La evolución del Basset Hound en la última década


Por. César Almazán / Daniela Campos


Comenzaré diciendo que el estándar del Basset Hound se actualizó en el año 2013, además de que escribiré de una forma más simple, es decir, poniendo palabras más comprensibles para todos los oídos, lo más común, es que los estándares raciales se describan usando términos que sólo entendemos los criadores, jueces, expositores y manejadores.


Tuve la oportunidad de ver el libro que AKC (American Kennel Club) le proporcionaba a sus jueces para estudiar el estándar, y este era muy parecido al estándar actual de FCI (Federación Cinológica Internacional), por ahí vi que copiaron el libro que menciono de AKC, con todo y gráficas y me da gusto que se publicara, ya que cuando leí el de AKC, hace más o menos quince años, pero ya no recuerdo el nombre del libro, ni de los autores, pero es importante que todos los amantes de la raza, criadores y jueces, conozcamos y sepamos interpretar un estándar, además de que, en mi caso, como el de todos los criadores, es nuestra obligación el estudiar, documentarse y enseñar lo que hemos aprendido; asimismo, también hay que estar abiertos a críticas, observaciones y aportaciones de otros criadores y demás personas involucradas en el tema.


Como ya mencioné antes, los perros que comúnmente veíamos en exposiciones de México, Centroamérica, Sudamérica y Europa, eran bajos, muy arrugados y esto es lo que a algunos nos hacía pensar que se trataba de ejemplares Basset Hound de raza pura; desconozco el punto de vista y la interpretación de muchos otros criadores, pero por lo menos, el mío y el de muchas personas más era ese; además, se observaban con frecuencia esos frentes torcidos y eran tolerados, eso es algo que nunca aprobé, a pesar de mi desconocimiento en ese momento de la raza.


Actualmente es mucho más fácil y accesible estudiar acerca de una raza y tener algún tipo de contacto con criadores, hay mucha más información en sitios de Internet, es más fácil importar o descargar un libro; con las aplicaciones es más viable tener una conversación con algún criador de cualquier país, ningún criador comprometido con la raza se va a negar a proporcionar información de su raza, porque nos apasiona hablar de nuestra raza y compartir o intercambiar información, aunque como criadores es decepcionante ver cómo se acercan para pedirte información y aunque explicas la importancia de respetar un estándar, se aferran a un tipo de perro que queremos erradicar.


Tuve la oportunidad de viajar a varios países y ver distintos perros con diferentes líneas de sangre, entre varios de los criadores que conocí, tuve la fortuna de que me presentaran a Bianca Teixeira, del afijo Pan Clan en Brasil, con quien además de compartir la misma pasión, somos excelentes amigos; la menciono porque es la persona que me dotó de más conocimiento sobre la raza y de quien obtuve la mayor aportación de líneas de sangre para mis perros. Desde ese entonces, ella ya trabajaba en que los Basset no fueran tan bajos, con la finalidad de que no estuvieran tan pegados al piso.


Recordemos que las razas de perros fueron criadas con una función zootécnica, la cual se enfoca en ayudar al hombre, por lo tanto, desde que el hombre y el perro conviven, se ha buscado optimizar a los perros para que desempeñen ciertas tareas, es por eso que estas angulaciones son tan importantes en el sentido de que los ayudan a que lleven a cabo sus movimientos correctamente, y eso evita que padezcan problemas de salud.


Por ejemplo, un Basset Hound sin una correcta angulación posterior (trasera), es decir, sin una rodilla bien definida, recto, sin una angulación de 90 grados, tiene más posibilidades de padecer luxación patelar, además de que su condición hará que no pueda disponer del impulso que el perro requiere, este tipo de padecimientos debemos erradicarlos, y es, sobre todo, responsabilidad del criador.

Lo mismo sucede con una espalda torcida, el estándar marca una espalda recta, paralela al piso, una espalda correcta, además de ayudar al movimiento, evita problemas de columna, desde mi punto de vista, estas carencias en las estructuras de muchos perros que, aunque no son una falta de motivo de descalificación, como una mala mordida o un ojo claro, tema que he visto en todas las líneas de sangre, deberían ser faltas muy importantes, ya que insisto, repercuten directamente en la salud y en el cumplimiento de las funciones que desempeña esta raza.


Los Basset son propensos al sobrepeso, por lo tanto, quizás nuestros perros tengan una espalda correcta, pero es posible que el sobrepeso haga que estas terminen por deformarse; al tiempo que provocan inevitables problemas de salud. Muchas personas, por ignorancia, sobrealimentan a sus Basset, porque creen que verlos gordos es lo correcto, el basset debe ser robusto, pero no obeso.


Debemos respetar el peso del perro, actualmente no buscamos Basset obesos, ni por genética, ni tampoco por sobrealimentación, en principio, debemos entender que un cachorro o un perro joven no deben verse como un perro de tres años, ni el de tres como uno de seis, hay que darles tiempo; esa robustez que buscamos llegará a su tiempo y entre más tarde en llegar, nuestro perro vivirá más tiempo.


Lo mismo sucede adelante, se menciona que la angulación delantera del Basset debe ser que la escápula y el húmero tengan la misma longitud y estas sean de noventa grados entre ambos huesos, con los codos bien pegados a las costillas. ¿Pero qué sucede regularmente? Las patas están torcidas y los codos hacia afuera, de nuevo provocando problemas de postura; es decir no sirve de mucho que nuestro ejemplar cumpla bien con alguna regla del estándar racial, si tiene otros problemas mucho más graves.


Algo que actualmente se está viendo mucho en los Basset Hound, sobre todo en Europa y en Latinoamérica, es que tienen frentes completamente rectos y separados, a estos los llamamos frente de Bulldog. Recordemos que las patas delanteras deben caer con buen aplomo, es decir firmemente, sin carpos vencidos, que las manos no se doblen y no tengan desviación ni hacia adentro ni hacia afuera, además la separación entre ambas manos no debe ser mucha, en la parte de arriba hay una ligera curvatura que encaja perfectamente en la caja torácica y soporta el peso, pero estos frentes, que llamamos de Bulldog, cambian por completo el movimiento de nuestro perro al igual que la falta de angulación entre la escápula y el húmero; como consecuencia, tendremos un movimiento atípico, es decir, un movimiento incorrecto que les impedirá cumplir con su función; un error que sucede con mucha frecuencia es tratar de justificar ese yerro anteponiendo alguna virtud del perro, por ejemplo, que la cabeza es excelente porque es grande y robusta, a pesar de la falta de angulación trasera, delantera, o ambas, o un mal frente, o una mala espalda, el perro debe ser armónico, no existe el perro perfecto, pero buscamos lo más apegado a esto, y es mejor un perro mejor balanceado, a uno que resalte muy bien una sola “virtud”.


¿Qué es más importante realmente? ¿La salud del perro o una cabeza prominente, llamativa? que además de igual forma en ocasiones se malinterpreta en el estándar. La cabeza debe tener planos paralelos, un stop marcado sin ser excesivo, ojos tristes, “ARRUGAS” en la frente y un par de pliegues en la parte lateral, pero interpretan que debe ser una cabeza grande con muchas arrugas y párpado inferior excesivamente caído, que, de nuevo, los predispone a problemas de salud como cherry eye (prolapso de una glándula del ojo), entropión, entre otras enfermedades.


Lo que actualmente buscamos son Basset Hound que no estén tan pegados al piso, es decir, que tengan las patas un poco más largas, pero conservando un hueso que sea capaz de soportar el peso del perro, incluyendo una caja torácica prominente, que, de igual forma, ayuda a llevar a cabo bien su función, igual hay que respetar que la altura a la cruz no pase de treinta y ocho centímetros.


Las orejas deben ser largas, pero no de forma excesiva, su función es llevar el rastro a la nariz, unas orejas cortas no permitirían cumplir con dicha función y, por el contrario, si son largas en exceso, le impedirán el libre movimiento, ya que nuestro Basset podría tropezarse con las mismas, de igual forma, pocos se fijan en esto, ya que interpretan que deben tener un gran tamaño y les parece gracioso verlos con unas orejas demasiado largas, sin pensar si estas les resultan incómodas.


La mirada debe ser triste, pero esto no implica que los párpados deban estar caídos en forma desmesurada, para no sumarles más predisposición a enfermedades de las que ya padecen. En cuanto a las arrugas, deben tener sólo las necesarias y nada excesivo, el exceso de arrugas en la frente les impide ver.


Aunque la posición de la cola no ha cambiado, es importante mencionar la importancia de ésta, debe tener forma de sable, cuando nuestros Basset entraban a rastrear en la maleza, el cazador, además de ayudarse con el fuerte ladrido de esta raza, debía ser capaz de verlos, y como ellos tienen una talla baja y la cabeza regularmente la tienen pegada al suelo para olfatear, lo único que podía resaltar entre la hierba crecida era la cola, por lo tanto, una cola enroscada, o que se pegue en la espalda, no es funcional.


Por otro lado, está el otro extremo, perros excesivamente limpios (sin arrugas), con patas muy largas, con un hueso muy delgado, cabezas atípicas, ojos redondos, pero regularmente este tipo de perros, al ser mezclas de razas, o cruzas mal planeadas, tienen todo lo que antes mencioné, como malas espaldas, malos frentes y falta de angulaciones. Desde mi punto de vista, carecen de pureza racial.


Básicamente estos son los cambios que buscamos como criadores responsables, pero lamentablemente he visto criadores de muchos años, personas que llevan más años que nosotros y algunos otros contemporáneos mantenerse criando el viejo tipo de Basset Hound, crían y enfatizan en lo que muchos tratamos de erradicar, claro que en nuestros pedigrís, es decir, en nuestra genética, tenemos perros del viejo tipo y en algún punto saldrá algún cachorro de estos perros antiguos, aunque esperamos que al menos cumpla con la estructura correcta, debemos retirarlos de nuestro plan de crianza, la correcta selección funciona, nosotros trabajamos básicamente con las mismas líneas de sangre desde hace diez años, cinco líneas distintas, y por supuesto que si miramos hacia atrás, y comparamos con los perros que tenemos ahora, hay un cambio en todos los sentidos, incluyendo el temperamento, que también es muy importante.


Un ejemplo, es que desde el principio teníamos claro el primer objetivo y eran los frentes, uno de nuestros ejemplares del viejo tipo era pobre de belfos y otra carecía de stop, es decir, no tenían la mejor cabeza, y justo era la misma línea de sangre, pero, desde mi punto de vista, eso era muy fácil arreglarlo. Del otro lado, teníamos una línea de sangre con excelentes cabezas, comparado con un frente torcido o abierto, en el que, para corregirlo, tendrían que transcurrir muchas generaciones hasta lograr mejorarlo. Sería una selección complicada, ya que implicaría, para nosotros los criadores, terminar quedándonos muchas más camadas completas.


Los Basset, de cachorros pueden parecer correctos, aunque de adultos terminen por salir a relucir algunos defectos, con la experiencia que nosotros adquirimos, aprendimos a observar y tocar ciertas características en nuestros cachorros que nos ayudan a hacer una selección, aunque con los años aprendimos a observar algunos puntos, no es fácil percibir qué frente se va a torcer, esto es un problema que, además, podía conducir a problemas de salud y aunque mejorara en futuras generaciones, correríamos el riesgo de que en algún momento rebotara, la cabeza se arregló en dos generaciones. Por eso es muy importante reproducir con perros correctos y retirar de nuestro plan de crianza perros con problemas como los que antes mencioné.


Por lo tanto, con la actualización del estándar se buscó evitar muchos problemas de salud en nuestros Basset, quizás ya no los utilizamos para cumplir con la función para la que fueron creados, pero si se busca erradicar problemas de salud y de postura, con la finalidad de mejorar su calidad de vida, esta mejora se verá reflejada no sólo en que sus movimientos tendrán más soltura, con lo que tendrán más facilidad y libertad de movimiento, además de que serán más longevos.


Dicho en otras palabras, hemos llegado a la conclusión de que en un ser vivo, tanto la funcionalidad, la calidad de vida y el desempeño, deben ser más importantes y relevantes que el capricho humano de tener perros con excesos que los hacen más llamativos para fines comerciales.


En México he visto un movimiento curioso, entre la moda de los perros exóticos, los cuales, igual tienen mil defectos y predisposición a muchas más enfermedades, surgen nuevos criadores de Basset Hound que no sé si por moda, fines comerciales o ignorancia, presumen la adquisición o crianza de perros totalmente atípicos, con todos los problemas que antes mencioné, anteponiendo sus intereses, cualesquiera que sean, sobre la salud de sus perros, lamentablemente utilizan las redes sociales que, como sabemos, representan una gran difusión para mal informar y cómo también sabemos, nuestro país no es el número uno en lectura, por lo tanto, son pocos los que realmente se interesan en estudiar el estándar racial del Basset, así como de otras razas y esto termina afectando lo que cualquier criador responsable de cualquier raza busca, porque como criador, no se trata de tener el mejor perro, se trata de ver una pista de exposición con muchos ejemplares de buena calidad, donde hayamos hecho alguna aportación con nuestra línea de sangre y esta pueda hablar del buen trabajo que se hace en un país con la raza.


Aprovechando este espacio me gustaría concluir agregando algo importante para quienes adquieren perros en general; actualmente las leyes de protección animal están cambiando, pero aun si estas no se modificaran, aun así, esto tendría que ser algo que no sólo les deba preocupar a los legisladores, sino también a todos nosotros, ya sea como criadores o como los dueños de las mascotas, ya que en CAMBLANC, pensamos que todos tenemos la obligación de ser responsables.


Existen otras responsabilidades hacia nuestros perros; tanto como criadores, como propietarios. Estos deben tener, como lo vengo diciendo, una buena calidad de vida, buena alimentación, atención médica, recreación y, por supuesto, que estén libres de ser maltratados.


En nuestro caso, como criadores contamos con instalaciones y personal adecuados para criar y mantenerlos en óptimas condiciones. Regresando a la normalidad después de la pandemia, estaremos abiertos a recibir visitas.


Es muy satisfactorio ver perros en buenas condiciones en un criadero que cuenta con todo lo necesario, pero también es triste conocer cómo llegan a vivir otros perros de personas que se dicen criadores; pero aclaro: al mencionar esto no me estoy refiriendo precisamente a criadores de la raza Basset Hound, pues infortunadamente esto sucede en todas las razas.


Antes de pensar en comprar, importar o incluso competir un perro, debemos pensar en dónde y cómo lo tendremos. Tener un perro no es barato y criar de forma profesional es muy caro, pero si llegan a obtenerse recompensas económicas; lo menos que podemos hacer, es regresarle parte de esas ganancias a nuestros ejemplares en forma de instalaciones adecuadas, de una buena alimentación y atenciones. Es responsabilidad de un criador tener bien a sus perros, y es obligación de un comprador pedir que le muestran las condiciones en que se crían a los cachorros, para así evitar proliferar la mala crianza y explotación.

53 visualizaciones0 comentarios