Cómo cuidar a mi“Frenchie” en sus años dorados


Por. Sandra Bolaños


Los bulldogs franceses no son inmunes a los estragos del envejecimiento, al igual que nosotros, sus dueños. Puede ser difícil creer que su “frenchie” ya no es el cachorro activo que trajimos a casa, pero la realidad dicta que debe adaptarse en consecuencia cuando tiene un viejito. Como un perro senior, tu “frenchie” tiene requisitos de cuidados específicos que lo mantendrán saludable y feliz durante muchos años.


Los “Frenchie”, al igual que nosotros y el resto de las razas de perros, desarrollan dolencias relacionadas con la edad, no hay una edad exacta en la que inicien estos “Años Dorados”, mucho tiene que ver con cada uno de los perros, por lo regular podremos notar signos claros de envejecimiento alrededor de los 8 años de vida. Algunos de los signos más comunes que podemos encontrar es la aparición de cañas en la zona de la máscara del perro, problemas de artritis, disminución de la función de algunos de sus órganos internos como corazón, riñones o hígado, cáncer, cambios hormonales como tiroides o diabetes, entre otros.

Debemos tener un control de cuidado anual con nuestros perros mayores, análisis de laboratorio y observar cualquier cambio que pudieran tener ya que cualquier medida de prevención nos ayudará a detectar y atacar cualquier padecimiento a etapa temprana y tener a nuestros viejitos en las mejores condiciones posibles.

El cambio de peso podría deberse a una reducción de la absorción de nutrientes, mientras que el aumento de peso podría deberse a una baja en la actividad física por la edad misma, en muchas ocasiones se debe ajustar la dieta para mantener en buen estado a nuestros ejemplares.

Los frenchies mayores pueden tener funciones sensoriales disminuidas (visión, oído, gusto, olfato, incluso tacto), y si esto sucede, tienden a reaccionar más lentamente a los estímulos ambientales. Un dueño alerta reconocerá estos cambios sutiles, lentos y progresivos, lo que dará al perro más juego y estimulación para ayudarlo a mantenerse alerta, mental y físicamente.

También pueden surgir cambios de comportamiento y alteraciones en los procesos de pensamiento del perro y la detección temprana puede ayudarlos a usted y a su veterinario a idear una forma de tratarlos antes de que se vuelvan incapacitantes. Un programa de ejercicios que mantendrá al perro activo sin ser demasiado estresante, ayuda a mantenerlo en buena salud mental y física.

Tú eres el mejor amigo de tu perro y debes estar alerta a cualquier cambio, porque los signos sutiles de un problema son clave para un diagnóstico y tratamiento tempranos. Esté atento a estos signos de problemas y consulte a su veterinario de inmediato si nota alguno de ellos, como, por ejemplo:

  • Cambio repentino de peso (ganancia o pérdida)

  • Disminución del apetito o negativa a comer durante más de un par de días

  • Apetito incrementado

  • Aumento de la sed/micción marcada y sostenida

  • Diarrea que dura más de 3 días

  • Dificultad para orinar o defecar

  • Vómitos frecuentes

  • Incapacidad para masticar alimentos secos

  • Incontinencia

  • Disminución de la visión o la audición

  • Cojera que persiste más de unos días o que afecta a más de una pierna

  • Sangre en la orina o las heces

  • Jadeo excesivo (puede ser un signo de dolor)

  • Respiración pesada o rápida cuando está en reposo

  • Convulsiones

  • Pérdida de cabello

  • Distensión abdominal

  • Llagas abiertas en la piel que no sanan

  • Babeo que persiste o mal olor en la boca

Detectar los cambios temprano suele ser clave para que su perro obtenga la ayuda adicional o la medicación que pueda necesitar, así que haz la costumbre de observar a tu perro.


Algunos consejos para cuidar a tu frenchie en edad geriátrica:

  1. Programe visitas regulares al veterinario, al menos una vez al año.

  2. Vigila el peso de tu perro. Un Bulldog Francés con sobrepeso puede tener una mayor incidencia de enfermedades cardíacas, de la piel, diabetes e incluso diferentes tipos de cáncer.

  3. Alimenta a tu viejito con una dieta adecuada y de alta calidad.

  4. Suplementa a tu perro con ácidos grasos para mejorar su salud cerebral, de piel, pelaje, artritis y sistema inmune.

  5. También suplementa con glucosamina y condroitina para mejorar y mantener sanas sus articulaciones. Se ha demostrado que la glucosamina tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir el dolor y en la regeneración del cartílago.

  6. Considere la posibilidad de complementar con probióticos: las bacterias saludables en el sistema digestivo de su Bulldog Francés son un factor importante en la salud de su perro.

  7. Considera una dieta especial si tu viejito tiene algún padecimiento renal o cardíaco.

  8. Mantenga una buena salud dental para su Bulldog Francés: la higiene bucal es un factor a menudo pasado por alto, pero importante, en la salud general de su perro.

  9. Ejercita a tu frenchie. El ejercicio y la salud adecuados pueden mantener las articulaciones y los músculos sanos.

  10. Dale a tu frenchie muchos juguetes que ayuden a mantener su mente y cuerpo activos.

  11. Ponle una buena cama que le ayude a descansar de manera cómoda y adecuada.

  12. Adecua tu casa para que tu perro pueda vivir de manera cómoda e independiente.

Los frenchies mayores necesitan una atención especial, pero los propietarios pueden ahorrarse el dolor a largo plazo tomando las precauciones adecuadas.


Al igual que los humanos, la mayoría de los frenchies mayores disfrutarán de la vida tanto como siempre, asegúrate de darle un poco más de espacio si parece que así lo quiere, haz los ajustes necesarios en su dieta y en su vida y vigila su salud, aún puedes crear muchos recuerdos nuevos con tu viejito de oro.

92 visualizaciones0 comentarios