La higiene en el criadero


Por Lic. Gustavo Ramos Morales


Nos remontamos a la mitología griega, donde se encontraba el dios de la curación y la medicina ASCLEPIO, quien tenía una hija de nombre HIGÍA, la diosa de la salud, la limpieza y la sanidad, de su nombre proviene la palabra higiene.


Tomando este precepto, la higiene se basa a la prevención de enfermedades a través de prácticas sanitarias y de limpieza, así como evitar el contacto frecuente con patógenos y mantener a diario un estado de pulcritud.

Por lo anterior es importante que todas las personas que tenemos animales de compañía tengamos en casa buena higiene, ya que esto tiene múltiples beneficios, nos ayuda a evitar tener fauna nociva como lo son algunos roedores, ácaros, insectos, moscas, mosquitos, pulgas, garrapatas, etcétera, los cuales pudiesen llegar a afectar la vida sana de la familia humana y de nuestros animales.


BAÑO

Lo que recomiendan algunos veterinarios zootecnistas es bañar a nuestros perros cada 15 a 21 días, pero esto depende de las necesidades de cada perro y cada familia, es recomendable utilizar agua tibia, jabón y shampoo para perros, enjuagarlos perfectamente para retirar completamente el jabón utilizado, en caso de necesitar jabón con algún medicamento debemos consultar al veterinario y pedir asesoría de cómo usarlo durante y después de su aplicación. (Recordemos que el pelo sucio, puede presentar algunos problemas en la piel de los animales, así como olores no agradables)


SECADO DE PELO

De preferencia debe utilizarse una toalla seca, para cada uno de nuestros perros, podemos utilizar una secadora con la finalidad que los ejemplares queden totalmente secos y con ello prevenir problemas en piel por exceso de humedad.


CEPILLADO DE PELO

Este debe realizarse por lo menos una vez por semana, dado que le ayudará a quitar el pelo que se desprende, además de que da una apariencia sedosa al mismo; es importante recordar que cada perro tiene distinto grosor de pelo y para ello se debe consultar qué tipo de peine o carda se necesita para cada raza.


HIGIENE DE PIEZAS DENTARIAS

Puedes utilizar un cepillo de dientes especial para perros, además de artículos para limpieza de dientes como tipo huesos, los cuales además ayudan a fortalecer las piezas dentales; también existe la limpieza y eliminación de sarro mediante un equipo de ultrasonido que garantiza la integridad de las piezas dentarias y con ello ayudar la eliminación del mal aliento que pudiese llegar a tener el perro, este procedimiento lo realiza un médico Veterinario.


HIGIENE EN OREJAS

Revisar que las orejas de tu perro no tengan un olor anormal, fétido o que presenten enrojecimiento, en caso de que así sea consulta a tu veterinario, pero de no ser así, puedes tomar una gasa, humedecerla con una solución salina y limpiar con movimientos circulares dando un masaje suave para que la suciedad de las orejas se adhiera a la gasa.


LIMPIEZA DE INSTALACIONES

El lavado de las instalaciones para prevenir enfermedades y la propagación de ciertas infecciones debe hacerse con jabón común y agua potable, al terminar es importante secar por completo el área.


Los consumidores pueden pensar que el lavado con algunos productos antibacterianos es más efectivo para prevenir la propagación de gérmenes, pero no se tiene evidencia científica de que sean mejores que el agua y el jabón común.

Sólo en caso de tener perros enfermos o con parasitosis se recomendaría desinfectar con cloro después de lavar con jabón común y agua. NUNCA COMBINAR. Después de lavar con cloro esperar unos minutos y enjuagar perfectamente para eliminar residuos.


SECTORIZACIÓN INTERNA DEL CRIADERO

Es importante que, a la hora de limpiar a los perros, darles de comer, supervisarlos, siempre comencemos por el sector de mayor riesgo que es donde se tienen las parideras y de ahí dirigirnos hacia sectores con menor riesgo, en el siguiente orden: cachorros, perros jóvenes y perros adultos. Lo anterior es de suma importancia para no transportar agentes infecciosos en ropa, zapatos, manos y distintos materiales utilizados en el criadero.


Debemos contar con material de limpieza específico para cada una de las áreas, así también entrar con calzado exclusivo a las parideras y a las áreas donde atiendan a los cachorros, para salvaguardar la integridad de ellos.

Uno de los objetivos de una buena higiene es mantener la salud de nuestros animales, recordemos que es importante tener una cultura de prevención, de esta manera estaremos en la posibilidad de alcanzar resultados óptimos, al actuar directamente sobre riesgos para eliminar o reducir al extremo su peligrosidad.

299 visualizaciones0 comentarios