top of page

Problemas comunes en el Mastín Napolitano


Por Viviana Sánchez


El Mastín Napolitano es una raza que sufre mayor predisposición a enfermedades relacionadas con su morfología y el tipo de cabeza que poseen.

El entropión es la inversión -hacia adentro- del borde del párpado, origina un roce de la córnea con las pestañas que conlleva úlceras o queratitis. Puede ocurrir de manera primaria, es decir, resultado del desarrollo del canino o por defectos congénitos De manera secundaria se debe a causas ambientales. En el Mastín Napolitano ocurre debido a la piel laxa, pues los párpados son más flexibles y pueden enrollarse fácilmente. Los signos son lagrimeo excesivo (epifora), inflamación, parpadeo muy frecuente y en caso de dolor, el ojo permanece completamente cerrado; en casos graves, donde existe la ulceración, el dolor es grave y puede provocar la pérdida de la visión. El diagnóstico se lleva a cabo por medio de los signos clínicos y se realiza una tinción de fluorescencia para conocer si hay ulceración, o no. El tratamiento suele ser mediante corrección quirúrgica, de acuerdo al crecimiento del ejemplar.


Al contrario del entropión, en el ectropión el párpado se invierte hacia afuera, exponiendo el interior del párpado, su causa primaria es por el desarrollo en el crecimiento del ejemplar; en tanto que la causa secundaria se debe a enfermedades previas. La signología clínica incluye que los párpados inferiores se encuentran decaídos y separados del globo ocular, por lo que se expone la conjuntiva y el tercer párpado, a su vez, habrá conjuntivitis, inflamación ocular, infecciones bacterianas frecuentes e irritación en el ojo por cuerpos extraños o factores ambientales. El diagnóstico se basa en la historia clínica del ejemplar. El tratamiento se indica principalmente con gotas oftálmicas que ayuden a la hidratación del globo ocular y en caso de infección se administran antibióticos.

La torsión gástrica también se conoce con el nombre de dilatación aguda y se debe a un proceso de aerofagia, sumado a un fallo de los mecanismos de vaciado gástrico por lo que se desencadenan signos como el vómito y el eructo, además hay apertura pilórica. Existe una predisposición a esta patología en perros adultos de raza grande y que tienen tórax profundo; además, ejemplares que comen rápidamente o tienen ayunos prolongados pueden padecerla, así como el consumo abundante de agua después de una comida. El ejercicio físico arduo después de una comida supone un esfuerzo respiratorio que favorece la aerofagia y además modifica la posición gástrica.

Por otro lado, la situación de estrés después de una comida favorece la dilatación gástrica. El diagnóstico debe ser rápido con base a los signos clínicos y se pueden apoyar de diagnóstico por imagen como rayos X. Para el tratamiento se realiza un sondaje, si éste no tiene éxito se realiza una descompresión quirúrgica; anteriormente el pronóstico era fatal, pero afortunadamente se han establecido protocolos de emergencia junto con los avances de técnicas de monitorización y tratamiento que se realizan actualmente, lo que conlleva a tener un porcentaje de éxito mucho mayor.

La displasia de cadera es un problema en los perros cuando crecen y causan inestabilidad o falta de ajuste en la articulación de la cadera, dicha laxitud en la articulación coxofemoral es responsable de signos clínicos como dolor y disfunción de la extremidad, además tiene cambios progresivos en la articulación. Cuando el ejemplar tiene largo plazo de esta laxitud articular, se pierde progresivamente el cartílago formándose tejido cicatricial alrededor de la articulación y se pueden desarrollar osteofitos (protuberancias en el hueso). Sus causas son multifactoriales, pero se debe mayormente a predisposición genética, ganar peso con rapidez debido a un crecimiento por exceso de alimentación. Se diagnostica mediante imagenología como rayos X, el tratamiento que se le da al ejemplar es quirúrgico.


Los problemas de piel son recurrentes en esta raza debido a su morfología, el patógeno más común en estos problemas es la bacteria Staphylococcus pseudointermedius que provoca pioderma, manifestándose como un absceso. Otro agente etiológico importante es el ácaro Demodex canis, que se presenta cuando el canino se encuentra inmunodeprimido debido a una enfermedad o época de celo en hembras; no es contagiosa debido a que este ácaro se encuentra en la microbiota normal de todos los perros, el ácaro se alimenta de sebo y restos de células.


Los signos de la demodicosis son alopecia generalizada, prurito e inflamación en la piel, para el diagnóstico se realizan raspados cutáneos o se puede optar por biopsia de piel. El tratamiento incluye medicamentos antiparasitarios o antibióticos, según el agente causal, por vía oral y cutánea, además existen shampoos que ayudan a disminuir los signos clínicos. Al adquirir un ejemplar de Mastín Napolitano se debe tener conocimiento de la raza, así como de las enfermedades y problemas de desarrollo que pueden tener, y aunque no son perros activos necesitan paseos largos, dimensión grande para vivir, buena alimentación y un clima óptimo para evitar golpes de calor.

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page