top of page

¿Obediencia o educación?


Por Esther Pérez Cruz | Entrenadora


En muchas ocasiones estamos acostumbrados a buscar un entrenador para que nos ayude a entrenar a nuestro perro, el entrenador le enseñará a caminar junto, sentarse, echarse y realizar algunas otras actividades a la orden, pero, ¿es lo que necesitamos?


Hoy en día requerimos más a un perro educado y respetuoso con su entorno, que a uno que obedezca órdenes, es decir, si yo salgo con él a la calle y lo llevo a un lugar PET FRIENDLY, el perro debería no ir tras otro perro, permanecer en calma mientras comemos, no ladrar en el cine y sobre todo, que tanto el perro como yo, disfrutemos la salida.


Por lo tanto, debemos enseñarle en conjunto con el entrenador, “los buenos modales” que queremos que tenga nuestro compañero peludo.


Si a mi me gusta que duerma en mi cama está bien, solo es necesario enseñarle que se debe subir a nuestra orden, no antes de que nosotros lo hagamos y sobre todo a no ocupar todo el espacio de la cama, cuando le enseñamos esto al perro, no vamos a tener nunca un problema de territorialidad con él, es decir, no habrá gruñidos ni agresión de su parte.


La convivencia familiar es muy importante, por lo tanto es INDISPENSABLE que TODA la familia esté involucrada con la “educación” de nuestro amigo perruno, sí se decide que no se va a subir a los muebles de la sala, todos deben de no permitir que se suba a ellos, así el perro tendrá claro los límites de qué está permitido hacer y qué no, y si deciden que se puede subir a los muebles de la casa, es IMPORTANTE que se haga a una orden, esto se traslapa a cuando vamos a visitar a un familiar o amigos, si en esa casa no permiten a los perros subir a los muebles, con sólo no dar la orden de subirse, el perro sabrá que en esa casa no se debe subir a los muebles y también habrá espacios donde estará restringido su acceso, sin que cause ningún inconveniente.


Cuando salimos a la calle o al parque, es sumamente molesto ir caminando y que tu perro se vaya jalando, o vaya ladrando a todo aquello que se mueva, el entrenador en obediencia le enseñará a caminar a tu lado sin jalarse (sumamente importante para la salud del perro y tu integridad física, ¿porqué? Sí lo llevamos con collar de castigo o de ahorque, el perro se lastimará la traquea por el esfuerzo que realiza para jalarse, sí le ponemos una pechera antiarrastre lo que hacemos es impedir el libre movimiento de los músculos deltoides, ocasionando problemas a la larga al perro y nuestra integridad física se ve comprometida si se jala y tropezamos con él, podemos lesionarlo al pisarlo y lastimarnos nosotros al tratar de no pisarlo) es importante recalcar que un perro no debe estar sin correa en la vía pública (Art. 30 del Código Civil) por la seguridad del perro, propietario y de las personas que se encuentran en el lugar.


Si en tu paseo se te ocurre hacer una parada, es también importante que el perro esté acostumbrado a permanecer a tu lado sin que te jale, ladre o muerda.


Seguimos con el tema del baño, en muchas ocasiones le dejamos todo el trabajo de enseñanza y reforzamiento al entrenador, cuando debería ser al contrario, es uno como propietario quien debe reforzar el entrenamiento y condicionamiento de dónde queremos que nuestro compañero haga del baño, hay quienes prefieren que haga en la calle y quienes deciden que haga dentro de casa.


Cualquiera que sea la decisión, debe uno de tomar en cuenta que los cachorros hacen del baño después de comer, dormir y jugar, por lo consiguiente somos nosotros los que debemos de invertir el tiempo para lograr que nuestro pequeño amigo realice sus necesidades en los lugares que queremos.


En el caso de los adultos es mucho más fácil, porque ellos ya tienen control de sus esfínteres, ellos generalmente hacen del baño después de dormir, y ¿cómo sabemos cuándo defecarán? muy fácil, es importante darles de comer en un horario específico, ya sea que le demos una o dos comidas al día, las primeras veces tendremos que ir observando conforme pasan las horas checando cuando nuestro perro tiene ganas, cuando haga del baño vamos teniendo una idea, después de varios días sabremos un aproximado del tiempo en el que nuestro perro defeca, así podremos sacarlo o llevarlo a la zona donde hayamos decidio que lo haga.


¿Por qué es importante esto? Justo para evitar accidentes cuando salimos al centro comercial o a lugares cerrados.


