top of page

Lucy y Sadie, su perra guía: caminando juntas por la vida.


Por Olivita de México


Hola amigos, les saludo con cariño, agradeciendo su atención a este espacio dirigido al fabuloso mundo de los perros de Asistencia. Esta vez les comparto la hermosa relación entre Lucía Zamudio y Sadie, su Perra Guía, destacando la peligrosa situación que recientemente atravesaron, misma que pudo terminar en una tragedia, cuando viajaban rumbo a su trabajo en el “Metro” (Sistema de Transporte Colectivo) de la Ciudad de México, de no ser por la oportuna intervención de Sadie, quien la salvó de quedar atrapada en el vagón del citado medio de transporte.


Efectivamente, Sadie, bello nombre de origen británico y que significa princesa, fue la heroína de ese día, asombrando a propios y extraños al conducir a Lucy con gran maestría y seguridad, sobre todo conservando siempre la calma ante situaciones imprevistas como la de aquél terrible día, demostrando su profesional adiestramiento obtenido en Leader Dogs for the Blind, prestigiada escuela de entrenamiento ubicada en Rochester, Michigan al norte de Estados Unidos de América, y de donde proviene la mayoría de los perros lazarillos que trabajan en México.


Sadie, esa hermosa, elegante y delicada Cobrador de Labrador dorada que, a pesar de venir de tan lejos y de haber sido entrenada en un lugar tan distinto a Ciudad de México, a partir del verano del 2015 guía y acompaña a Lucy a todas partes. No importando el clima ni lo largo de su trayecto hacia el trabajo, los tumultos en los medios de transporte, el estrés habitual de la gran ciudad, sumado a otras barreras arquitectónicas y mentales que afrontan cotidianamente.


Lucy y Sadie son un claro ejemplo del trabajo en equipo, una muestra real del inquebrantable lazo de amor que las envuelve día con día. Ambas se quieren, cuidan y protegen íntegramente. Desde su primer encuentro en Leader Dog, hicieron “clic” y desde entonces hasta el día de hoy, nunca se han separado. Al igual que Britney y Stars, sus anteriores guías, los ojos de Sadie dan luminosidad a su camino, velocidad y precisión a sus pasos, seguridad y confianza a su andar y, lo más esencial, autonomía a su vida.


Luz, independencia y movilidad, maravillosos regalos que sólo estos perros son capaces de dar, lo cual nos invade de emoción y de esperanza por un mundo mejor, lejos de recurrentes crisis económicas, de guerras y conflictos de todo tipo, ojalá algún día los humanos aprendiéramos de la ejemplar conducta de los perros guía que, como Sadie, dan todo a cambio de nada. Seguramente muchos de ustedes han quedado sorprendidos por este fuerte nexo entre Lucy y Sadie, binomio cuasi perfecto, resultado del sin igual proceso que, por cierto, no se da de la noche a la mañana, sino se debe a la adaptación que cotidianamente lleva a cabo el binomio. Con más de 27 años como usuaria de estos canes, Lucy es una mujer completamente independiente. De ahí que resulte interesante conocer su valiosa experiencia de vencer la adversidad y demás retos a lo largo de su vida.

Lucía Guadalupe Zamudio Salas nació el sábado 21 de junio de 1969, Justamente cuando se celebra el solsticio de verano. Su llegada a esta tierra fue resplandeciente como el Sol, astro rey que la ha acompañado durante su vida. Solamente tenía un mes de nacida cuando el mundo celebraba la llegada del hombre a la Luna y los primeros pasos que Neil Armstrong daba por nuestro satélite. Ese mismo año, en México se inauguraba la línea 1 del Metro y la plaza Universidad.


