El Cachorro Xoloitzcuintle.


Por Martha Úrsula Gómez Lemus


Es místico, bello y elegante, forma un vínculo con nuestra alma que trasciende más allá de la muerte… es el compañero que nos guiará en nuestro camino hacia el Mictlán. Una de nuestras bellas razas mexicanas, es el Xoloitzcuintle.


Es tan especial que ha sido plasmado en barro, metal, óleo, cerámica y hueso. Ha vivido en el campo y en castillos, ha sido guardián y compañero. Y así es como entre el mito y la realidad vamos descubriendo todas las virtudes que poseen nuestros “xolos”.


Gracias a todo esto es que el interés en ellos crece cada día, no es de extrañarse que muchas familias deseen incorporar un Xolo en su vida. Pero antes de llevar uno a casa debemos tener en consideración todo lo que involucra.


INFORMACIÓN

Este es el primer paso antes de llevar CUALQUIER ser vivo a casa. Deberemos valorar muy bien si nuestro estilo de vida nos permitiría ofrecerle un buen hogar a un Xoloitzcuintle. Gran parte de los abandonos son motivados porque el estilo de vida de la familia no se adapta al perro o a la raza elegida: la educación es la mejor arma en contra del abandono, seamos responsables.


Leamos el estándar racial; si podemos, acerquémonos con propietarios y criadores que nos expliquen cuál es su temperamento, cuáles son sus tallas (estándar, intermedio y miniatura) y sus variedades (con pelo y pelones). Aprendamos sobre su historia, su salud y sus necesidades antes de tomar una decisión. El Xoloitzcuintle no es para todo el mundo.


DÓNDE BUSCAR

Sin dudarlo, el mejor lugar para buscar un cachorro es con un criador responsable. Un buen criador conoce la raza, realiza pruebas de salud y ADN, tiene un plan de crianza estructurado, participa en exposiciones y se asegurará de darnos toda la información necesaria para que el cachorro que llevemos a casa sea el adecuado.


Al acercarnos con un criador responsable podremos ver cómo sus ejemplares están en óptimo estado de salud y podrá asesorarnos en el cuidado y desarrollo de nuestro cachorro. Nunca nos entregará un cachorro de menos de ocho semanas de edad y siempre estará al corriente en sus vacunas y desparasitaciones.


Muchas veces tendremos que esperar por el cachorro adecuado a nosotros, si estamos interesados en un ejemplar de exposición la espera puede ser incluso más larga, pero créanme que valdrá la pena.


LLEGANDO A CASA

Cuando el cachorro llega a casa no debemos olvidar que la separación de su madre y sus hermanos no será fácil, tengámosle paciencia y forjemos una rutina que le ayude a que la adaptación sea más rápida. Nuestro criador podrá darnos recomendaciones.


Deberemos tener listos los accesorios necesarios para él: comedero, bebedero, juguetes, cama, cepillo, collar y correa. También es bueno tener un médico Veterinario Zootecnista (MVZ) de cabecera para terminar su esquema de vacunación y sus chequeos de rutina, si tiene experiencia con la raza, qué mejor. Es importante NO sacar a pasear a nuestro cachorro ni permitir que tenga contacto con perros extraños hasta que termine su esquema de vacunación, es vital seguir las indicaciones del Veterinario.


Definamos el lugar donde va a dormir, mostrémosle bajo supervisión el patio o jardín, presentémosle a toda la familia y dejemos que lo toquen de manera controlada y segura. Si hay niños en casa deberemos mostrarles la forma adecuada de convivir con el cachorro y que NO es un juguete, sino un miembro más de la familia; muchas veces, al jugar los niños pueden ser bruscos y los accidentes pasan. NUNCA hay que dejar a los niños sin supervisión con el cachorro. Muchos dicen que los xolos no son buenos con los niños; opino que, aunque todos los perros son diferentes, si sociabilizamos correctamente al cachorro y le enseñamos a nuestros niños a respetarlo, se pueden llevar muy bien.


Delimitemos qué lugares están prohibidos y a cuáles puede entrar. Hay que ser coherentes al respecto, por ejemplo: si vamos a permitirle que suba al sillón, esto será siempre, no sólo unas veces y otras no. Hay lugares en casa que no son seguros para un cachorro ya que hay líquidos y cables que si los muerde pueden causarle gran daño, debemos definir bien esto y evitar accidentes. Tengamos en cuenta que el Xoloitzcuintle es un excelente trepador.


No dejemos a nuestro cachorro solo por periodos muy prolongados de tiempo, necesita de nuestra supervisión. El que escuche ruidos de autos, motocicletas, truenos o incluso alguna lata que se caiga al suelo nos ayudará a que en el momento en que salga de paseo, no le sean extraños. La mayoría de los perros viven en ciudades, así que hay que adaptarlos lo mejor posible a la vida urbana.


ENTRENAMIENTO Y EJERCICIO

Al ser una raza de tipo primitivo, el carácter del Xoloitzcuintle es muy particular. Son inteligentes, excelentes guardianes, muy vocales y con gran energía, pero también muy sensibles. No responden bien a los refuerzos negativos, recomiendo que cuando llegue el momento de asistir a una clase de obediencia con nuestro cachorro, busquemos un entrenador que conozca el temperamento de la raza y ya tenga experiencia con ellos. Un entrenamiento muy duro puede ocasionar mucho más mal que bien.


