De Pastor Campirano a compañero de familia


Por. Silvia A. Fernández


El Old english sheepdog, (Antiguo o Viejo Pastor Inglés) es una raza originaria de Inglaterra que data de mediados del siglo XVIII. Fue creada para conducir y proteger rebaños, haciendo de ellos un excelente perro pastor. Precisamente su color característico obedece a mimetizarse con las ovejas, el estándar de la raza exige un mínimo del 51 % de color gris (que va del gris claro al gris acero) sin manchas blancas y un máximo de 49 % color blanco que puede estar manchado de gris. También se le conoce por el apodo de Bobtail (que significa SIN COLA o COLA CORTADA), aunque actualmente en Europa está prohibida la amputación de las colas, mientras que en América aún se permite.

Hoy en día, este perro pastor pasó a ser un gran compañero familiar. Alegres y extrovertidos. Son unos adolescentes eternos, dueños de una agilidad sin igual que los convierte en perros adorables. Al momento de adquirir un cachorro es fundamental asesorarse en la elección de sus progenitores, con el fin de evitar problemas futuros.


Al momento de criar se deberá hacer un exhaustivo estudio de las líneas de sangre de ambos padres, por eso es importante adquirir cachorros registrados con pedigree de la FCI (Federación Cinológica Internacional), donde se puede ver entre tres y cinco generaciones anteriores.

En la actualidad existen estudios genéticos para descartar patologías hereditarias que garantizan la correcta sanidad de los futuros cachorros. Afortunadamente, estos exámenes genéticos pueden realizarse a temprana edad, garantizando una posterior vida saludable. Gracias a la facilidad que nos otorgan las redes sociales, es posible conocer las mejores líneas de sangre a nivel mundial y así mejorar la crianza nacional. Claro está, que para preservar la belleza de nuestros “antiguos”, es necesario criarlos adecuadamente en un ambiente que garantice el espacio para poder hacer sus ejercicios al aire libre donde la alimentación suplementada por vitaminas tendrá gran importancia. Esta primera etapa del cachorro es fundamental para lograr un excelente desarrollo hasta llegar a ser adulto.


Tal vez mantener el manto de esta raza en condiciones no es tarea fácil, pero tampoco imposible. La abundancia de pelo es lo que hace más impresionante a esta hermosa raza. Vale destacar que para evitar que se apelmace el pelo, es más importante “cómo” se seque, que con cuál producto “se bañe”. Jamás debe dejar que el pelo del Pastor Inglés se seque al aire libre. La forma correcta de secarlo es con la ayuda de un secador de pelo, mientras usted lo cepilla a contrapelo, independientemente de la estación del año (invierno o verano)… mantener el pelo abierto y libre de nudos siempre, será muy beneficioso para tener la piel sana y con un aspecto definitivamente hermoso… Para facilitar la visión y también el crecimiento del pelo en la cabeza, es conveniente recoger el pelo con alguna gomina. No es necesario cortarles el pelo de la cara, como tampoco esquilarlos, dado que el pelo obra de protección y aislante contra el frío y el calor.


Por la propia seguridad del cachorro es necesario enseñarle a caminar con correa, siempre es más fácil hacerlo a corta edad. Si bien son perros muy obedientes, capaces de caminar sueltos por la calle sin problemas, resulta peligroso saber cómo reaccionará al encontrarse con otro perro o gato. Nunca conviene dejarle ningún tipo de collar permanentemente. No deberán usarse pretales ni collares gruesos que dañen el pelo. Una correa finita será suficiente para manejarlo fácilmente.


Tal vez, un día usted descubre que le gustaría competir con ese cachorro que adquirió en algún show canino, para eso es fundamental conocer el estándar de la raza para saber las características propias a tener en cuenta. Independientemente de la morfología ósea, esta raza posee características de unicidad de raza a tener en cuenta. Entre ellas, la grupa debe estar más alta que la cruz y el perro debe caminar haciendo su pusuqueo y rolido típico que consiste en un movimiento de dos tiempos, para luego trotar normalmente. En movimientos lentos tienden a marchar en forma de amasadora, balanceándose como un oso. Visto desde arriba, debe tener forma de “pera invertida”, eso se debe a que suelen ser más anchos en el posterior que en el frente, por tal motivo también ejerce un movimiento de “doble senda” al caminar, estas son otras características propias a tener en cuenta al momento de su entrenamiento para pista.

Si eres un enamorado de esta raza, no te prives del placer de tenerla. No vale la pena! Bienvenido al mundo de los “antiguos”…

170 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo