top of page

Bernés de la Montaña: Un compañero extraordinario



Por Felicity Berner


En las pintorescas montañas suizas, entre paisajes cubiertos de nieve y valles serenos, nace una raza canina que encarna la majestuosidad y lealtad: el Bernés de la Montaña. Este artículo es un viaje extenso que explora desde sus orígenes hasta las consideraciones fundamentales para aquellos que desean embarcarse en la aventura de tener un compañero de cuatro patas, tan noble como encantador.


Origen de la raza: un vínculo con la historia suiza:

El Bernés de la Montaña, o Boyero de Berna tiene su origen en Suiza, específicamente en las regiones de los Alpes. Esta raza forma parte de un grupo de cuatro perros de montaña suizos, y su nombre proviene de la región de Berna, donde se desarrolló inicialmente.


Su historia se remonta a siglos atrás, cuando eran utilizados como perros de trabajo por los agricultores y ganaderos de la zona. Su función principal era la de cuidar el ganado, tirar de carros y ser compañeros leales en las tareas diarias. La versatilidad y resistencia de los berneses los convirtieron en un componente invaluable en la vida rural suiza.


A lo largo del tiempo, la raza fue refinándose y ganando reconocimiento. En el siglo XIX se comenzaron a establecer estándares para la raza y se buscó preservar sus características distintivas, como su pelaje de doble capa y tricolor, su buen temperamento. A pesar de las transformaciones en la sociedad y la tecnología, el Bernés de la Montaña ha mantenido su conexión con las tradiciones suizas y sigue siendo apreciado por su carácter amigable y su capacidad para adaptarse a diferentes roles en la vida moderna, desde compañero de familia hasta perro de terapia.


Temperamento y vínculo familiar:


El corazón del Bernés de la Montaña late con un temperamento equilibrado y una devoción inquebrantable hacia la familia. Su naturaleza gentil y amigable los convierte en compañeros ideales para hogares con niños y otras mascotas. Además de su afabilidad y lealtad, los Boyeros exhiben una cualidad única: su innato sentido de seguridad. Aunque no son agresivos por naturaleza, estos perros son excepcionalmente seguros de sí mismos, lo que los convierte en compañeros ideales para funciones de protección. Su presencia imponente y su instinto protector hacen de ellos guardianes confiables, proporcionando una sensación de seguridad en el hogar que va más allá de su apariencia majestuosa.


A pesar de su imponente tamaño, los Bernés sorprenden con su capacidad para adaptarse tanto a espacios amplios como a entornos más compactos, como departamentos. 


La raza, en general, tiende a ser relajada, transformándose en un magnífico tapete peludo después de su caminata diaria. Su comportamiento tranquilo y su disposición a ser un cómodo acompañante en casa los convierten en la elección perfecta para aquellos que desean un amigo leal sin la preocupación de un desastre.


Es esencial tener en cuenta que aman la compañía y están dispuestos a brindar y recibir amor constantemente. Si estás preparado para comprometerte con un perro que busca y otorga afecto de manera incesante, el Bernés de la Montaña se revela como la raza ideal para ti.


Cuidados esenciales: más allá de la rutina diaria:


Cuidar a un Bernés va más allá de las caminatas diarias. Su pelaje denso requiere cepillado regular para prevenir enredos y problemas en la piel. Una dieta balanceada y de calidad es crucial para mantener su salud, y el ejercicio regular que si bien no tiene que ser en exceso es esencial para su bienestar físico y mental. La atención veterinaria regular es una piedra angular para abordar posibles problemas de salud y garantizar una vida plena.


Inteligencia destacada: un aprendiz ágil.


La inteligencia de estos destaca en su capacidad para aprender y adaptarse. Responde bien al entrenamiento positivo y con comida, lo que facilita la incorporación de comandos y trucos. Su agudeza mental agrega un componente fascinante a la convivencia, convirtiéndolos en compañeros que no sólo tienen fuerza física, sino también astucia mental.


Desafíos a considerar: la sombra en la belleza.


Aunque amamos profundamente a los Bernés, es imperativo abordar los desafíos asociados con la raza. La corta esperanza de vida, que oscila entre 8 y 11 años, se presenta como una realidad dolorosa. Hay un dicho entre amantes de la raza que dice que “más de 10 años es un regalo divino”. Además, problemas como la displasia de cadera, que afecta a muchas razas de talla grande es una preocupación común, por lo que destaca la importancia de la selección cuidadosa de los criadores y la atención constante a la salud de estos majestuosos compañeros.


La Importancia de un Criador Responsable:


Encuentro en la Federación Canófila Mexicana iniciar la apasionante travesía de adoptar un Bernés de la Montaña subraya la esencial búsqueda de un criador responsable. La Federación Canófila Mexicana se erige como un faro confiable, orientando a los amantes de los berneses hacia criadores comprometidos con la ética y el bienestar animal en donde no sólo se preservan las cualidades distintivas de la raza. 


En esta raza, adquirir un cachorro con pedigrí registrado ante la Federación Canófila Mexicana se convierte en un requisito fundamental, no sólo sirve como un sello de autenticidad, sino que también protege a los futuros propietarios de prácticas cuestionables. Lamentablemente, existen casos de engaños donde se recurre a prácticas deplorables, como el pintado de otros cachorros para hacerlos pasar por Bernés de la Montaña, e incluso estafas donde los perros prometidos simplemente no existen.


Adquirir un Bernés a través de criadores certificados y con pedigrí registrado, no nada más garantiza la pureza de la raza, sino que también protege de experiencias desagradables a los amantes de los animales. La Federación Canófila Mexicana, al establecer estándares y respaldar la integridad en la crianza, juega un papel fundamental en la preservación y autenticidad de esta majestuosa raza. 


Conclusión: un compromiso que desborda amor y responsabilidad:


Adoptar un Bernés de la Montaña es más que agregar un miembro peludo a la familia; es un compromiso profundo que desborda amor y responsabilidad. A través de su historia, temperamento, cuidados y desafíos, esta raza ofrece una experiencia única y gratificante. Al sumergirse en la belleza de esta relación, descubrimos la lealtad de un compañero canino, así como la dicha de compartir la vida con uno de los perros más extraordinarios que el mundo tiene para ofrecer.



80 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page