Llegada de un Beagle


Por Gabriel Alberto Medina Sánchez


Todos nos entusiasmamos con la llegada de un cachorro a nuestras vidas. Nadie tiene la menor duda que es una experiencia maravillosa, pero conlleva grandes responsabilidades que durarán igual que la vida de nuestro fiel compañero. Esta responsabilidad no sólo será del dueño, sino de toda familia que vaya a vivir con el cachorro, por eso es muy importante informarse sobre la raza que se va a adquirir, lo relevante de los criadores y la procedencia del cachorro.

Los beagles son perros que han ganado popularidad por su irresistible ternura, misma que manifiestan durante toda su vida, pero esta ternura no es apta para cualquier dueño o familia.

La FCI (Fédération Cynologique Internationale) los incluye en el Grupo 6: perros tipo sabuesos, perros de rastro y semejantes, siendo estos perros tipo sabueso de talla pequeña. Son perros activos, alegres, muy impulsivos, un tanto independientes, de temperamento equilibrado, vigilantes, pero nunca agresivos. Son perros que se utilizan para cazar liebres siguiendo el rastro. Por eso, la familia que adquiera un Beagle no puede ser sedentaria, tiene que ser una familia activa, que adore salir a realizar deportes al aire libre, que lleve a su perro de paseo y que le dedique tiempo suficiente para no desarrollar conductas indeseadas.


Su instinto cazador lo lleva a ser muy malo relacionándose con otras mascotas de pequeño porte que puedan servirle de presa, sin embargo, se llevan muy bien con perros de otras razas y de gran tamaño.


Has decidido tener un Beagle como mascota y si eres un dueño apto para la raza, tendrás a una fiel mascota durante muchos años. No es una raza muy exigente en cuanto a los cuidados, y si proceden de criaderos responsables y comprometidos con la mejora de sus individuos, te ahorrarás problemas de salud.

La llegada del nuevo cachorro a la casa es preferible sea en el día, así el perro puede reconocer su nuevo hogar y que sea además dentro de un ambiente relajado. Poco a poco irá explorando su nuevo hogar y nos brindará su cariño.


Debemos preparar la casa para que sea segura, no podemos dejar nada a su alcance que pueda ser perjudicial para su salud, ni que pueda romper o tragar. Para esta raza lo ideal son casas con jardín, así que antes hay que fijarse que en el mismo no haya plantas que puedan ser tóxicas, por el peligro que representan si las llegara a morder. Si va a vivir en un apartamento, debemos ser conscientes del tiempo que le podemos dedicar a los paseos, ya que va a requerir varios al día.


Como solución a nuestras salidas y para que el perro quede seguro, se puede implementar el uso de las jaulas para perros o transportadoras y vamos a poder salir tranquilos sin pensar que algo le puede suceder o realice alguna travesura. Pero sólo la usaremos con ese propósito, no para que el perro viva permanentemente en ella.


Respetar el plan de vacunación es muy importante, ya que nos evitará muchos problemas, por más ganas que tengamos de salir con nuestro cachorro a pasear, esperemos a que dicho plan esté completo y el perro inmunizado.


Respecto a la alimentación, un alimento balanceado de calidad súper Premium para cachorros está perfecto, pero no debemos de abusar en las cantidades, no es saludable un cachorro obeso. Si preferimos usar dieta Barf, debemos respetar las proporciones indicadas para mantenerle el equilibrio de nutrientes que necesita.


Su manto es de muy fácil mantenimiento, algunos cepillados regulares y un baño por mes y estará perfecto. Hay que recordar que mientras esté en el plan de vacunación, no podemos bañarlo ni que se moje, ya que le pueden bajar las defensas y enfermarse.


Mientras sea un cachorro no le podemos exigir ejercicio como si fuera un adulto. Debemos respetar los tiempos y que juegue y corra a demanda, todo en base a juegos.


Son perros fáciles de adiestrar, utilizando siempre refuerzos positivos. Adorarán nadar y serán perfectos compañeros de aventuras al aire libre.


No debemos descuidar nunca que son perros con un olfato muy desarrollado y que si vamos paseando con el perro suelto, puede irse detrás de un rastro y perderse.

106 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo