El Smooth Fox Terrier más allá de la crianza y los shows


Por José Antonio Martínez Vega


Cuando recibí la invitación para escribir este artículo, no estaba seguro de que podría hablar en dos cuartillas, pues en casi 20 años de crianza de la raza hay tantas anécdotas y cosas que he aprendido de ella en todo este tiempo, que podría pasar todo el día hablando al respecto. Después de pensarlo tanto, decidí hablar de una parte que a mí me gusta demasiado, que es un trozo de la historia de la raza y mi opinión de ella como aficionado y propietario de un ejemplar de dicha casta.


El Smooth Fox Terrier, como la gran mayoría de las razas Terrier, se origina en Inglaterra en el siglo XVIII, en una época agrícola preindustrial, donde era necesario el control de fauna nociva como ratas y ratones en los graneros y campos de cultivo, donde la economía dependía en mayor medida de esas actividades. A lo largo de la historia, conforme las culturas y la tecnología avanzaban, muchas razas caninas que eran creadas para un fin zootécnico determinado desaparecían, pues las funciones que esos perros realizaban ya no eran requeridas, lo mismo sucedió con muchas razas Terrier, que a través del tiempo desaparecieron.


Gracias al esfuerzo de muchos criadores interesados en preservar algunas razas, es que el Smooth Fox Terrier existe desde entonces, y pasó en un momento de ser una raza que se usaba meramente para trabajo, a ser utilizada en el deporte de cacería de zorros, tejones y otros animales, donde era todo un ritual, pues el día que se realizaba dicha actividad se reunían grupos grandes de cazadores que de la misma manera, reunían un grupo grande de perros sabuesos que eran los que se usaban para seguir el rastro y en las cantinas de las sillas de montar, perros más pequeños que eran soltados cuando los sabuesos detectaban alguna presa; el tamaño de los perros debía ser adecuado para entrar a las madrigueras a sacarlos y de un temperamento feroz capaz de batirse en combate sin titubear, incluso hasta la muerte con dichos animales.

Posteriormente se desarrollaron otras actividades de entretenimiento, como el rat bating que consistía en meter a un perro en una fosa donde se soltaban ratas y ganaba el perro que más ratas mataba en cierto tiempo, entre muchas otras actividades de entretenimiento de aquellos tiempos.


Fue para la Segunda Guerra Mundial que el número de ejemplares disminuyó considerablemente, pero de nuevo, gracias al trabajo e interés de muchos criadores, el número se fue recuperando con el paso del tiempo y la raza recobró popularidad. Fue entonces que alrededor de 1970 la raza ya tenía las características fenotípicas y de estructura como la conocemos hoy en día, a diferencia de otras razas, el Smooth Fox Terrier ha tenido muy pocos cambios desde entonces.


Actualmente es una raza conocida, pero pienso que está subvaluada y sufre de baja popularidad, sin embargo, como lo dice el título, más allá de la crianza a nivel profesional y shows de perros se trata de buscar ejemplares saludables en todos los aspectos y aunque como tal, la raza es muy sana y son pocos los problemas de salud asociados, luxación patelar principalmente, es en lo que se debe tener cuidado. Si alguno de los ejemplares llega a padecerla lo ideal es no reproducirlos, pues pueden heredar ese problema a su descendencia, de igual manera la ausencia de uno o ambos testículos en el escroto en el caso de los machos, además de defectos en la mordida en el caso tanto de machos como de hembras, ejemplares de edad avanzada pueden presentar cataratas y en algunos casos cáncer (linfoma y carcinomas principalmente), por lo cual se recomienda -como en todas las mascotas- revisiones periódicas con el médico Veterinario.

Son excelentes compañeros, incluso se pueden acostumbrar a vivir dentro de casa siempre y cuando se les designe actividad todos los días. Como sabemos, las razas Terrier tienen un nivel de energía muy elevado, por lo que es necesario buscar una actividad destinada a ellos para que gasten toda esa energía y evitar destrozos de las pertenencias de la casa u hoyos en el jardín.


Pueden llegar a ser testarudos y bobos algunas veces, empero son muy inteligentes y hay que saber canalizar esa inteligencia, para poder -de cierto modo- lograr que hagan lo que nosotros queremos, esto se puede alcanzar creando un apego a algún juguete o premio, con lo cual ellos entienden de inmediato las señales y harán lo que sea con tal de conseguir ese premio.


Definitivamente no es una raza para cualquier persona, no son adecuados para personas sedentarias, pues como ya lo mencioné, su alto nivel de actividad demanda atención todos los días, pero lo que sí tengo claro es que estoy tan acostumbrado a vivir con ellos tantos años que me sentiría muy raro en llegar a mi casa y no ser recibido por un perro que siempre está alegre y dispuesto en todo momento a divertirse, jugar y hacer travesuras, y conozco a más de una persona que al tener a su primer Smooth y luego de entender cómo piensan, se quedan enamorados de la raza para toda la vida y desde ahí siempre los acompañará un ejemplar de estos.


Hasta la fecha recuerdo mi primer Smooth y a cada uno de los ejemplares que me han acompañado durante todo este tiempo, desafortunadamente no son eternos, pero cada uno de ellos tiene un lugar permanente en mi corazón.

A quienes me han orientado, les agradezco tanto por enseñarme a cuidar y velar por esta hermosa raza. Estoy convencido de que si un Smooth llega a su casa, seguro tendrán al compañero más divertido y ocurrente que jamás hubiesen imaginado.

139 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo