El Baño


Por Fabián Bravo| Director General Disc Dog México.


Nuevamente tenemos el gusto de compartirles un artículo, sin duda este será de mucha ayuda para la gente que en esta época está incorporando un cachorro a casa o un perro adulto en el caso de una adopción.

Pues hablaremos nada más de una situación que ha sido para todos un dolor de cabeza, el tema del baño.

La vida de nuestro cachorro al momento de incorporarlo a nuestro hogar, así como los espacios, los horarios, el nivel de actividad que tenía con sus hermanos y con su mamá cambian mucho.


Ante esta situación nuestro cachorro sufre una desubicación, provocando que se modifiquen sus hábitos al jugar, dormir y hacer sus necesidades fisiológicas (orinar o defecar); esto último es uno de los mayores problemas que tenemos los dueños de mascotas.

Regresándonos al lugar donde nuestro cachorro nació y creció sus primera semanas de vida junto a sus hermanos; ahí tenía todo muy claro, se puede decir que nuestro cachorro ya estaba condicionado con respecto al baño; durante estas primeras semanas de vida nuestro cachorro tenia bien definido dónde dormía, dónde jugaba y por consecuencia dónde hacía sus necesidades fisiológicas.


Cuando nuestro cachorro empieza a caminar, lo primero que hacía era alejarse de su “madriguera” es decir de la cama y hacia “del baño” alejado de donde dormía y donde le daba de comer su mamá; es decir ya tenía este hábito o condicionamiento de no hacer en el lugar donde dormía, vivía y comía; es decir nuestro perro ya estaba adiestrado con respecto al baño.


Cuando llega a nuestra casa esos espacios se vuelven generalmente más grandes, por consecuencia menos definidos, es decir donde duerme, come, juega, hace del baño, haciendo que este adiestramiento se pierda.


Qué medidas tomar para que no se pierda esta habilidad o condicionamiento sobre el tema del baño que ya traía cuando vivía con su camada.


Así que la primera medida a tomar es definirle a él muy bien, las zonas donde ahora come, duerme, juega y un espacio adecuado donde hará sus necesidades.


Puede ser un cuarto, un baño, un lugar donde estén estas tres zonas; por ejemplo, la cocina; la recomendación es proporcionarle una transportadora, donde le metamos una cama, para que se sienta cómodo, por instinto buscará ingresar por sentirse en un área de seguridad, confort, en estas primeras semanas nuestro cachorro dormirá mucho y al despertar instintivamente saldrá de la transportadora, alejándose así de la zona donde duerme, ¿adivinen para qué se alejará? Exacto, para hacer “del baño” y ya ahí estaremos reforzando lo que ya hacía en su anterior casa.


También se sugiere colocar papel periódico a la totalidad del piso, para que así vaya dejando su olor en el periódico, en un futuro pondremos el periódico ya con el orín seco debajo de periódico nuevo, para que busque su olor y haga en el periódico nuevo, la media siguiente seria ir reduciendo el área del periódico y que éste vaya quedando lo más alejado de la transportadora.


Una medida muy importante a considerar es que nuestro cachorro coma dentro de la transportadora, así verá la transportadora además de una zona de confort, como su área donde come, disminuyendo con esto las posibilidades que haga dentro de la transportadora o en otras palabras, donde vive.

Pero es un hecho que nuestro perro no vivirá así el resto de su vida, va a crecer y las barreras que le hayamos puesto se volverán insuficientes o fáciles de brincar, tendremos que tomar otras medias y estrategias para que nuestro perro sea el más correcto en el asunto del baño, esta segunda etapa de acondicionamiento, nuestro cachorro en el asunto del baño lo dominará en más o menos uno o dos meses de haber llegado a nuestra casa.

Para esta segunda etapa del acondicionamiento de nuestro perro en el tema del baño, les vamos a dejar investigar unos aspectos muy importantes y que serán protagonistas de nuestro siguiente artículo.

Los aspectos a investigar con nuestro cachorro son:

  • Tiempo que tardan en defecar después de haber comido.

  • Protocolo que realizan antes de que orinan o defequen (huelen, da vueltas, etc.).

  • Número de veces que hacen sus necesidades antes de su siguiente comida.

  • Seleccionar el lugar donde harán “del baño”.


Que sigan teniendo un gran inicio de año, a seguir cuidándonos y disfrutando de nuestros cachorros, no leemos en el siguiente artículo.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo