PERROS Y GATOS DE TERAPIA, UNA COMBINACIÓN MUY PODEROSA.

Actualizado: 20 de sep de 2019

Por: Jenny M. E. Aragón Leyva, experta en Intervenciones Asistidas con Animales

Directora de “Dejando Huella Educando”, Querétaro.


En los 17 años que tengo aprendiendo y trabajando sobre las Intervenciones Asistidas con Animales, he tenido la oportunidad de ser usuaria de servicios con delfines, caballos y animales de granja. Como facilitadora, he trabajado todos estos años con perros de terapia iniciando con el típico y maravilloso Golden Retriever, pasando por una Sealyham Terrier y varios schanuzers y hoy en día con una totalmente atípica miembro de la raza Chihuahueño. Sin embargo, hace algunos años decidí que además de compartir mi vida con perros, también quería hacerlo con algún gato. Inicié este proyecto con un año de preparación en temas de desarrollo, comportamiento y manejo del felis catus (gato doméstico) y finalmente llegó el momento de poner a prueba todo lo aprendido. Cuando Tyrion y Khal llegaron fue toda una aventura, considerando que ya había cinco perros en casa y que no tenían ninguna experiencia previa con gatos; también fue una gran oportunidad de descubrir nuevas formas y posibilidades que me llevarían a incursionar en un tema casi desierto en México: el Gato de Terapia.

Ciertamente, trabajar con gatos es muy diferente a actuar con perros. Es importante reconocer el papel que cada una de estas especies ha tenido con relación al ser humano, la historia que nos vincula y desde ahí aceptar su esencia y lo que podemos compartir. Es imprescindible tener una base mínima de conocimiento de etología de la especie con la que vayas a trabajar para que las expectativas sean realistas y el manejo adecuado a la edad de cada individuo. También hay que conocer el trabajo que se desempeñará, para poder anticiparte y mantener su salud física y mental en todo momento. Además es necesario considerar a un médico veterinario zootecnista que conozca bien a la especie y entienda a qué se enfrentará para que pueda guiarte de la mejor manera.


Tristemente, ha sido muy revelador darme cuenta de cuántos mitos, etiquetas y prejuicios hay en torno al gato. Esto ha sido una oportunidad de aportar –a través del trabajo- una muestra de que el gato es un animal sumamente inteligente y cariñoso. Es una cuestión de entender que cada especie es única. Si estamos dispuestos a observar y aprender de cada una, descubriremos cosas maravillosas, insospechadas e, incluso, llegaremos a desarrollar un vínculo o gusto especial por cada especie.


Afortunadamente, la introducción de los gatos a las sesiones de trabajo fue bien recibida por las distintas instituciones donde se han llevado programas de Terapia y Educación Asistida con Animales de largo plazo: la Casa Hogar María Goretti IAP, el Centro de Asistencia Social Carmelita Ballesteros, el Centro Cultural Comunitario Epigmenio González y la Biblioteca Pública del Parque Querétaro 2000.


En cada ocasión y con cada gato candidato, se ha realizado un intenso y detallado programa que va desde la captura, recuperación física y protocolo de salud, esto porque todos mis gatos han sido adoptados de mamá feral y es común que presenten bajo peso; esterilización temprana y sociabilización que incluye enriquecimiento ambiental, trabajo intra-especies e inter-especies; de adiestramiento específico y manejo general, para finalmente llegar a la habituación e introducción en los espacios de trabajo.


Sin embargo, no en todas las ocasiones ha funcionado bien este proyecto ni hemos podido completar el proceso. Tyrion murió por complicaciones después de una obstrucción urinaria antes de cumplir los dos años. Khal fue diagnosticado muy joven con displasia de cadera bilateral, condición que lo incapacitó permanentemente para este trabajo. Stark trabajó varios meses en el Taller de Lectura Asistida con Animales en la Biblioteca Pública del Parque Querétaro 2000, hizo una gran mancuerna con Francia y disfrutaba del contacto con los niños. Empero, Stark tuvo una muy mala experiencia en la biblioteca provocada por un tercero y desde entonces hemos estado trabajando en un programa de recuperación.

