top of page

¿Año nuevo o ideas nuevas?


Dr. Raúl García Miranda

M.V.Z. Luis Arturo García Domínguez

M.V.Z. Beatriz Figueroa Andrade


¿Qué tan bueno es lo bueno? ¿Qué tan malo es lo malo? Si nos apegáramos al enorme José Alfredo Jiménez diríamos que lo bueno es muy bueno y lo malo es muy malo, ya que él decía: "Que bonito es lo bonito". En realidad, la conciencia de cada mujer y de cada hombre en particular les indica claramente y sin dudar qué tan bueno es lo bueno y qué tan malo es lo malo, de acuerdo a una serie de factores biológicos, psicológicos, sociales y espirituales de cada quien. Todos, damas y varones, tenemos una escala de valores producto de nuestra realidad de vida. Las realidades pasadas y presentes en cada quien son distintas y eso da una enorme diversidad de corrientes de pensamiento y esta diversidad puede ser un factor altamente positivo si se emplea de manera ética.


Todos, mujeres y hombres, tenemos el derecho de pensar de alguna manera y expresar lo que pensamos; libertad de pensamiento y libertad de expresión. Sin embargo, las libertades de pensamiento y de expresión tienen límites. Como todas las conductas humanas llevadas desde la libertad, donde me responsabilizo de mis actos, hasta el libertinaje, donde no me responsabilizo de mis actos, no son buenas. Tengo la obligación de respetar a quien no piensa ni se expresa como yo; si cumplo eso, entonces tengo derecho a pensar como lo deseo y expresar mi opinión con libertad. Los seres humanos actuamos según lo que pensamos y lo que decimos (en ese orden es lo recomendable: primero pensar y luego hablar). Por ejemplo, si pensamos y hablamos de violencia, seremos violentos, y si pensamos y hablamos de paz, seremos pacíficos.

¿Cuáles serían los límites de la libertad de pensamiento y de la libertad de expresión? En realidad, hay dos límites; primero, no debo insultar a quien no piensa igual que yo, debo respetar a esa persona, quien a su vez debe corresponder respetándome a mí. Segundo, no debo agredir ni ser agredido. Si en aras de mis libertades de pensamiento y de expresión insulto o agredo, estoy generando violencia y no un entendimiento razonable y respetuoso. Al final, Francois Marie Arouet, mejor conocido como Voltaire, tenía razón: "Estoy en desacuerdo con cada una de sus palabras, pero defenderé hasta la muerte su derecho a decirlas."


Triaca, organización canófila, se había presentado durante 27 años consecutivos en la Feria de León que se lleva a cabo cada mes de enero. Éramos parte integrante de la festividad de la ciudad. Aguantamos los tiempos de vacas flacas y los de vacas gordas, hubo muchos tiempos de los primeros y pocos de los segundos, pero jamás, por el amor que tenemos a nuestra ciudad, eludimos participar. La actual administración piensa y habla diferente a nosotros y eso es un derecho absoluto que tienen y pueden ejercer. Sin embargo, el trato recibido después de 27 años de ser fieles a nuestra ciudad, es realmente insultante. En Triaca nos fue difícil, muy difícil, aceptar ser tratados y expulsados de tal manera, y además ellos no entendieron el valor de la historia, de la continuidad y de los antecedentes. Como dijo Napoleón Bonaparte, el que no abreva en la historia se acerca demasiado al fracaso y fácilmente puede repetir la historia con todo y sus errores.


Ciertamente, conforme vas logrando triunfos y tu prestigio aumenta te vas “hamburguesando". Hay quienes a través de los triunfos y aumento en su prestigio se va "aburguesando", sin embargo, la raza brava, aquella en la que nos formamos con la cultura del esfuerzo y la creencia en Dios, nos “hamburguesamos” y no nos volvemos burgueses, porque no sabemos cómo hacerle y menos cómo ser burgueses de manera correcta. Les quiero decir que después de tantos años de participar en algo esperas que, de ser el caso, te despidan de manera cortés. No somos más que nadie ni queremos sentir que merecemos, sólo pedimos educación y cortesías mínimas.


Sin embargo, la canofilia sigue y eso es importante. Es año nuevo y debemos tener ideas nuevas. Renovarse o morir. Caminar para adelante y echarle muchas ganas no es suficiente en la actualidad, además se debe tener talento, espíritu innovador y conocimiento.


