Por qué el alimento procesado es la mejor opción para tu gato.


La salud de nuestros gatos va más allá de la ausencia de enfermedades. Se refleja en su estado de ánimo, su curiosidad, su manera de demostrarte afecto e incluso en su energía para manifestar ese instinto cazador que lleva en su ADN.


La base de su buena salud depende de su alimentación, por esto, todos los nutrientes son vitales para mantener un sistema inmune, esquelético, muscular, mental y digestivo en óptimo estado.


Aquí es donde los alimentos procesados, a diferencia de muchos mitos populares, se convierten en la mejor opción para tu gato. Ya que, en marcas como Whiskas®, hay un respaldo e investigación científica que toma en cuenta sus hábitos, actividades diarias y estilo de vida.


Toda esta gama de cualidades se traduce en productos balanceados, cuidadosamente fabricados, con sabores idóneos para el gato, con los nutrientes necesarios de acuerdo con su talla, condición física, edad, raza, etc. Elementos que difícilmente se pueden encontrar en la comida elaborada en casa.


Por poner un ejemplo, existe la costumbre popular de alimentarlo con hígado o riñones, mismos que el gato puede disfrutar mucho, pero que repercute severamente en su salud por un exceso de Vitamina A (Hipervitaminosis A) que, en un largo plazo, se acumula en su cuerpo a niveles de toxicidad irreversibles. A diferencia de lo que pensamos, el hígado y el riñón no son carne, son vísceras y proveen muy poca proteína para nuestra mascota, elemento nutricional de alta importancia para ellos.