Recomendaciones para viajar con tu mascota en el primer puente del año


El primer puente vacacional de 2020 se acerca, del 1 al 3 de febrero, y muchos mexicanos aprovecharán este periodo de descanso para realizar viajes cortos, relajarse y disfrutar el tiempo de ocio con familiares, amigos y sus mascotas. Viajar con tu perrito puede ser una gran experiencia, pero deben tomarse en cuenta factores como la distancia del recorrido, si el destino es petfriendly y la personalidad de tu can para garantizar su confort y bienestar.


La decisión de emprender un viaje junto a tu mascota o dejarla al cuidado de alguien de confianza no es sencilla, pero para ayudarte a considerar los factores necesarios para que tu viaje de puente sea exitoso, DogHero, la compañía de servicios para mascotas más grande de América Latina, comparte las siguientes recomendaciones.


Si lo llevas contigo, revisa estos aspectos:

El clima adecuado para él: antes de elegir el destino, analiza si las condiciones climáticas son las mejores para ti y tu mascota. Durante el mes de febrero se esperan al menos 8 frentes fríos en diferentes puntos del país, por lo que desplazarse a otro estado implica cambios de temperatura riesgosos para los perros. Las playas y lugares calurosos y con humedad alta pueden ser incómodas para razas con mucho pelaje o con dificultades para respirar, como los pug. En destinos muy fríos debes llevar ropa adecuada para tus canes, si son delgados o de pelaje corto.


Distancias cortas y aditamentos necesarios: algunos perros, sobre todo si son cachorros, son muy juguetones y no les gustará pasar muchas horas en un auto. También podrían estresarse al viajar en una jaula de transporte en el equipaje de un autobús o avión. Si viajas con tu can debes buscar destinos cercanos o considerar un par de paradas durante el trayecto para distraerse, dar un paseo, alimentarlo o jugar un poco. Lleva contigo sus juguetes favoritos, algunos premios comestibles y acondicionar el espacio donde viajará para que no ensucie, rasgue o muerda algo importante.


Prepárate para transportarlo: transportar a tus mascotas en coche puede provocar distracciones, disminuir la visibilidad del conductor, lo que provocaría accidentes. En este caso es necesario seguir las normas de tránsito y asegurar a tu can a un asiento para evitar caídas o comprometer la salud de ambos. Se recomienda usar una jaula transportadora que pueda fijarse al asiento, aunque también es posible usar un arnés de seguridad especial para perros o usar barras para separar la zona de pasajeros de la de conducción. Si prefieres viajar por autobús, es posible llevarlo en viajes menores a 8 horas, siempre y cuando vaya en una jaula de transporte, en la cajuela; deberá documentarse como carga y, de preferencia, ir sedada. Si planeas viajar en avión, tendrás que cumplir con los requisitos estipulados en la normativa de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes respecto a animales domésticos (NOM-EM-121-SCT3-2017) y aquellos específicos que tenga la aerolínea seleccionada.


Elige un destino petfriendly: para que disfruten al máximo el viaje, asegúrate de elegir un destino que cuente con lugares donde las mascotas sean bienvenidas. El hotel en el que te hospedes debe admitir a tu perrito, e incluso contar con camas especiales, definir los espacios en lo que tu amigo podrá explorar y realizar sus necesidades básicas. También contempla restaurantes, cafés, museos y demás atracciones en los que puedas ir acompañado de tu perro, para que no debas encerrarlo en tu habitación.


Si después de evaluar estos factores no es conveniente llevar a tu mascota y decides buscar a la persona ideal para que lo cuide, hospédalo en un lugar que cumpla con:

Un anfitrión con experiencia: verifica que la persona que se hará cargo de tu lomito tenga experiencia si lo contactas a través de una aplicación, checa los comentarios en su perfil, la evidencia de sus huéspedes anteriores y, de ser posible, que cuente con cursos como entrenamiento canino o primeros auxilios para mascotas que te den mayor seguridad. Un plus será reunirte con el anfitrión previo a tu salida, que conozca a tu mascota y ver cómo se siente en su espacio.


Tener el espacio ideal: evalúa que el hogar de tu anfitrión tenga lo necesario para la comodidad de tu perrito. Si es de raza grande, debe contar con un amplio espacio para moverse; si es muy juguetón, que haya un lugar destinado a ejercitarlo; que cuente con áreas para dormir y para sus necesidades básicas en caso de ser necesario. Mientras más identificada se sienta tu mascota con su propio hogar, más cómoda será su experiencia.


Mantener la rutina: asegúrate de que el cuidador de tu can conozca sus hábitos de ejercicio, horas de comida, sueño y cuidados especiales. Por ejemplo, si toma medicinas o requiere masajes especiales que pueda realizar el anfitrión. Si necesita juguetes especiales, llévalos para que no los extrañe, así como su cama o cobija si resulta más cómodo.


Verifica la viabilidad de acuerdo a sus hábitos: si tu mascota tiene hábitos muy especiales, confirma si podrá hacerlos como en casa. Por ejemplo, si acostumbra dormir arriba de una cama, estar dentro de casa, si le molestan ruidos extraños o podría dañar algún mueble de la casa del anfitrión. Tanto el anfitrión como tú deben acordar cuáles de sus hábitos se permiten y, en medida de lo posible, que el can se sienta como en casa.


Monitorea con regularidad: elige hospedaje para tu mascota con personas a quienes puedes solicitar que se envíen fotos del estado de tu mascota, establezcan los períodos en que deben mandarse y, si es posible realizar videollamadas, ya que así podrán verse y tu lomito te extrañará menos.


Cualquiera que sea tu elección, recuerda que la experiencia de vacaciones debe ser placentera para ti y tu mascota. Lo más importante es garantizar su seguridad, comodidad y tu tranquilidad en caso de dejarlo hospedado. ¡Feliz primer puente del año!

0 vistas

©2020 Editorial Delco Fergo

Whatsapp

55 1952 2347

0