top of page

Deportes caninos y canofilia


Por MVZ Graciela Rose Domínguez | Vonrose, centro canino de alto rendimiento


Hablemos de un tema diferente el día de hoy, ¿la canofilia existe? Realmente, en los deportes caninos o exposiciones de belleza, ¿la hay? Muchos pensarán que no, que no hay y que ni siquiera existe un canófilo en el deporte, que no se da.


Una barbaridad pensar eso ¿por qué? Un binomio de cualquier deporte por qué es importante y qué nos lleva a pensar que son los verdaderos canófilos y los que mayormente impulsan a la cría y a la responsabilidad para el crecimiento y la difusión del deporte que practican.


Pero ¿qué es lo que los hace diferentes de cualquier otro canófilo? ¡La palabra mágica es pasión!, toda persona que emprende sus inicios en alguna actividad deportiva se cautiva en todo lo relacionado a su actividad, y empieza como el pequeño “hobbie” (entretenimiento), pero poco a poco se va adentrando en todo lo que conlleva un perro deportivo, desde aprender a comprar equipo, utensilios para entrenar, asistir a diferentes clubes para empezar y ver las cualidades de su canino y si puede desempeñar el deporte que uno quiere.


Ahora bien, pero qué sucede con el paso del tiempo y si la pasión va surgiendo dentro de uno; el primer gran paso para ser un apasionado y canófilo del deporte lo va a hacer la primera competencia a la que asista y ahí se abre la gran ventana hacia el nuevo mundo: a explorar como canófilo inicial por decirlo de alguna manera, así mismo, comienza las primeras tareas de investigar criaderos y clubes profesionales para principiar con el pie derecho el arranque de una carrera Canófila.


Y bien, ya después de un estudio y selección de un ejemplar de trabajo y las adecuadas asesorías, la siguiente tarea es su correcta formación y participación de la familia para el buen desarrollo del equipo e iniciar su carrera deportiva como binomio. El desarrollo de un canófilo implica iniciar una preparación y adquirir conocimientos en cursos o seminarios, así como aprender y conocer más de su raza con la que trabajan de la mano en la formación y conocimiento del deporte.


¡Pasión! Palabra clave para todo canófilo verdadero. El dinero, el status deportivo y la competencia entran en segundo término de alguna manera, ya que después de un proceso largo el canófilo entiende que lo que lo llena son sus perros, sus triunfos en binomio y propios en cada recuperación de alguna lesión o el entrenamiento previo a una gran competencia, los nervios que eso genera la primera o la última vez que compites; ese nervio que nunca cambia y a veces hasta aumenta con el pasar de los años… ¡Uff! y qué decir de ganar la primer moña, no importa la categoría ni el lugar, esa primera moña es la vida misma de un canófilo y su gran orgullo de todo el tiempo que pasó para obtenerla y más aún si es cría de uno mismo, valen 1000 esas moñas. Ahí es donde surge el verdadero canófilo apasionado y que lucha cada día por hacer y ser el mejor en el deporte que uno práctica.


Los años te envuelven en el deporte y la pasión crece día a día y con ello inician las tareas de difundir y hacer crecer el deporte, desde buscar y traer gente, hasta promover de alguna forma que más gente lo practique. Para otros implica desarrollar y aprender más y eso va de la mano con el desarrollo e inicio de la crianza en busca siempre de un mejor cachorro o prospecto de perro de competencia, así como pueden existir los canófilos que invierten y traen de las mejores sangres del mundo para desarrollar y lograr el perro ideal y más competitivo que puedan tener, implicando tener caídas y tropiezos mil veces y aún así seguir adelante con los objetivos y metas para tener un perro campeón en este mundo canófilo del deporte. Muchas horas de trabajo, muchos días malos, muchos días buenos, pero siempre la pasión va estar ahí para no hacernos desistir ni dejar de practicar el deporte que hagas, sea fácil o difícil vive y piensa uno sólo en ello.


101 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page