EL Museo Nacional de Arte (MUNAL) un paradigma de inclusión de los usuarios de perros de asistencia


Por. Olivita de México


Hola, amigos lectores, es un gusto saludarlos y compartirles un nuevo artículo acerca de los perros de asistencia. Este mes les he preparado un novedoso material en el que abordo, por primera vez, la inclusión del binomio usuario-perro de asistencia en el arte y la cultura de México. Para ilustrar tan inaudito vínculo no hay mejor lugar que el Museo Nacional de Arte (Munal), ubicado en el Centro Histórico de Ciudad de México, en Tacuba número 8, justamente allí donde se encuentra la emblemática estatua ecuestre, en honor a Carlos IV rey de España, mejor conocida como “El Caballito”.


Es en este recinto lleno de historia donde, a partir del 2019, abren sus puertas al binomio usuario-perro de asistencia, brindándole, además de cordialidad, accesibilidad y cinco siglos de conocimiento sobre historia del arte mexicano, una serie de actividades diseñadas ex profeso para consolidar su inclusión real a la vida cultural de nuestro país, alineándose a los principios de igualdad, libre desplazamiento, movilidad, derechos humanos y no discriminación, plasmados en nuestra Constitución Política (artículos 1º y 3º), así como en el resto de la legislación vigente en materia de educación y acceso a la cultura de los ciudadanos mexicanos.


Bajo la apropiada dirección de Carmen Gaitán Rojo, el Munal se pone al nivel de los más afamados museos del mundo: el Louvre de París, el Museo del Prado en Madrid y el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, por mencionar algunos; espacios culturales que están a la vanguardia en inclusión y accesibilidad para las personas con discapacidad y usuarias de estos increíbles perros.

Por supuesto que la sensibilidad y empatía hacia este binomio usuario-perro de asistencia solamente puede emanar de mentes inteligentes, progresistas y sensibles. En el caso del Munal se trata de la licenciada Patricia Torres Aguilar Ugarte, coordinadora de Actividades Educativas y de la arquitecta