualidad. Ello con la finalidad de asistir a los soldados que regresaban de la guerra sin alguna extremidad.


Perros señal

Los perros de señal o perros para personas sordas, se especializan en alertar a las personas con problemas de audición de sonidos que son de importancia en la vida diaria.


Cuando suena una alarma, el timbre, un teléfono, o ante el llanto de un bebé, el perro toca a la persona que no puede oír y lo guía hasta la fuente del sonido.


Pueden ser de raza pura o mixta, reciben un entrenamiento especial y llevan un chaleco como identificación.


Referencia 

“Cosmodoggyland es una revista canina trilingüe dedicada a informar, formar, entretener e inspirar. Todo lo que hacemos está fundado en nuestro profundo amor y respeto por los integrantes caninos de la familia y conforme a los valores que nos inspiran.”


24 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page