Es primordial que uno le enseñe a nuestros perros a respetar el paso de los mayores, niños, carreolas y sillas de ruedas, es decir, si uno en la calle ve a una persona transitando, debemos hacernos a un lado con nuestro perro, para permitir el libre paso, recordemos que no a mucha gente le gustan los perros y hay muchas personas que le tiene pánico, seamos respetuosos y sobre todo, enseñémosle a nuestros perros a ser respetuosos con el entorno, es sumamente molesto pasar y que un perro se te aviente o te ladre.


Tenemos la obligación de criar y enseñar a nuestros perros que sean buenos ciudadanos, esto repercute en un ambiente cordial y respetuoso para todos.

Si vivimos en una área boscosa con fauna silvestre, es necesario que adiestremos a nuestros perros a no perseguir o molestar a las aves o ardillas.


Es esencial que nuestros perros tengan un collar y una placa donde tenga la información del encargado del perro, existen muchos perros perdidos que no se pueden entregar por falta de información .

Otra de las actividades que le debemos enseñar al perro en conjunto con el entrenador, es la de condicionar al perro al manejo con el veterinario, que se dejen tocar las orejas, checar los dientes, manipular su cuerpo, darles el medicamento, cortarles las uñas, pesarse en la báscula, incluso dejarse poner las vacunas, esto ¿Para qué nos sirve? muy sencillo, nos sirve para que todas las visitas al médico sean placenteras y no resulte un evento traumático para todos.


Una de las actividades importantes que le debemos enseñar a nuestro mejor amigo es el de permanecer tranquilo y en calma en una transportadora, mucha gente pensará que no es necesario, por el contrario que es inútil y cruel hacer que el perro permanezca en una, no hay pensamiento más incorrecto, en caso de un siniestro en nuestra población, el perro permanece más seguro en una, si el perro tiene necesidad de ser intervenido quirúrgicamente y debe estar en reposo, no hay nada mejor que el perro esté en una transportadora sin estresarse.

Si hay que viajar y el perro no puede estar con nosotros en el viaje, es más cómodo para él estar en una transportadora, así no tendremos la preocupación de que el perro rompa la transportadora, se escape, se lesione o colapse por causas del estrés.


El proceso para enseñarle a un perro que esté en una transportadora es también de paciencia y constancia, primero le enseñamos al perro a entrar a la transportadora, le podemos dar de comer o sus premios dentro de la transportadora, si aún metiéndole la comida el perro se niega a entrar, le quitamos la parte de arriba y le ponemos el alimento, así el perro no se sentirá encerrado, ya que pasen unos días y el perro se sienta cómodo comiendo en incluso jugando dentro de la transportadora, le ponemos la parte superior, hacemos el mismo procedimiento, que coma y reciba cosas agradables en el interior, ya que permanece por sí mismo dentro de la transportadora, la podemos cerrar, por unos instantes, si el perro no trata de salir lo recompensamos, si no es así, cerramos y en el momento que esté en calma, abrimos, este trabajo es más del cuidador o encargado del perro, que del entrenador canino, ya que es un proceso de tiempo y constancia.


En días recientes se ha publicado en la Ley de Transito, Art. 80 y este menciona “Las mascotas no pueden viajar en el asiento delantero, sino que deben hacerlo en el trasero, con algún método de retención” (cinturón de seguridad o transportadora) éste se elige de acuerdo a las necesidades de nuestro amigo, es decir si es inquieto una transportadora para su tamaño puede servir, esta es ideal cuando tenemos un cachorro, un perro adulto es más facil de entrenar, sino es el caso, la transportadora ayudará a entrenarlo para que se contenga, existen muchos perros que se marean, estresan y están muy inquietos en el viaje en auto, es conveniente condicionarlos para que en el viaje todos estemos cómodos, ¿cómo podemos lograr que se relaje el perro si aborrece ir en auto?, es un trabajo de paciencia y de tenacidad, por pequeños periodos de tiempo hay que subir a nuestro perro, al principio le daremos recompensa por subir al auto y permanecer por segundos tranquilo en el interior, posteriormente lo haremos por periodos más largos, después encendemos el auto, si el perro está en calma, avanzamos el auto, sino regresamos hasta donde el perro estuvo relajado, continuamos en reacondicionamiento, este proceso puede ir acompañado de algún medicamento que el Médico Veterinario haya recetado para este fin.


En ocasiones con aromas relajantes o feromonas sintéticas de la madre, podemos avanzar con gran éxito el que el perro disfrute el viaje en auto.


Es responsabilidad de todos los que tenemos perros, tener un entrenamiento de obediencia y una educación adecuada para asegurar una convivencia armónica entre humanos y no humanos.

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Alabai

bottom of page