Hija de reconocidos y admirados profesores de su comunidad, es la menor de tres hermanos y la única con discapacidad visual. Proviene de una familia tradicional mexicana en donde prevalecen valores como el amor, la solidaridad, la unión y el respeto. Era muy pequeñita cuando, debido a diversas complicaciones durante su gestación, quedó casi ciega, no obstante lo anterior, tuvo una niñez feliz. Su baja visión no fue obstáculo para que ella brincara, corriera, jugara con sus primos y compañeros de escuela como cualquier niño de su edad.

Bajo este difícil escenario transcurrió su niñez y adolescencia, Lucy logró concluir sus estudios de bachillerato. Actualmente es técnico profesional en Masoterapia, asimismo, ha continuado con su preparación hasta lograr ser Quirofísico. Es toda una profesional y se desempeña como rehabilitadora física en la Secretaría de Servicios Públicos del gobierno de la Ciudad de México, lugar complicado por su ubicación en pleno centro histórico y que, a pesar del tráfico y las frecuentes manifestaciones, no impiden que siempre llegue puntualmente a su trabajo.

Desafortunadamente, la responsabilidad de Lucy se vio opacada aquel día 4 de julio de 2022 debido al accidente en la línea 1 del Metro, que originó llegara con retraso a su oficina. Esa mañana, Lucy y Sadie iban rumbo al trabajo cuando tremendo susto se llevaron al momento en que el vagón repentinamente se llenó de humo. Todo era incertidumbre por desconocer lo que estaba sucediendo, era una situación inusual que pudo haber desquiciado y bloqueado al más valiente de los seres sobre la tierra, pero increíblemente, una perrita noble, educada y fiel, como Sadie, supo cómo actuar y trasladar a Lucy con seguridad para ponerse a salvo. Incluso, derivado de esta noble acción, los principales medios de comunicación publicaron la noticia, reivindicando lo importante de la misión de Sadie, inspirando a amantes de los animales como es el caso de Vanesa Escárcega, quien les dedicó el siguiente texto:

“Un viaje como pocos…”


Hoy más que nunca amo la vida, la experiencia de conocer, confiar, interactuar y tener a Sadie a mi lado, mi hermosa perrita Guía, mi luz, mis ojos, recorriendo las calles junto a mí, acompañándome a todo lugar al que voy.


Me siento agradecida con Leader Dogs for the Blind, por tener la firme creencia de que todas las personas a quienes la sociedad nos impone una discapacidad por tener falta de visión (lo cual es incorrecto porque la capacidad la tenemos), merecemos la oportunidad de contar con las herramientas y el entrenamiento necesario para reintroducirnos a una vida en donde podamos movernos y viajar independientemente, por obsequiarnos una nueva perspectiva de vida al unir nuestra vida a un Perro Guía.


A Sadie le agradezco tanto lo valiente que ha sido al caminar conmigo por las complicadas calles de la ciudad y por la enorme destreza y compañerismo mostrado siempre y en especial, la mañana del día 4 de julio mientras viajábamos en uno de los andenes del Metro de la Ciudad de México, durante la explosión provocada por un corto circuito en el apeadero ubicado entre las estaciones Xola y Villa de Cortés.


Por su asombrosa inteligencia al guiarme y proponerme los espacios por los cuales podía caminar, por guiar mis pasos y dirigir mi camino entre las personas que nos acompañaban mientras los operadores del medio de transporte por seguridad nos desalojaban.


La hermosa experiencia que viví hoy desde el binomio “Usuario y Perro Guía”, es simplemente única, incomparable e invaluable, no sólo porque me dirigió por el estrecho camino que tuvimos que recorrer caminando de una estación a otra en medio de vías del tren, ayudando a esta persona con discapacidad visual que le acompañaba con sus ágiles y perfectos movimientos, incluso antes de que yo pudiera anticiparlos sino también, porque Sadie, mi amada Labradora dorada, es la muestra perfecta de la entrega incondicional, fiel, amorosa y sincera que quizá ninguna persona en la vida pueda obsequiarnos jamás.