En este sentido, es de suma importancia respetar los tiempos y avances que Stark pueda mostrar y no precipitarse en exponerlo nuevamente a situaciones que le pudieran ser estresantes. Espero que algún día no muy lejano Stark pueda regresar a trabajar, pero si no logramos llegar a un punto donde vuelva a disfrutar estar en sesión, entonces no regresará. Esto mismo nos ha sucedido con algunos perros y el protocolo es el mismo: cuando Bliss empezó a perder la vista y ya no disfrutaba tanto que lo tocaran porque no veía cuando se le acercaban, después de descartar que la debilidad visual fuera por enfermedad, se le retiró. Cuando a Kanti le diagnosticaron Síndrome de Déficit Cognitivo se le jubiló; cuando alguno de los perros ha requerido tratamiento médico o está pasando por un periodo de muchos ajustes en casa, se le retira temporalmente hasta que esté nuevamente en óptimas condiciones físicas y mentales.


Actualmente, Ivy y Ziggy están trabajando mucho, han sido muy bien aceptados por los usuarios y como facilitador me ofrecen una amplia gama de posibilidades. Ivy es muy segura de sí misma, ejecuta los ejercicios con mucha gracia y puede trabajar en grupos de numerosos usuarios. Ziggy por su parte es mucho más juguetón, hace un excelente trabajo uno a uno, disfruta mucho ser apapachado y ronronea constantemente.

Debo admitir que al iniciar el trabajo terapéutico con los gatos, esperaba resultados similares a los obtenidos con los perros. Ya en la práctica he podido observar respuestas diferentes, pero igualmente poderosas y valiosas. Al trabajar con las dos especies al mismo tiempo, también se generan dinámicas distintas y nuevas perspectivas de abordaje de los temas a desarrollar.


Si bien Ivy y Ziggy han sido muy bien recibidos e incluso puedo decir que cada uno tiene sus propios fans, hay un lugar en particular en el que han generado un importante avance y un vínculo más allá de lo esperado. En el Centro de Asistencia Social Carmelita Ballesteros, los beneficiarios del programa de Psicoterapia Asistida con Animales han expresado su clara preferencia por trabajar con los gatos y la conexión que hacen con ellos es inmediata y profunda que los motiva y entusiasma a continuar y que los acompaña de una manera divertida y cariñosa a través de sus distintos procesos. Adicionalmente el ver a gatos que usan collar, pechera, correa, diferentes tipos de cajas transportadoras, que ejecutan comandos específicos y que hacen trucos, han hecho que incluso personas que no les gustan los gatos, hoy quieran pasar tiempo con ellos.


El ronroneo es una aportación única del gato en el trabajo terapéutico. Según los estudios de la Dra. Elizabeth Von Muggenthaler, presidente del Instituto de Investigación de la Comunicación de la Fauna asegura que los gatos ronronean para curarse a ellos mismos. La frecuencia del ronroneo varía de 20-140 Hz y en estos rangos también se encuentran los apoyos mecánicos usados por la comunidad de medicina en humanos para tratar osteoporosis, fracturas, reparar ligamentos y tendones, curar heridas, tratar dolor, entre otros. Cuando nuestros usuarios pueden pasar tiempo cerca de los gatitos y disfrutar del ronroneo, están teniendo aún mucha más estimulación que se nota a primera vista, incluso para los usuarios con discapacidad múltiple severa y/o enfermedades crónico degenerativas avanzadas, el trabajo directo con los gatos puede estar proporcionando alivio físico y mental.


Igual que con los Perros de Terapia, los Gatos de Terapia deben contar con un riguroso esquema de salud que incluye vacunación, desparasitación interna/externa y protocolos preventivos. Siempre deben presentarse limpios, cepillados y con uñas recortadas. Como manejador, debes estar muy pendiente en todo momento del lenguaje corporal del gato y conocer sus reacciones. Sin duda alguna realizar una sesión de Intervención Asistida con Animales nunca será fácil, pero definitivamente tu dedicación y esmero rendirán frutos y tendrás la certeza de estar contribuyendo a mejorar la calidad de vida de tus usuarios, ya sea en actividad, terapia o educación.


Si te interesa conocer más sobre los programas de Intervenciones Asistidas con Animales, no dudes en comunicarte con nosotros y con gusto te podemos dar una asesoría y/o capacitación.


Jenny M. E. Aragón Leyva jenn_aragon@yahoo.com.mx


#perros #gatos #terapia

52 vistas

©2020 Editorial Delco Fergo

Whatsapp

55 1952 2347

0