Presentación ante la Academia Veterinaria Mexicana AC, del MVZ José Luis Payró Dueñas


Por. Dr. Leopoldo Paasch Martínez


Presentación ante la Academia Veterinaria Mexicana A.C, del MVZ José Luis Payró Dueñas para su ingreso como académico numerario

La palabra líder, es un anglicismo que se aplica a la persona, empresa o producto que ocupa el primer lugar en un ámbito político, laboral o comercial y por ello no solemos percibir al liderazgo en campos de acción de índole cultural ni atribuir a los líderes atributos de generosidad.


En 2015, la revista “Líderes” incluyó a José Luis Payró entre los 300 líderes de México y también es relevante señalar que el Instituto Mexicano de Líderes de Excelencia lo distinguió con el Doctorado Honoris Causa.

Por ello, en ocasión de su ingreso a nuestra corporación académica, me parece importante destacar las cualidades de empatía y generosidad que han caracterizado su liderazgo en actividades ajenas a la política o a la competencia económica como son la docencia, el fortalecimiento y creación de instituciones educativas y el impulso a la difusión y arraigo de la cinología en México.


Es necesario definir el alcance cinológico de la inclinación de José Luis Payró por la zootecnia canina durante medio siglo de trayectoria profesional.


Se trata de una visión amplia y me atrevería a sugerir incluso epistemológica de la zootecnia de perros que sin descuidar los aspectos científicos y técnicos de la cría y bienestar canino, incursiona en las manifestaciones sociales y culturales que han dado origen a las asociaciones y agrupaciones canófilas en todo el orbe.


La enciclopedia en cinco tomos intitulada “El Perro y su Mundo” da cuenta de esa convicción ya que es una espléndida compilación exhaustiva realizada por José Luis Payró, que contiene todos los datos y conceptos que derivan de un acontecimiento único en el desarrollo de la humanidad que es la domesticación del perro.


No propongo esta aseveración simplemente en aras de una apología a la obra de José Luis Payró, sino que tengo la sincera convicción de que la domesticación de esta especie constituye efectivamente un acontecimiento sobresaliente en la historia que explica la fuerza poderosa de atracción de los humanos por el perro, como el favorito entre los animales domésticos.

Existen evidencias paleontológicas de la relación de convivencia entre las tribus de cazadores de hace más de 15 mil años que muestran la incipiente domesticación de cánidos semisalvajes, quienes ante el peligro nocturno daban señales de alarma a sus comensales humanos y los acompañaban en el acoso de las presas, a cambio de compartir el botín de caza.

También surge en la prehistoria el uso de perros primitivos, con alta influencia de sangre de lobo, en el tiro de trineos que aún sigue vigente entre los pueblos originales del ártico.

En cuanto a la evidencia histórica de este antiquísimo proceso de domesticación, es irrefutable que hace cuatro mil años se criaban en el antiguo Egipto razas de perros con aspecto de galgos y otras más robustas muy semejantes a los podencos ibéricos.


Actualmente, la Federación Cinológica Internacional, con sede en Bruselas, reconoce centenares de razas de perros que viven con los seres humanos y no al lado de ellos como las demás especies domésticas.


No existe ningún otro ejemplo de especie animal que haya desarrollado vínculos afectivos más poderosos con los humanos que con sus congéneres y tampoco que haya merecido la mención de ser el mejor amigo del hombre.

Las cátedras de Zootecnia de Perros y Gatos y de Razas de Perros que ha impartido ininterrumpidamente José Luis Payró en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la Universidad Nacional Autónoma de México durante muchas décadas, se cuentan entre las asignaturas favoritas de los alumnos, justamente porque les ha sabido impregnar esta concepción de extraordinario evento evolutivo e histórico que las hace interesantes.

Sus grupos son altamente solicitados ya que los alumnos perciben en él a un maestro experto que transmite sin egoísmo y con sencillez su vasta experiencia y conocimientos y que, además, con su generosa vocación docente ha complementado y enriquecido sus enseñanzas con la organización, desde hace dos décadas, de una excelente actividad extra-curricular que es el ya muy prestigioso “Congreso Internacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia en Perros, Gatos y otras Mascotas”, dedicado a los estudiantes de medicina veterinaria y zootecnia de todo el país.

Por ello, resulta consecuente que por 16 años seguidos, los alumnos de la FMVZ hayan escogido a José Luis Payró como padrino de generación en un sincero reconocimiento afectuoso por su calidad y generosidad en la docencia.


Evidentemente que su calidad docente descansa no sólo en una probada vocación magisterial sino en un sólido y profundo conocimiento del tema de especialidad y en este sentido la experiencia de José Luis Payró es abrumadora.


Desde hace 50 años es juez de la Federación Canófila Mexicana, desde hace 45 años fue acreditado como juez por la Federación Cinológica Internacional y ha juzgado en eventos en Norteamérica, Sudamérica, Europa, Asia, Australia y Nueva Zelanda. También es juez acreditado por el American Kennel Club y el Canadian Kennel Club.


Su erudición se extiende también a la zootecnia de gatos ya que fue el fundador de la Asociación Mexicana de Gatos Domésticos y ha juzgado eventos especializados en esta especie durante 30 años.


También es de señalarse el éxito de la aplicación de sus conocimientos zootécnicos, en el terreno de la práctica, porque José Luis Payró es un destacado criador de las razas Pastor Alemán, Dobermann, Rottweiler, Gran Danés y Afgano.


Esta maestría cinológica es bien conocida y apreciada por colegas, alumnos, criadores y entusiastas de la actividad canófila en México y a nivel internacional, pero reitero que la cualidad humanística más sobresaliente de José Luis Payró es su voluntad inquebrantable de verter sin ambages toda esta vasta experiencia en la educación veterinaria.


Sus pares han sido explícitos en reconocer esta valiosa aportación y por ello el Departamento de Medicina, Cirugía y Zootecnia de Pequeñas Especies de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, otorgó a José Luis Payró en 2014 el Premio al Mérito Académico, justamente en reconocimiento a sus contribuciones a la educación veterinaria.


En la carrera académica de muchos profesores, la construcción del currículo se ha convertido en la motivación principal de su vida institucional, sin embargo, para José Luis Payró este no ha sido el motor de su trayectoria, sino la creación de las propias instituciones.


Una evidencia de este propósito es la fundación en 2010 de la carrera de Medicina Veterinaria y Zootecnia en la Universidad del Valle de México en la que fungió como su primer director nacional, pero ciertamente que la culminación de este afán, es la realización de su sueño de crear una carrera de Médico Veterinario y Zootecnista en Perros y Gatos que ha abierto en México una opción espléndida y específica para aquellos jóvenes que tienen la aspiración de ejercer con excelencia esta actividad profesional.

Este proyecto fue concebido con pasión y en él José Luis Payró ha logrado la materialización de los modelos de enseñanza de vanguardia que apoyan un aprendizaje teórico- práctico de muy alto nivel.


En el ámbito de la actividad canófila, siempre he disfrutado acudir a los concursos y exposiciones de la Federación Canófila Mexicana y en ellos constatar el progresivo crecimiento y consolidación de esta corporación bajo la presidencia de José Luis Payró que le ha sabido imprimir un alcance nacional e internacional. La expansión de la Federación ha constituido el impulso al fortalecimiento de los criadores mexicanos y de los excelentes ejemplares logrados por la cría nacional, desde la adusta elegancia y solemnidad del Chow-Chow hasta la alegre presencia y vitalidad del Pastor Australiano.


No es casual que el presidente de la Federación Mexicana lo sea también de la Sección de las Américas y del Caribe de la Federación Cinológica Internacional en la que están representados 90 países.


Es en este mundo canófilo, donde se abre otra biografía paralela de José Luis Payró, caracterizada por su esfuerzo de largo aliento para difundir y consolidar la cultura canófila en la sociedad mexicana.


Nos ha dejado a muchos un grato recuerdo el programa de televisión “Mi Mascota” conducido por José Luis Payró durante cuatro años. En él, tuvimos la oportunidad de conocer razas de perros y gatos que sólo habíamos oído nombrar.


Asimismo su iniciativa de incluir la sección dominical “Megapet” en el diario El Universal, permitió a la sociedad conocer las múltiples facetas de la asistencia canina en rescate, guía de invidentes, detección de sustancias prohibidas y, sobre todo, el gran aliciente y fuerza vital que imprime la compañía de los perros en el desarrollo sensible de la infancia y en combatir la depresión y soledad de la tercera edad.


Para los aficionados más asiduos y para la educación continua de los propietarios y criadores de perros, José Luis Payró se propuso la edición de las revistas “Perros Pura Sangre”, “El Pastor Alemán en México” e incluso en el ámbito profesional, “Actualidades en Medicina Veterinaria México”.

Otra valiosa iniciativa para la superación gremial ha sido la organización desde hace ocho años del Congreso Internacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Federación Canófila Mexicana y la Federación Cinológica Internacional apoyado por Conacyt.


Sin duda, un evento icónico que ha contribuido enormemente a la consolidación, crecimiento y difusión de la canofilia en México ha sido EXPOCAN en el World Trade Center de Ciudad de México, magno evento anual desde hace tres décadas.


Para cerrar esta semblanza, resulta imprescindible señalar las aportaciones de José Luis Payró en un tema de actualidad que ha resultado en uno de los paradigmas profesionales de la medicina veterinaria por su valor ético. Me refiero al bienestar animal como el deber de la humanidad para con los animales, en reciprocidad a los múltiples beneficios que ha recibido de ellos en el desarrollo social, económico y cultural.

Los que hemos ejercido la profesión durante muchas décadas, hemos visto la evolución en la disminución de patologías que reducían la calidad y duración de la vida de los perros y gatos, por ejemplo, el raquitismo y la osteomalacia eran muy frecuentes en los cachorros por los desbalances minerales en las raciones y también, antes de cumplir la década de vida, muchos perros sufrían de endocardiosis derivada del exceso de sal en su alimentación, muriendo prematuramente de insuficiencia cardiaca.

Durante un lustro, José Luis Payró realizó una intensa campaña de difusión para el uso de alimentos balanceados a nivel nacional que ha tenido un impacto evidente en la disminución de enfermedades nutricionales en perros y gatos.

Su preocupación por el bienestar animal lo llevó asimismo a fundar en 2015, en el marco de la Federación Canófila Mexicana, la Asociación de Registro y Bienestar Canino para promover en México la tarea de la Comisión Científica y de Estándares de la Federación Cinológica Internacional, en la cual él es uno de los comisionados, que busca la erradicación de las enfermedades hereditarias que han sido devastadoras para diversas razas de perros.

Me ha sido muy grato escribir estas líneas en las que he pretendido dar una noción de la energía volcánica del querido colega y amigo José Luis Payró Dueñas, energía vital que le ha permitido realizar con altruismo y generosidad simultáneamente tareas trascendentes, como si fuese el producto del dinamismo de tres personas pero que, aún así, seguramente contaremos con combustible anímico suficiente para que rinda frutos valiosos a la Academia Veterinaria Mexicana a la que hoy ingresa.

248 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo