El origen del Yorkshire Terrier


Por Lizeth Condado


El Yorkshire Terrier, actualmente es considerado una raza de compañía y como su nombre lo indica, es descendiente de la línea de los Terrier, término que procede del latín -terra-, cuyo significado es tierra. Todo esto hace sentido cuando conocemos la función zootécnica de esta raza, entendiendo que estos perros se criaron con el fin de cazar ratas y otros roedores, normalmente incómodos para el hombre.

Se puede decir que se trata de una raza creada por el hombre que compendia la reputación de los Terrier en cuanto a su valor, resistencia y tenacidad, contrastando sobremanera con su tamaño pequeño. Fue el favorito de los mineros de la zona inglesa de Yorkshire, en donde se empleó como ratonero en las minas de carbón, habiendo retenido el actual Yorkie la valentía y la astucia heredados de sus orígenes de perro trabajador.


Los Terrier son perros pequeños, robustos y activos; nacieron para ayudar al hombre a defenderse de los animales nocivos y en siglos pasados fueron utilizados por las clases menos favorecidas.

De ahí viene el carácter indomable y altivo que todavía permanece dentro de la familia de los Terrier, incluido el Yorkshire, que es un representante de gran relieve, aunque en la actualidad sólo esté considerado como un perro de compañía.


El origen del Yorkshire Terrier


La raza se originó entre Yorkshire y la contigua Lancashire, una región al norte de Inglaterra. A mediados del siglo XIX, obreros procedentes de Escocia llegaron a Yorkshire en busca de trabajo, trayendo consigo diferentes variedades de pequeños Terrier.