Importancia de las exposiciones especializadas de la raza


Por Israel Salcedo


¿Son realmente importantes las exposiciones especializadas de raza?

Las exposiciones caninas fueron creadas a mediados del siglo XIX en Gran Bretaña. La primera exposición especializada de Bulldog fue realizada en 1859 y el primer estándar de Bulldog Inglés fue escrito en 1865 -en Londres-, por Samuel Wickens, el cual fue modificado poco a poco, ayudado por cientos de criadores hasta llegar al que conocemos hoy en día.

Las exposiciones caninas de todas las razas son evaluadas por jueces que deben tener conocimientos generales de todas y cada una de las razas que serán juzgadas. Se juzgarán de acuerdo a las características de cada raza tomando en cuenta carácter, actitud, belleza y conformación o estructura, entre otras; las cuales serán comparadas contra un patrón el que conocemos como estándar racial y el juez en turno decidirá cuál perro será -de acuerdo a su interpretación-, el que más se acerque a la perfección comparado con el estándar y no con otro perro, de esta manera se irán eliminando hasta llegar a un ganador.

El juicio de un perro al ser evaluado en una exposición será siempre subjetiva más que objetiva, ya que es valorado por la interpretación personal del juez apoyado por el estándar, norma que el juzgador deberá conocer perfectamente.

Dicho juzgamiento será hecho con la relación que existe entre el fenotipo y el adecuado tipo morfológico del perro según el respectivo estándar o norma racial.


Para que una exposición canina de todas las razas pueda llevarse a cabo debe tener por lo menos 120 ejemplares inscritos, en cambio, una exposición especializada de raza debe tener como mínimo 45 perros inscritos.


La importancia de las exposiciones can