Geo grafías corporales


Dr. Raúl García Miranda

M.V.Z. Luis Arturo García Domínguez

M.V.Z. Beatriz Figueroa Andrade


«¡Que no! ¡Que no y que no! ¡Caramba, cómo eres necio!» Lola la Malinois y Lana la Border Collie estaban realmente enojadas con Raúl. ¿El motivo?, Raúl explicaba las diferencias y similitudes de los perros desde la clasificación biológica de las especies y las perras no estaban de acuerdo. Ambas perras explicaban las diferencias y similitudes entre perros y seres humanos de otra manera. Lo que Raúl sostenía es que las similitudes entre perros y humanos se explican porque ambos pertenecen al mundo animal, al Phylum Chordata o vertebrados y a la clase mammalia o mamíferos y las diferencias se puntualizan porque son distintas en el orden, el perro es carnívoro y el humano primate, en la familia el perro es canidae o canidal y el humano hominidae, en el género el perro es canis y el humano homo y finalmente en la especie el perro es canis familiaris o canis lupus familiaris y el humano homo sapiens.

Sin embargo, las perras sostenían que las similitudes y diferencias entre humanos y perros se explican por la Geo Grafía Corporal de cada uno. Debido a que la sabiduría de cada especie es distinta merced a la Geo Grafía Corporal, pues esta incluye al cerebro y sus funciones. Si la Geo Grafía Corporal incluye al cerebro y sus funciones, añade desde luego la sabiduría y la capacidad de contestar la siguiente pregunta ¿Quién tiene una existencia más digna, el perro o el humano?

Raúl no estaba de acuerdo con las perras pues argumentaba que la Geo Grafía Corporal se trataba de conceptos filosóficos subjetivos y que la Filosofía sólo se entiende desde sus raíces etimológicas; Philos o Filos igual a amistad y Sophia o Sofía igual a sabiduría. Es decir amistad con sabiduría. Y la sabiduría requiere de conceptos filosóficos objetivos, que la distingan claramente del misticismo, la religión, las creencias o los mitos.

Las perras no estaban de acuerdo y argumentaban que los humanos no somos capaces de contestar preguntas como: ¿Dónde está el yacimiento de la prudencia?, ¿dónde está la felicidad? Resumían que la prudencia y la felicidad son dos cosas muy importantes para los humanos, de hecho son dos cosas fundamentales de su existencia y a pesar de que la prudencia y la felicidad son tan importantes no saben dónde yacen ni dónde están. Los seres humanos, afirmaban las perras viven una vida de incertidumbre donde desconocen lo más importante y no saben dónde inician, dónde están y dónde terminan la felicidad y la prudencia. En cambio, los perros viven en un mundo de certezas porque saben dónde está todo, dónde inicia y dónde termina lo que les es más importante.


Raúl contraatacaba con el argumento de que los perros tienen orfandad moral, porque no necesitan la moral. Y que quien tiene orfandad moral tiene orfandad total porque entiende los valores a su medida y no en la medida justa. Donde justicia es darle a cada quien lo que le corresponde y al ser humano le corresponde estar en lo más alto de la cadena de la inteligencia. También lo está en las cadenas alimenticias, sin embargo, es más importante estarlo en la cadena de la inteligencia.