El Border Collie en casa


Por. Daniel Cayón, La Lomita


Cuando alguien me comenta que le gustaría tener un cachorro de Border Collie, le pregunto: ¿por qué le gustaría tener esa raza? La respuesta más frecuente es: porque son ¡los perros más inteligentes! y mi comentario es «Ten cuidado con lo que pides por que se te puede hacer realidad.»

El Border Collie no es una raza para ser nuestro primer perro; efectivamente, en donde busquemos información la primera característica que se destaca es que es la raza más inteligente. Esto es, son perros que aprenden mucho y rápido, lo que es bueno en muchas ocasiones, pero en otras no tanto.

Qué quiero decir; si mantenemos una convivencia cercana con nuestro Border Collie, esto es, si lo adiestramos y le permitimos convivir dentro de la casa, cuando esto es posible, si compartimos actividades de fin de semana con él y le damos oportunidad de acompañarnos a tantos lugares como sea posible, si disfrutamos ver una película en su compañía y nos damos la posibilidad de mantener con nuestro perro una convivencia como la que estamos imaginando con estos conceptos, después de un Border Collie no vamos a querer otro perro de raza diferente, de verdad nos vamos a dar cuenta de que ellos están en otro nivel, que tienen una capacidad enorme para entendernos y comprender lo que necesitamos de ellos en cada momento.


Sin embargo, en el caso contrario, si es un perro que solamente está en el jardín y nada más lo vemos cuando nos vamos o cuando regresamos y no queremos que nos salude porque vamos a una reunión y nos podría ensuciar con sus muestras de cariño, o bien el perro que se va a la casa de campo y solamente lo vemos cada ocho días, ese Border Collie se puede convertir en un verdadero problema ya que va a aprender todo lo que se le ocurra y créanme que se les ocurre mucho y entonces son esos perros que se vuelven escapistas o destructores y pueden terminar siendo una tremenda pesadilla. El secreto siempre estará en la convivencia, mientras más convivas con un Border Collie, más sociable será y, por el contrario, mientras más lo aísles y lo relegues más complicado será todo.


Otra característica que siempre destaco sobre la raza es que son perros muy sensibles y con esto no quiero decir que sean perros “suavecitos”, si los vemos en su trabajo original que es el pastoreo, son perros durísimos y que no les importa lo que tengan que hacer o los riesgos que tengan que afrontar para cumplir con su encomienda, que es la custodia y conducción del ganado. Con sensibles me refiero a que, si hay trato brusco, correcciones excedidas o tal vez niños pequeños que aún no miden sus muestras de cariño y éstas pudieran asustar o ser interpretadas como algo peligroso -sobre todo para un cachorro en sus primeras etapas-, al cabo de pocos meses éste no se va a dejar ni tocar, y lo que podría haber sido una excelente experiencia familiar terminará siendo frustrante. Con esto en ningún momento quiero decir que no sea una raza para niños, más bien que no es una raza para que los niños los tomen como juguetes, los pequeños tienen que aprender que son animales, que sienten, que se pueden asustar y que disfrutar de ellos y su compañía depende de la confianza que nos tengan.


Lo anterior también tiene que ver con que el Border Collie sea la raza más inteligente, hay otras castas que nos permiten tratarlos de cualquier manera, pero si el Border nos pierde la confianza va a tardar en recuperarla; por lo tanto, si quieres disfrutar de la compañía de un Border, nunca lo defraudes.


Existen muchos mitos y realidades sobre la raza, uno de ellos es el que se refiere a los espacios y la actividad, hay quienes piensan que para que un Border Collie sea feliz forzosamente necesita una pradera llena de borregos, claro que para nuestro perro esto sería un paraíso, sin embargo puede desarrollársele perfectamente y como un perro sano física y emocionalmente en un departamento, yo mismo en algún momento de mi vida he criado a un Border mío en tales condiciones siempre que se tenga la convivencia correcta como lo comentamos al principio de nuestro artículo y en tanto podamos darle la actividad que necesita cualquier perro que viva en una ciudad, esto es un paseo combinado con juegos de al menos, cuarenta minutos por la mañana y otro igual por la tarde y sobre todo que nuestro perro esté ocupado mentalmente, quiero decir que, aprenda a hacer cosas, puede ser el adiestramiento en obediencia, el agility, el frisbee, el flyball o cualquier otro deporte canino que se nos ocurra que nuestro compañero siempre estará bien dispuesto aprender.

Lo que intento explicar con lo anterior es que aún que podamos tener una casa con un jardín de buen tamaño, si no atendemos las necesidades mentales de nuestros perros este jardín solamente será una jaula grande y terminará provocando problemas físicos y emocionales.


Otra idea errónea muy difundida es que nuestro compañero necesita hacer muchísimo ejercicio para que se canse y esté tranquilo. Si analizamos lo anterior, esto termina siendo un sin sentido, porque al principio a un perro lo podemos cansar con diez minutos de peloteo, al principio pero más adelante necesitará quince o veinte y luego cuarenta y cinco. El punto es que estaríamos haciendo a un deportista de alto rendimiento y solo hay una cosa peor que un perro latoso y es un perro latoso con mucha condición física.

183 vistas0 comentarios