Hoy, el olor a humo, la desesperación de la gente y el miedo a una nueva y cercana explosión al lugar en donde nos encontrábamos, fueron superados gracias a Sadie, porque volví a ser libre, independiente y segura. Gracias Sadie por la seguridad, tranquilidad y confianza que me has dado.


Hoy viví una experiencia quizá cotidiana para muchos, pero en realidad un gran desafío para ambas, para el binomio.


En este momento puedo decir que valió la pena el tiempo que tuve que esperar para conocer lo que era vivir el milagro de tenerla a mi lado, de que se convirtiera en mis ojos, en mi compañía y ayuda en cada segundo de mi vida.


Conforme recorre las calles a mi lado, Sadie se vuelve una bella inspiración entre las personas que disfrutan del contoneo de su cuerpo peludito, se vuelve amor, admiración, respeto y seguridad. Ahora todos saben que, mientras disfrutamos de la vida juntas, el tiempo que me regala sin condición, el maravilloso e intachable trabajo que hace para que yo pueda caminar segura, le serán cariñosamente recompensados por la persona que más la ama en el mundo…“yo”, quien la llenará de palabras amorosas, un acogedor y reconfortante espacio —su casa—, delicioso alimento, una camita esponjosa y calientita para descansar el andar de sus patitas y por supuesto, todas las caricias y apapachos que mientras trabajaba, las personas que le admiraron no pudieron regalarle, ya que el trabajo para el que fue entrenada no le permite recibir cariños, para evitar distracciones.


Gracias Sadie, por alejarme del fuego aquella inusual mañana, por devolvernos sanas y salvas a nuestro hogar, por darle alegría, amor y sentido a mi caminar por la vida.


Vanesa Escárcega

(texto dedicado a Lucy y Sadie)


Sin duda alguna, bellas y emotivas palabras en honor a este gran binomio Usuario-Perro de Asistencia. Por un lado, agradecer a Sadie por arriesgar su vida ante cualquier situación inesperada. Y, por otro, la admiración por Lucy, quien nos ha dado un ejemplo de fortaleza para salvaguardar la vida de su perrita Guía, práctica que ella realiza desde 1995, año en que se convirtió en usuaria de estos canes.


De la misma manera que lo hizo con Britney y Star; Lucy ha defendido a Sadie ante la crueldad, insensibilidad, indiferencia y cualquier tipo de violencia de algunos que se niegan a ver lo útil del trabajo que realizan los perros Guía en favor de las personas ciegas, tarea que, en muchas ocasiones, ni las propias familias, ni los que se dicen tus amigos quieren hacer.


Para Lucy, a partir de que llegó con su primera perrita Guía hasta el día de hoy, los problemas de accesibilidad en México no han cambiado, pues se sigue enfrentando a una serie de limitaciones para su libre desplazamiento: rechazo en taxis, autobuses foráneos, bases de combis y microbuses, restaurantes, tiendas de autoservicio, hoteles, zonas turísticas, sitios culturales y recreativos, principalmente.

Aunado a lo anterior Lucy, como muchos usuarios, ha sufrido la discriminación de algunos familiares y “amigos”, quienes so pretexto del pelo que desprende el perro, le han cerrado las puertas de su casa y le han pedido que confine a su perro al jardín, sin comprender que estos canes no son mascotas sino perros debidamente entrenados para dar luz a las personas con discapacidad visual.


Durante su amplia experiencia como usuaria de estos canes, Lucy ha tenido que luchar junto a otras personas ciegas, a fin de generar conciencia sobre la existencia de una legislación que proteja los derechos humanos, la inclusión y el trato digno de los usuarios. Así también, se ha agregado al equipo organizador de los encuentros internacionales de usuarios de perros de Asistencia, con el propósito de lograr que la sociedad sea más sensible y empática con el binomio.


Sin embargo, desde su opinión, no necesitamos únicamente de una legislación, sino de la difusión en los diferentes medios de comunicación, en las redes sociales, en los medios masivos de transporte como el Metro, Metrobús, Autobuses foráneos en donde pueden colocarse carteles, anuncios, fotografías e incluso elaborar videos en los cuales se observe a los usuarios trabajando en la ciudad con sus perros de Asistencia.


En fin, si todos nos uniéramos se podrían hacer tantas cosas en beneficio de los perros. Quienes son tan nobles que no entienden, pero sí que sienten el rechazo de algunas personas. Estos canes son como Sadie, tranquilos, cariñosos, por lo que no les gusta les hablen fuerte, ya que su lenguaje es correcto y de agradecimiento, es por eso que siempre están moviendo la cola en muestra de su felicidad.

Alegría que se transforma en frustración al momento que les niegan el servicio en el transporte público; cuando la han obligado a bajar a mitad de camino; cuando, por ejemplo, la han bajado de madrugada como si ella fuera una delincuente. En suma, estas conductas discriminatorias no le han permitido vivir libremente con sus perros lazarillos. De ahí que ella insista en la difusión del extraordinario trabajo de los perros Guía a través de los medios de comunicación masivo y redes sociales.


En opinión de Lucy, surtiría gran efecto si se colocara, por mencionar un ejemplo, en los anuncios espectaculares un mensaje corto referido a lo que significan los perros Guía, así como efectuar y proyectar reportajes y videos que promuevan el trabajo del binomio. Es importante destacar la conducta del Perro Guía en las oficinas, las universidades, los espacios culturales, las zonas arqueológicas, los espacios recreativos, etc.


Generalmente la falta de cultura por parte de la sociedad, de acuerdo con Lucy, se debe al desconocimiento de que estos perros no son agresivos, no satisfacen sus necesidades fisiológicas en cualquier lugar, están amaestrados para comer a sus horas, tienen su cartilla de vacunación al corriente, son cepillados cuidadosamente para estar siempre saludables ante el público.


Y cómo no cuidar a Sadie después de todo el esfuerzo que lleva a cabo al guiar a Lucy. Juntas caminan por las calles y se tienen que proteger ante la presencia de gatos y perros callejeros, sobre todo, estar alertas ante el peligro de sufrir el ataque de un perro de pelea. Agresión que ya ha vivido con Star, su segunda perrita Guía, a la que casi le cuesta la vida.

Además, Lucy y Sadie deben estar siempre atentas al peligro, tener en cuenta la inseguridad que se vive en la ciudad. Son diversos los obstáculos que los usuarios de perros Guía afrontan cotidianamente, sin embargo, sopesando la situación, es una bendición de Dios tenerlos junto a ti. Para Lucy sus perros le han cambiado notablemente la vida. Recuerda con gran emoción el día en que ha conocido a estos ángeles de cuatro patas y sus ganas de aplaudir, brincar, cantar, jugar con ellos y echarse a correr, besarlos y acariciarlos todo el tiempo.


Finalmente, quiero enfatizar la gran personalidad de nuestra querida y admirada Lucy, mujer activa, solidaria, responsable, generosa y alegre como la primavera. Siempre está sonriendo y se mantiene positiva ante la adversidad. Es pequeña de estatura, pero de grandes decisiones. Y lo más importante, es una mujer inteligente, sensible y con gran autonomía en su vida. Le gusta convivir con su familia; le gusta el rock, el pop, la música romántica y disfruta mucho con sus perros.

Y lo más importante: le encanta hacer amigos y conservarlos. Gracias, Lucy, por todo tu apoyo y solidaridad para hacer posible los Encuentros Internacionales de Perros de Asistencia. Sin tu cariño y entusiasmo en la organización, dichos eventos no serían una realidad exitosa.


Gracias por tu amistad y confianza. ¡Qué Dios te bendiga siempre querida amiga!

Amigos lectores les agradezco su atención, espero les haya gustado. Hasta la próxima.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Whippet

bottom of page