Estamos en tiempos difíciles, un país muy violento, con gran inflación, una sociedad polarizada y dolida por las dificultades económicas, hay crisis de valores, etc. Pues bien, diría un administrador: Cada problema es un área de oportunidad, un problema es algo que requiere solución. Año nuevo es un momento filosófico donde nos debemos preguntar ¿qué vamos a hacer por la canofilia?, ¿qué vamos a hacer por nuestra pasión? Si nos ponemos nuevas metas, nuevos retos y llega el fin de año y no cumplimos ¿vamos a buscar al culpable? Tal vez. ¿Vamos a buscar a quién echarle la culpa? o nuestro nivel de autocrítica será congruente y nos encontraremos a nosotros mismos como responsables de no haber cumplido.


¿Año nuevo o ideas nuevas? A veces no es fácil caminar por la innovación. En ocasiones se requiere de nuevas fuerzas que deben sacarse de donde ya no hay. Las mujeres y los hombres canófilos tienen siempre un cajón en el espíritu del cual sacan fuerzas de donde parecía que ya no había. ¿Cómo le hacen estas mujeres y estos hombres para hacerlo? Conforme pasa la vida de una canófila o de un canófilo, nos damos cuenta que los perros son nuestra pasión y al mismo tiempo son también una enorme oportunidad de aprender y ser felices.


La canofilia promueve la salud y las sociedades sanas, la canofilia tiene su propia pedagogía para que el perro enseñe al humano, la canofilia promueve la unión familiar y es de un enorme valor para quienes la practican.


Ciertamente, quien no piensa así tiene derecho a expresar su diferente manera de pensar. Pero no tiene derecho a insultar o agredir. La canofilia promueve la paz y los derechos. La paz no sólo entendida como la ausencia de guerra o conflictos, sino comprendida como bienestar y calidad de vida. Los derechos no nada más de los humanos, también los de la naturaleza, del mundo y la creación. Porque a través de los perros entendemos a los demás miembros de este planeta que no son seres humanos y que tienen derecho a existir con la calidad de vida adecuada a su especie.


Este año nuevo debemos tener ideas nuevas. Ponte en modo "nueva o nuevo" en la canofilia y te pondrás en ese modo en tu vida. Haz todo lo bueno que planeas para tus perros, también para tu familia, para tu sociedad, para tu trabajo, etc., para tu vida en general y verás que todo irá mejor. Claro que te tropezarás de vez en cuando. Pero únicamente aprende a levantarse el que se cayó, quien no se ha caído no tiene apuro en aprender a levantarse. Cada tropiezo es una oportunidad de levantarte para hacer cambios. Cuando nos tropezamos y volvemos a lo mismo, es seguro que volveremos a caer. Dice el viejo dicho que el ser humano es el único animal que se tropieza dos veces con la misma piedra.


¿Qué vas a hacer de nuevo en este año nuevo? Te acuerdas de todo lo que hiciste al año anterior y no funcionó ¡Elimínalo! Sin embargo, seguro hiciste cosas bien y esas debes continuarlas, esas ¡repítelas! No necesitamos que venga alguien a decirnos lo que hicimos mal y lo que hicimos bien; hagamos un análisis del año, un análisis que sea severo, pero justo; regañémonos a nosotros mismos por los errores y felicitémonos de manera efusiva e intensa por lo que hicimos bien.


El pesimismo y el optimismo deben tener una regla que les ayuda mucho, un poco de realismo. Los administradores dirían "la factibilidad". Ser extremadamente pesimista meterá tus piernas a un fango espeso que no te dejará caminar, ser optimista en exceso te acerca al error. ¿Lo malo existe? Claro que sí, ¿lo bueno existe? Por supuesto que sí; necesitamos la habilidad de caminar entre los dos para tener un buen año.


Cada persona tiene una realidad distinta, debemos ser muy respetuosos de los demás, así piensen de manera totalmente distinta a la nuestra, sólo Dios sabe lo que hay en el corazón de cada mujer y de cada hombre. Trata de planear tu año próximo y responsabilízate de eso. Si puedes ayudar a alguien en cualquier aspecto, hazlo, pero siempre con respeto a su pensar y su realidad. Pero no evites ayudar a otros, a ti también te va a generar mucho bien ayudar a otros. Dicen el Corán y la Biblia, “…amar al prójimo como a uno mismo”.


En Triaca, perros entrenados para el alto rendimiento, les deseamos un excelente 2023, que lo bueno supere con mucho a lo malo y que lo malo sea manejado de tal manera que no nos haga daño.


Ya empezó el año, agarra tu correa, ponla en el collar de tu perro y empiecen a ser felices este año.


Un abrazo a todas y todos.

53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Whippet

bottom of page