Golpe de calor


Por Jorge de la Parra


Lamentablemente han pasado ya muchos años desde que nuestra querida raza se puso de moda y la principal causa de muerte de los Bulldogs -además de la edad-, sigue siendo EL GOLPE DE CALOR.


Artículos van, artículos vienen, pláticas en foros de bulldogs, en redes sociales, pláticas presenciales con expertos criadores atendiendo todos a este mal que aqueja a la raza y los perros se siguen muriendo por la IRRESPONSABILIDAD de sus dueños, causada ésta, para ser justos, en gran medida por la falta de comunicación y explicación precisa de quienes le vendieron su mascota.

Este es un accidente que desgraciadamente sucede con la raza y no es culpa más que del propietario, ya sea por descuido o porque, como mencionábamos, el criador nunca le explicó que existía.


Todos los perros eliminan calor jadeando, mas por la morfología de su cara, el Bulldog Inglés en momentos de mucho calor no alcanza a eliminarlo de manera efectiva como otras razas, por lo que sufre el llamado Shock de calor, que consiste en una subida de temperatura interna del cuerpo que lo llevará a la muerte en caso de no asistirlo.


La manera de evitarlo es: USANDO EL SENTIDO COMÚN, me explico:

  • Ejercitar a tu Bulldog Inglés, ya sea por la mañana o de noche y NUNCA en horarios de calor máximo, como entre las 11 am y las 3 pm.

  • Evitar a toda costa llevarlo de viaje dentro de un auto a esos mismos horarios sin aire acondicionado y procurar que cuando su traslado sea por causa de fuerza mayor en momentos de calor, el propietario esté preparado para darle primeros auxilios en caso de una eventualidad.

  • Evitar dejarlo jugar sin supervisión de parte nuestra con perros de otras razas cuya regulación de temperatura sea más efectiva que la de los bulldogs, éste se da cuenta que no puede respirar hasta que se está ahogando.

  • Evitar juegos extremos con niños que no saben determinar cuándo un perro ya esté jadeando en exceso y que lo llevan al límite en horarios de calor extremo.

Alguna vez el propietario de una hembra de mi criadero me llamó para decirme que la había llevado a la playa y que estaba “jadeando muy feo”, le sugerí mojarla inmediatamente para refrescarla, así lo hizo, para posteriormente avisarme que ya estaba mejor. Le pedí llevarla al veterinario para descartar algún daño neurológico por el sobrecalentamiento. Una vez en la ciudad la llevó a consulta y le preguntó al veterinario “qué debería hacer la próxima vez que fuera con ella a la playa”, la respuesta fue contundente: “NO LA LLEVES”.


Recordemos que todos los perros tienen una función y características que lo hacen más o menos adaptable a ciertas circunstancias, el Bulldog no puede lidiar con el calor, así de simple.


Podemos partir de un principio muy básico: lo que te acalora a ti, acalora a tu Bulldog en mayor grado, evita esa situación, usa el sentido común.


Los primeros auxilios deben darse de la siguiente manera: mojar al perro completamente, de ser posible introducirlo en un contenedor con agua fría, darle a comer hielo (que se consigue en cualquier tienda en la calle cuando esto sucede en el coche). Si se tiene un ventilador a la mano, ponerlo frente al perro mojado para ayudar a bajar la temperatura.


En estos casos de golpe de calor, un minuto puede ser la diferencia entre la vida y la muerte del perro.

382 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo