Néstor Castro, Siguiendo sus pasos junto a Zeke y Jewel, sus perros guía


Por. Olivita de México


Hola, amigos lectores. Les saludo cordialmente y doy la bienvenida a este espacio dedicado al tema de los perros de asistencia. Dando continuidad con los binomios usuarios-perros de asistencia, en esta ocasión les comparto el fuerte vínculo entre Néstor Castro y Zeke y Jewell, sus perros guía, ambos lazarillos entrenados en Leader Dog for the Blind, escuela ubicada en Rochester, Michigan, al norte de Estados Unidos y de donde proviene la mayoría de los perros guía que trabajan en México.


Gracias a la guía de sus leader dogs, aunque es ciego total, ha logrado caminar de forma segura e independiente por las calles de Tequisquiapan, en el estado de Querétaro, su ciudad de residencia actual. Primero fue Zeke, ese inigualable Labrador color amarillo quien le guio durante más de 10 años, llevándolo por todas partes, desde conducirlo al trabajo, a los diferentes sitios para capacitar en temas de tiflotecnología hasta acompañarlo para dar conferencias y difundir la noble labor que realizan los perros guía.


A nuestro amigo Néstor, nos confía, siempre le han gustado los perros y, probablemente, cuando era niño ni siquiera imaginaba que, a futuro, en su vida haría equipo con un perro de asistencia. De ahí que resulte interesante destacar cómo se dio esta relación entre Néstor, hombre de fe y que siempre emana energía positiva, y sus perros guía: los ojos que Dios le envió para bendecir su ejemplar vida, la cual reseño a continuación.


Néstor Eduardo Castro Aguirre es una persona ciega total desde los tres meses, es usuario de perro guía a partir del 2008, fecha en que le donaron su primer perro. Nació en la ciudad de Córdova, Veracruz, el sábado 6 de marzo de 1971, justo a unos días de iniciar la primavera. Le tocó crecer en la década de los setenta, época difícil para los mexicanos debido a las recurrentes crisis económicas y, sobre todo, porque no se hablaba de la discapacidad ni de la inclusión e integración, mucho menos de los derechos humanos de las personas con discapacidad.


Se graduó como licenciado en Psicología por la Universidad del Golfo de México, afiliada a la Universidad Veracruzana, quedando en tercer lugar de su generación con un promedio sobresaliente de 9.63. Es casado con Dalia, madre de sus tres maravillosos hijos: Néstor, Tanya y Arturo el más pequeño. Ellos forman su hermosa familia y constituyen su razón de vivir. Afortunadamente ningún miembro de su familia tiene discapacidad visual. A sus hijos les encantan los perros, particularmente a Tania.

Como podremos constatar a lo largo de este breve artículo, el testimonio de Néstor es sinónimo de esfuerzo y perseverancia. Su éxito no ha sido únicamente en el ámbito académico y laboral, pues, aunque actualmente no cuenta con un empleo fijo, siempre está con una actitud positiva y buscando nuevas oportunidades de trabajo. Ha demostrado ser un ciudadano productivo y responsable. Ha trabajado como docente, también ha ocupado puestos importantes en instituciones de gobierno y, como buen psicólogo, trabaja dando terapias a quienes le solicitan su apoyo. Disfruta, especialmente, le permitan enseñar.


Instruir es lo suyo y más ahora que está desempleado ha demostrado su gran capacidad y preparación para ser facilitador en importantes asociaciones de personas con discapacidad visual, entre las que destacan Ilumina, Ágora de México, la Escuela de Entrenamiento para Perros Guía de México, siendo su especialidad enseñar a los ciegos a utilizar los lectores de pantalla (Jaws y NVDA), con el objetivo de contribuir a su real incorporación laboral, educativa y social.

Por si lo anterior no fuera suficiente, Néstor tiene como aliado lo más primordial: el amor de su familia, la sincera amistad y confianza de sus amigos, además del incondicional amor y fidelidad de sus perros guía, quienes han sido felices guiándolo por la ciudad, recibiendo sus caricias, agua para calmar su sed después de una buena caminata, así como el sentirse cuidados, bañados, recibiendo minuciosas cepilladas para que estén limpios y bien presentables, además de bien alimentados.

Al igual que otras personas con discapacidad visual, Néstor, durante su vida se ha enfrentado con un sinnúmero de adversidades que ha sabido sortear. Es ciego desde los tres meses de nacido. Sus padres se dieron cuenta de esta situación hasta cuando tenía un año. Fue entonces que iniciaron un extenuante peregrinaje visitando doctores y hospitales, sin embargo, el diagnóstico fue atrofia bilateral del nervio óptico, enfermedad que hasta el día de hoy no tiene cura.

A pesar de su terrible diagnóstico, Néstor insistió a sus padres para estudiar en la escuela de niños ciegos de Coyoacán, pero como le quedaba muy lejos de su casa, continuó su educación primaria y secundaria en escuelas públicas ubicadas en su zona. Recuerda que nunca recibió bullying por parte de sus compañeros de escuela, al contrario, se sintió protegido por sus amigos. Transcurrió su adolescencia caminando con su bastón, mismo que, nos confía, nunca le gustó porque sentía que lo estigmatizaba, pero innegablemente le dio independencia.


Posteriormente ingresó a la preparatoria y justamente por ese tiempo escuchó hablar por primera vez de los perros guía, le gustó la idea, pues él aceptaba no ver, pero no su discapacidad. Al contarle a su familia, la respuesta de su padre fue: ¿Cómo vas a andar tú con un perro? Quizá ese no era el momento de tener un can de esas características, por lo que Néstor siguió adelante, sin saberlo, cuando estaba trabajando en el DIF de su ciudad natal Córdoba, Veracruz, le ofrecieron la donación de un perro guía a través del licenciado Fidel Herrera, gobernador de ese entonces, propuesta que le sorprendió muchísimo porque en esos momentos no lo necesitaba.


Sin embargo, después de consensarlo con su familia que seguía renuente para que él fuera usuario, sobre todo su esposa pues no le convencía esta idea, sin mirar hacia atrás, realizó los trámites correspondientes y, con la ayuda de los clubes de leones de Veracruz, en el año 2008 viajó a Rochester, Michigan a la escuela de Leader Dog for the Blind en búsqueda de su primer perro guía. Nunca olvidará la emoción que sintió el día que su entrenador le entregó a Zeke, una chulada de perro, Labrador amarillo, de tamaño grande, igual que él.


¡Qué impresionante! juntos trabajando eran tal para cual, decían admirados los entrenadores, al instante hicieron clic. Zeke era increíble guiando, de un caminar rápido y le dio mucha seguridad. Después del entrenamiento en Leader Dogs, al regresar a México se encontró con los conocidos problemas de accesibilidad, llegó a golpearse por lo inaccesible de las calles. Aunado a esto, a su familia seguía sin agradarle que él usara un perro guía, incluso su esposa se sintió desplazada por la movilidad que Zeke le facilitaba.


Después de vivir en Córdova, Néstor se trasladó con su familia a Tequisquiapan, Querétaro, lugar donde le ha tocado ser pionero y abrir puertas para que conozcan la noble labor que realizan los perros lazarillos, ya que, gracias a estos canes, él ha podido hacer cosas inimaginables, mismas que no podría realizar con su bastón. Para nuestro amigo: “un bastón es como andar en una bicicleta a diferencia del perro que equivale a traer un coche”.

Durante 10 años Zeke y Néstor sincronizaron sus pasos, cuidándose uno al otro y estando siempre juntos en los momentos más difíciles. Sin duda alguna fueron años intensos que culminaron con la jubilación de Zeke, misma que tuvo que ser adelantada, pues este extraordinario perrito se estaba quedando ciego, razón por la que, en el año 2018, Néstor regresó a Leader Dogs por su segundo perro guía. Nuevamente gracias al apoyo de los Club de Leones obtuvo a Jewell, una hermosa joya, hembra Labrador color negro y con una personalidad opuesta a Zeke.

Esta vez le asignaron una hembra pequeña en comparación de su primer perro, precavida y muy cariñosa. Le ha costado trabajo hacer equipo con ella, pero poco a poco se han ido acoplando. Disfruta mucho al caminar con Jewell. A Néstor no le gusta hacer comparaciones entre sus perros, pero sí es notorio que el caminar de Jewell es más lento que el de Zeke. Además de que ha sido adiestrada con una nueva metodología denominada reforzamiento positivo, mismo al que se ha tenido que adaptar Néstor. Desde su opinión, con este nuevo método los perros se hacen muy dependientes a su usuario.


En lo que se refiere a los problemas de acceso, Néstor afirma que sí ha enfrentado discriminación sobre todo en autobuses y taxis, pero a él no le agrada el conflicto y trata de convencer sin pelear. No le gusta hacer borlote. De ahí que a los sitios que visita procura pasarlo bien en compañía de su perro guía. Pretende concientizar informando que los perros guía constituyen una valiosa ayuda para las personas con discapacidad visual. Sin embargo, los problemas de accesibilidad obstaculizan que haya más binomios trabajando en México.

De acuerdo con nuestro amigo, en la medida que la gente te vea con tu perro guía se va acostumbrando a su presencia, se da cuenta de su profesional entrenamiento, educación, nobleza e inteligencia. Nos confía que cuando él, por algún motivo, no se hace acompañar de Jewell, los choferes de autobuses le preguntan “¿en dónde está el perro?” Esto es el resultado del trabajo cotidiano del binomio, que se hace parte del panorama porque la gente se adapta a visualizarlos siempre juntos.


Nos comenta que él casi no asiste a restaurantes y en hoteles no ha encontrado problemas de accesibilidad. Desafortunadamente, le ha tocado la pandemia del COVID 19, por lo que ha estado en largo confinamiento. Al igual que muchos usuarios, no ha podido trabajar de manera normal con Jewell.

Néstor aprovecha la oportunidad para agradecer a la distribuidora de alimentos Nupec porque, desde el 2014, da de comer a sus perritos. Noble acción digna de agradecer por su sensibilidad y empatía hacia los usuarios de perros guía. Ojalá el resto de marcas de alimentos para perros consideraran la situación de algunos usuarios y la invaluable labor de dichos canes.

Durante su vida como usuario de perro de asistencia, se ha solidarizado con los binomios, contribuyendo para fortalecer una cultura de respeto de los derechos de libre acceso de los perros de trabajo. Ha aportado su tiempo y creatividad, siendo miembro importante en la organización de los tres encuentros internacionales de usuarios de perros de asistencia, efectuados en la H. Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, el Museo de Arte Popular y la Federación Canófila Mexicana.


Por todo ello, justo es agradecerle su solidaridad y desinteresado apoyo en beneficio de los usuarios. Gracias eternamente por invertir tu tiempo, cariño y creatividad, compartiendo tus spots, frases, slogans, así como tu tan famosa adaptación del “Decálogo del Comportamiento ante la presencia de un perro de asistencia”, documento original de la Organización Nacional de Ciegos Españoles ONCE, ingeniosa adaptación de audio que solamente tú lograste hacer al caso mexicano.


Nuestro admirado Néstor es un hombre de gran estatura tanto física como espiritual, su 1.82 le permite “mirar” muy alto y hacia el inmenso universo. De la misma manera, su generosidad es grande. Le encanta la música, la computadora y hacer cosas por Internet. Es un genio para editar audio y sumamente creativo para elaborar spots, con la finalidad de generar conciencia social sobre temas de discapacidad, principalmente.


De personalidad introvertida y apacible, su tiempo lo dedica a su familia, a sus hijos: les ayuda a hacer sus tareas; es hogareño. Le encanta la comunicación, incluso es conductor de programas de radio por Internet. Goza cada cuatro años de la transmisión de las olimpiadas, aunque ama los deportes en general, su favorito es el béisbol seguido del fútbol. Antes practicaba el deporte, pero debido a un problema de tiroides lo ha dejado. Finalmente, come todo tipo de antojitos mexicanos. En suma…¡Néstor es el mejor amigo del mundo!


Y si quieres conocer más de este extraordinario ser humano, usuario de perro guía, puedes contactarlo en:


Twitter: @nescasagui;

Facebook: Néstor Castro;

Correo electrónico: nestorcastroaguirre@gmail.com


Gracias amigos. Espero lo hayan disfrutado. ¡Hasta la próxima!

0 visualizaciones0 comentarios