El Xoloitzcuintle es reservado con los extraños y es buena idea pedir a las personas que quieran tocarlo que se acerquen tranquilamente y permitan que los huelan primero, especialmente tratándose de niños que pueden ser más impulsivos.


No importa la talla de nuestro Xolo, los paseos son necesarios. Tienen mucha energía y el paseo diario los ayudará a despejarse. Si no sacamos o estimulamos a nuestro cachorro, lo más seguro es que nos cause muchos destrozos en casa. No hay que olvidar que los cachorros son curiosos y que normalmente morderán lo que les llame la atención y esté a su alcance. Pueden ser buenos deportistas, podemos practicar Agility con ellos, incluso llevarlos a nadar, con supervisión por supuesto.


SALUD Y CUIDADOS

La raza es saludable, así que no deberíamos tener muchos problemas al respecto, especialmente tratándose de cachorros provenientes de planes de crianza responsables. Sin embargo, un chequeo cada cuatro meses con el MVZ nos ayudará a llevar un mejor control.


Hay muchos mitos con respecto a los xoloitzcuintles pelones y la mayoría son precisamente eso, mitos. Es cierto que pueden ser más susceptibles al calor o al frío, pero son perros normales, simplemente no tienen pelo. No es necesario bañarlos con ningún shampoo medicado o aplicarles aceites diariamente, bastará con aplicarles una crema hidratante cuando su piel lo requiera y un exfoliado de ser necesario. En el caso de los ejemplares con pelo, tienen su periodo de muda dos veces al año (puede ser más seguido de acuerdo al clima en donde vivan), pero su mantenimiento es como el de cualquier perro de capa corta, un cepillado una vez a la semana y su baño mensual lo tendrán en buena condición. Hay que cuidar que sus orejas estén limpias y mantener sus uñas cortas, si no sabemos hacerlo en casa podemos solicitar el apoyo de un peluquero canino profesional.

Personalmente sólo les pongo collar a mis xolos cuando saldremos de casa, pero si deciden que su cachorro use collar todo el tiempo, busquen uno que no les irrite o lastime la piel. Si van a ponerle suéteres a sus ejemplares pelones recuerden que hay que retirarlo al menos por un rato cada día y revisar que no les cause irritaciones o alergias.


Hablando de alimentación, mi consejo es darles el mejor alimento que podamos en cada etapa su vida. Un alimento de calidad nos ahorrará muchos problemas a largo plazo ya que la salud se ve reflejada en una correcta nutrición. En los ejemplares pelones esto es muy notorio dado que su piel está en mucho mejor estado con la dieta adecuada.


Si bien es cierto que los xolos pelones pierden piezas dentales al terminar la muda de cachorros, esto no quiere decir que no puedan alimentarse normalmente. Los Xoloitzcuintles NO son vegetarianos, necesitan proteínas y su dieta debe estar equilibrada, siempre de acuerdo a su edad y nivel de actividad.


RESUMIENDO:

•Infórmate todo lo que puedas antes de llevar un Xoloitzcuintle a casa, la raza NO es para todo el mundo.

•En la raza Xoloitzcuintle hay tres tallas: estándar, intermedio y miniatura. Debemos valorar bien nuestro estilo de vida para elegir la talla adecuada.

•Hay dos variedades: con pelo y pelones. Ambas variedades son igual de importantes.

•No es recomendable llevar un cachorro a casa antes de las ocho semanas de edad. Busca un criador responsable.

•En las camadas nacen ejemplares con pelo y pelones; no importa que ambos padres sean pelones o uno con pelo y otro pelón. La única cruza que no está permitida es la de ambos padres con pelo.

•La raza goza de buena salud, pero como cualquier perro, requieren sus visitas periódicas al Veterinario.

•Son excelentes guardianes, energéticos y ladradores.

•Son inteligentes y les gusta aprender cosas nuevas, pero debemos buscar un entrenador que tenga experiencia con la raza.

•Aman a su familia, pero son reservados con los extraños.

•Les gusta trepar, ten esto en cuenta y asegúrate que tu jardín o patio sea seguro.

•Con una correcta sociabilización pueden convivir con niños, otros perros y otras mascotas, aunque no debemos olvidar que hay unos ejemplares más tolerantes que otros.

•El mantenimiento estético de ambas variedades no es muy complicado.

•Necesitan una alimentación de excelente calidad, démosles el mejor alimento que podamos.

•Estás asumiendo un compromiso de por lo menos unos 12 años con tu nuevo cachorro, él te amará durante toda su vida, hay que corresponderle igual.


El Xoloitzcuintle es una raza maravillosa, merece nuestro cariño, respeto y admiración. No nos dejemos llevar por modas y tomemos la decisión correcta si deseamos llevar uno a casa.


Si después de investigar y asesorarte con expertos en la raza has llegado a la conclusión de que un Xolo será el perfecto compañero, ¡felicidades! Deseo que te enamores de nuestra raza cada día más y que compartan muchos años de felicidad.

322 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo