El Staffordshire Bull Terrier, el perro que lo tiene todo


Por Édgar Macías


El Staffordshire Bull Terrier (SBT), es muy polifacético. Es un perro sumamente fuerte, y que a mi parecer, guardando las respectivas escalas, podría ser la raza de perros más fuerte, musculosa y a la vez ágil de todas ellas. Es un pequeño “tanquecito” lleno de poder, fuerza y valor. Todo esto sin olvidarnos a la vez de que es un Terrier y que, por lo tanto, aporta energía, arrojo y agilidad insuperables.


Ese perro, que en el pasado fue un gran gladiador, hoy es el perro “niñera” por excelencia, que no se doblegará ni dudará en cuidar y defender a los suyos. Con un apego inquebrantable hacia su familia; obediente y complaciente al grado de que su vida girará en dar gusto a sus amos.

Es un perro que tiene todo lo que uno podría buscar: buen tamaño, fácil de transportar y/o de llevar a algún lado, normalmente goza de muy buena salud, sumamente apegado a sus dueños, bastante obediente, cuida y protege bien, tiene pelo corto, de fácil mantenimiento y con una gran variedad de mantos para cualquier gusto. Si acaso, un poco pendenciero, pero con la sociabilización pronta y adecuada, eso no será algo que preocupe.

Con el Staffordshire Bull Terrier podríamos -en un fin de semana cualquiera-, competir en alguna “Exposición Canina de Conformación y Belleza” por la mañana, dar pelea en ese duro Grupo 3 (Terriers) y obtener muy buenos resultados. Por la tarde, tenerlo y convivir con él dentro de casa como parte de la familia, y en la noche contar con un buen perro guardián.

Tal vez sea una raza un poco “incomprendida”, la cual desafortunadamente en algunos países ha sido catalogada como Perro Potencialmente Peligroso (PPP), por ende, es importante que los criadores no olvidemos LA ESENCIA del Staffordshire Bull Terrier, que se mantenga esa dualidad de perro tipo Bull y de Terrier, que a pesar de tener un pasado “duro”, hoy sea un excelente perro para la familia. Evitar la humanización y en lugar de eso, aprovechemos todo ese potencial que tiene para las diferentes disciplinas deportivas como “Pruebas de Obediencia”, “Guardia y Protección”, “Exposiciones de Conformación y Belleza”, etc.


Un poco de historia


Pero, ¿de dónde viene esta extraordinaria raza? El Staffordshire Bull Terrier, tiene sus orígenes en los antiguos perros ingleses que resultaron del cruce de Old English Bulldog y Old English Terrier. El antiguo Bulldog era un perro sumamente bravo, con gran arrojo y una voluntad a toda prueba; extraordinario combatiente, tolerante al dolor y/o al castigo, perseverante e insobornable. Lo que si, al ser perros muy molosos, carecían de agilidad, un poco lentos, pesados, no eran tan buenos en un evento de larga duración. Sin embargo, sí tenían un buen sentido de presa, aunque al ser perros con cierto grado de prognatismo, la mordida no hacía el daño que ellos buscaban.


Ante todo esto, los criadores de ese tiempo buscaron cruzar a estos ejemplares con perros que fueran más pequeños, ágiles, activos y con un gran temperamento. Y fue el Old English Terrier, la raza que aportó dichas características.


En 1932, cuando Joseph Dunn empezó a generar lo que sería el primer club y a poner en hegemonía a la raza, encontró un poco de resistencia por parte de algunos criadores, principalmente de “la vieja escuela”, ya que no estaban de acuerdo en que perros tan bravos y valientes fueran a ser “únicamente” perros de show, pues consideraban al Staffordshire Bull Terrier como el perro de combate por excelencia y que todo esto sólo iba a degradar la gran nobleza de la raza.

El Staffordshire Bull Terrier tenía que mantener esa dualidad entre temperamento y estructura, así como funcionalidad y belleza también, además de que todos ellos querían que el estándar racial fuera de acuerdo a su línea de sangre, y al tipo de perro que cada uno de ellos criaba. Independientemente también, encontrando un poco de animadversión por parte de la sociedad, ya que la gente que tenía y criaba Staffordshire Bull Terrier era mal vista.

En 1935 tuvieron lugar las reuniones para concretar lo que sería el club y el estándar de la raza en el pub de Joe Mallen, un herrero de profesión y hoy en día ícono de la raza, propietario del que fuera el primer campeón, Ch. Gentleman Jim.

En la actualidad, el Staffordshire Bull Terrier ha crecido mucho en reconocimiento y afición a la raza, tanto en México como en muchos otros países. Aquí en territorio nacional ha habido gente sumamente comprometida con la raza, demostrando lo bella y apta que puede ser para cualquier disciplina. En nuestro país ha habido grandes campeones a nivel nacional, internacional y mundial y hoy en día el Staffordshire Bull Terrier en México se encuentra al nivel de cualquier país del mundo.

En resumen, ¡el Staffordshire Bull Terrier, es un perro que lo tiene todo!

3,209 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo