La crianza y cuidado Kerry Blue Terrier (KBT)


Por Dra. Aleta Yvette Hayton Cordero


En la crianza del Kerry Blue Terrier (KBT), así como en todas las razas, primero debemos tener en cuenta el fenotipo y genotipo de nuestros ejemplares, para después basarnos en cuatro pilares importantes:


  1. Belleza/tipo, apegado al estándar de la raza.

  2. Estructura y por ende movimiento correcto de la raza.

  3. Temperamento, de acuerdo a la raza. No todos son iguales.

  4. Salud: cada raza tiene sus propios problemas más comunes.


1. Belleza/tipo: debemos entender por “tipo” que un KBT sea más apegado al estándar de la raza. La cabeza debe ser un rectángulo paralelo y moderado, con las orejas características, ojos almendrados y típica mirada de Terrier, con cuello comedido (fenotipo).

Es un perro mediano, cuadrado, de moderadas angulaciones, cola implantada alta (los europeos ya no las cortan) y con el característico manto suave-sedoso que puede ir desde el color plata hasta un gris acero, con o sin puntos siameses, los cuales van desapareciendo con el tiempo.


2. Estructura/movimiento: es un perro de angulaciones discretas con movimiento libre, alegre y típico de Terrier con ida y vuelta, paralelo y limpio (fenotipo).


3. Temperamento: como buen Terrier, el KBT es vivaz, alegre y aunque no es agresivo con las personas, es muy territorial y puede ser peleonero con otros perros. Hay que recordar que fueron creados para ser cazadores de alimañas en las granjas (fenotipo).

4. Salud: el Kerry Blue Terrier es un perro relativamente sano, es rara la displasia de cadera y aún más de codos, así como problemas oculares, pero existen tres patologías: Mielopatía Degenerativa, Von Willebrand y Factor 11 de Coagulación, que se trasmiten de forma recesiva y no son muy comunes. Lo bueno es que ya hay pruebas de ADN para saber si nuestros ejemplares son portadores o no, y así poder hacer cruzas con conocimiento (genotipo).


Una vez superados los cuatro puntos anteriores, vamos a ver los tres tipos de cruzas existentes:

1.- Inbreeding: cruzas entre parientes cercanos, hermanos/hermanas, padres/hijos, primos, abuelos/nietos, tíos/sobrinos. Este tipo de cruza se hace cuando se quiere fijar una característica específica, hay que tomar en cuenta que se fijan las virtudes, pero también los defectos. Sólo la deben llevar a cabo con gente de mucha experiencia y amplio conocimiento del pedigrí a lo largo y ancho. En este tipo de cruzas los cachorros generalmente son muy similares por la consanguinidad.


2.- Linebreeding: cruzas entre ejemplares parientes, donde hay perros comunes de los lados paterno y materno y uno o dos perros repetidos en las tres primeras generaciones.


Es la cruza más común y la mayoría de los criadores basa su crianza en este tipo de cruzas. Aquí la mayoría de las veces tenemos cachorros muy parecidos, pero también puede haber algunos con características diferentes.


3.- Outcrossing: cruza entre dos perros que no tienen ningún parentesco en las primeras cinco generaciones, se lleva a cabo para “refrescar sangre”, cuando se quiere mejorar alguna característica específica, sobre todo al tener líneas muy cerradas que necesitamos abrir. En este tipo de cruzas tenemos cachorros muy diferentes y lo importante es seleccionar aquellos que tengan la característica que quisimos mejorar o cambiar.


Siempre hay que informarnos y conocer lo más posible del pedigrí de los ejemplares que pensamos cruzar a lo largo (padres, abuelos y bisabuelos) y ancho (hermanos, tíos, primos y tíos abuelos).


También es importante tratar de fijar una característica en cada cruza, por ejemplo: mejorar frentes o traseros, cabezas, manto, etc., porque es difícil mejorar todo al mismo tiempo.


Hay que tener en cuenta que los frentes es lo más fácil de perder y lo más difícil de recuperar en siete y hasta nueve generaciones; en tanto que los traseros y las cabezas de dos a tres; el manto, pelo, color y temperamento de una a tres, etc.


Lo más importante: conocimiento experiencia y cruzar hembras bonitas, machos guapos de buen pedigrí y sanos.


Una vez hecha la cruza por cualquiera de los métodos disponibles en la actualidad:

Cruza directa.

Semen fresco.

Semen congelado.


Esperaremos 63 más/menos dos días, para que nuestra Kerry Blue Terrier tenga su parto (es rara una cesárea en esta raza, pero generalmente sucede cuando son pocos 1 - 2 cachorros y grandes). Por lo general tienen de cuatro a seis cachorros, algunas tendrán de ocho a nueve, pero son las menos. Son muy buenas madres y los cachorros muy listos desde el nacimiento.


Si se van a cortar colas y dedos accesorios, se recomienda hacerlo de cinco a siete días después de nacidos y en el caso de las colas se retira una quinta parte. Hay que estar muy pendientes de que las madres limpien bien las colas, ya que con el pelo se pueden impactar. Nosotros cortamos el pelo del rededor del ano, así como las puntas de las uñas, desde la primera semana de nacidos.


A los cachorros se les comienza a ofrecer alimento de buena calidad dos veces al día, remojado con agua caliente, cucharadas de leche y nestum de arroz, después de las tres y media a cuatro semanas de nacidos, según el tamaño de la camada; aumentamos a tres veces a partir de las cinco semanas y hasta los tres meses de edad. Destetamos entre las nueve y diez semanas.


Desparasitamos a las cuatro, seis y nueve semanas con Vermiplex Puppy, e iniciamos esquema de vacunación a las seis y ocho semanas con vacuna triple de cachorro, y 10 y 12 con séxtuple sin rabia y, a partir de los cuatro meses, rabia sola.


El primer baño, peluquería y pegado de orejas a las siete semanas y después cada dos o tres semanas según sea necesario. Continuamos pegando orejas la mayoría de las veces hasta los siete/ocho meses según el perro y la posición de las orejas, una vez que acaba la dentición.


Los KBT nacen negros y según las líneas pueden comenzar a cambiar de color a partir de los cuatro a los 18 meses, generalmente iniciando por los corvejones y las muñecas. Es común que el pelo negro se vuelva café antes de pasar a gris, la mayoría termina de cambiar a su color definitivo entre los dos y tres años. Existen algunas líneas que terminan de cambiar tarde a los cuatro años. Los colores claros cambian más pronto que los obscuros y hemos observado que mientras más peluquerías y cortes se lleven a cabo, más pronto cambiarán de color. Se sugiere peluquería una vez al mes mínimo por el resto de la vida de nuestro ejemplar KBT.


Siempre se recomienda acercarse a un criador reconocido para adquirir su Kerry Blue Terrier.


Cuidado

Una de las características más notables de la raza Kerry Blue Terrier es su manto “azul”. Como su nombre lo indica, la tonalidad del manto va desde el color plata hasta el azul acero, pasando por el gris-azul, azul-gris y azul. La historia dice que el KBT viene del Soft-Coated Wheaten Terrier, cruzado con el Beldington Terrier de donde proviene el color azul del pelo. Al tacto, éste debe ser suave y sedoso, nunca duro y con chinos medios, ni apretados ni grandes y sueltos con apariencia de Astracán (de recién nacido, muy fino, de mucho cuerpo). Al nacer, los cachorros del Kerry Blue Terrier son todos negros, de textura suave, ondulada y de una sola capa la cual nunca muda, sólo crece durante toda la vida de los ejemplares. Cambian de color entre el primer y tercer año de vida y algunos hasta los cuatro años.


Muchas veces el pelo más claro es más suave y con el chino más grande, es posible que pueda haber menos cantidad de pelo en los ejemplares claros como el plata, gris-azul.


Los KBT claros normalmente inician el cambio de color más temprano en el tiempo, iniciando el cambio desde los tres a cuatro meses y terminando al año aproximadamente. En cambio, los colores más oscuros: azul-gris, azul, azul-acero, comienzan a cambiar desde los 12 a los 18 meses en corvejones y muñecas y terminan entre uno y tres años alcanzando su color final. En el cambio de color, el pelo muchas veces se torna rojizo o café. Algunos perros después de los siete años vuelven a obscurecerse, especialmente los machos.


Desde el nacimiento de los cachorros del KBT, hay que estar muy pendientes del pelo alrededor del ano, el cual se sugiere sea recortado, al igual que las uñas, cada semana; en caso de que las madres no los acicalen bien, los cachorros pueden impactarse y causar un gran problema. En cuanto los cachorros comienzan a comer, hay que limpiar las patas, las barbas y el cuerpo -de ser necesario-, con toallitas húmedas. Se debe iniciar a cepillar a las cuatro semanas. El primer baño y peluquería normalmente se recomienda hacerlos entre las siete y ocho semanas y en ese momento se puede proceder a realizar el primer pegado de orejas. Se deben cepillar antes del baño, que será con agua tibia y champú especial para pelaje chino, diluido en agua, nunca el shampoo directo y siempre enjuagar muy bien para que la piel no se reseque y se produzca caspa. Se necesita tener mucho cuidado con los ojos y oídos para que no entre agua ni champú que les irrita mucho la piel delicada de esa zona e internamente también. Una vez bañados, el manto debe quedar libre de agua frotándolos bien con toallas y posteriormente trabajarlo con la secadora especial para perro, con aire tibio y a velocidad ligera, el aire nunca debe dirigirse directamente a los ojos, ni dentro de las orejas. Es muy importante rasurar el pelo de los cojinetes, ya que eso también hace que se mantengan más limpios al no acumular orina ni heces en las patas.


Posteriormente hay que cepillarlos cada semana y bañarlos cada dos o tres semanas, según sea necesario, de los tres meses de edad en adelante. En el cambio de pelaje, cuando el color se torna rojizo o café, es más algodonoso y se enreda con mayor facilidad. Si los perros salen o pasan su día en el jardín, pasto o tierra, es necesario cepillarlos y retirar todo lo acumulado en el pelo, para que no se hagan nudos.


Muy importante que el Kerry Blue Terrier no se moje con agua de lluvia ni se meta en albercas (agua con cloro), charcos, ríos, mar, etc., si lo suelen hacer hay que bañarlos, enjuagar a conciencia y secarlos lo más pronto posible para que el pelo no se apelmace ni se queme. En el caso de llenarse de lodo, hay que esperar a que se le seque para poder cepillarlo hacia abajo y, una vez retirado el lodo, habrá que checar no hayan quedado residuos para entonces bañar y secar como se acostumbra.


Para los perros que no son de exposición sino mascotas en casa, se recomienda tenerlos en corte muy pegado y con entubado de patas muy corto, al igual que las barbas, así se mantendrán más limpios y fáciles de entretener al realizar el cuidado del manto. Se cepillan una vez a la semana, se bañan y peluquean una vez al mes.


Los KBT que van a exposiciones o se quieren tener en pelo más abundante, habrá que cuidarlos en consecuencia. Se bañarán para textura y acondicionamiento del pelo cada semana, para mantener y crecer las barbas se pueden hacer trenzas o colitas que hay que revisar cada tercer día. Después del baño hay que cortar uñas, ya que están más blandas y es más fácil hacerlo así.


A los KBT les encanta la atención de sus propietarios y si se les acostumbra desde pequeños al cepillado, al baño y peluquería serán muy tolerantes.


Se recomienda ir con un peluquero reconocido o con amplio conocimiento del cuidado del pelo de la raza, ya que el trabajo debe realizarse a tijera y no a máquina, ya que ésta sólo se usa en el cuello, las orejas y genitales.

Con estos cuidados para los ejemplares, siempre se mantendrán saludables, con un manto impecable y con la galanura que los identifica.

Deseo que estas líneas hayan sido de mucha utilidad.

166 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo