Cáncer en gatos


Por: F. Helena Zulbarán | La Casa del Gato Gazzu A.C. | www.gatogazzu.org

Foto: Érika Porras


El cáncer es una de las enfermedades más letales, a pesar de que la lucha contra esta enfermedad lleva décadas librándose, y por suerte la ciencia va camino de poder combatirla de forma muy eficaz.

Existen papiros egipcios datados en el 1,600 a.C., en los que ya se hace una descripción de esta enfermedad, se cree que la primera persona en toda la historia en utilizar el término cáncer (carcinos en latín) fue el histórico médico Hipócrates.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un término que se usa para describir una enfermedad causada por un tumor (o neoplasia): una colección de células anormales dentro del cuerpo que continúan creciendo y dividiéndose sin control y sobrepasan en número a las células normales.


Esto generalmente da como resultado el desarrollo de masas (crecimientos o bultos).

El cáncer puede originarse en cualquier parte del cuerpo, esto hace que al cuerpo le resulte difícil funcionar de la manera en que debería hacerlo.


Causas del cáncer

  • Factores genéticos

  • Factores ambientales

  • Agentes cancerígenos

  • Exposición a la luz solar


En general, los gatos sufren neoplasias (o desarrollo de tumores) con menos frecuencia que los perros. Es posible que las neoplasias se observen con menos de la mitad de frecuencia en gatos que en perros. Sin embargo, cuando los gatos desarrollan tumores, es mucho más probable que sean malignos (de 3 a 4 veces más que en los perros) y, por lo tanto, es mucho más probable que causen enfermedades graves.


Los sitios más comunes de cáncer en los gatos incluyen la piel, los glóbulos blancos (leucemia y linfoma), la cara, la boca, el estómago, los intestinos y las glándulas mamarias.

Tipos de cáncer

Hay muchos y diferenciados tipos de cáncer y, a menudo, se clasifican según el origen del tipo de célula anormal que contienen.


Debido a la enorme variedad de cánceres que pueden afectar a los gatos (como a cualquier otro animal), es imposible enumerar todos los diferentes tipos y sus manifestaciones comunes. Sin embargo, algunos de los cánceres que se encuentran con más frecuencia son los siguientes:

  • Linfoma: cáncer de un tipo de glóbulo blanco llamado linfocito.

  • Leucemia: cáncer de médula ósea.

  • Cáncer de mama, también llamado “tumores de las glándulas mamarias”, estos comienzan como un pequeño bulto en la glándula mamaria de su gato.

  • Carcinoma de células escamosas: cáncer de piel de gato que suele aparecer como un bulto o una mancha blanca y puede tener un aspecto similar a ciertos problemas de la piel de gato.

  • Sarcoma de tejido blando: este tipo de cáncer puede afectar la piel, la grasa, los tejidos conectivos, los nervios y los vasos sanguíneos pequeños debajo de la piel.



¿Cuáles son los signos clínicos del cáncer?

Debido a que los cánceres pueden afectar cualquier tejido del cuerpo, los signos clínicos que desarrollan los gatos son extremadamente diversos y no hay signos que sugieran automáticamente que el cáncer es la causa de la enfermedad.


En general, los cánceres afectan a los gatos mayores con más frecuencia que a los gatos más jóvenes. En muchos casos, los cánceres crecerán durante un período de tiempo bastante largo, e inicialmente puede haber signos vagos de enfermedad como falta de apetito, falta de energía y pérdida de peso. En otros casos puede haber signos más evidentes como bultos persistentes dentro o debajo de la piel, cambios en los ojos, vómitos, diarrea, sangrado inexplicable o heridas que no cicatrizan.


A medida que avanza la enfermedad, generalmente se desarrollarán complicaciones adicionales que a menudo se relacionan con los tejidos u órganos principalmente afectados. Aunque el cáncer puede ser una de las posibles causas de una variedad de signos diferentes (especialmente en gatos mayores), es importante recordar que muchas otras enfermedades suelen causar los mismos signos que el cáncer.


Es necesario tener opciones de tratamiento que permitan el control o manejo de la enfermedad y el dolor, al menos por un período de tiempo. Sin embargo, como es importante diagnosticar el cáncer temprano, es vital buscar consejo veterinario tan pronto como se detecten anomalías.




¿Cómo se trata el cáncer?

Los tratamientos para el cáncer en gatos más comunes involucran cirugía, quimioterapia, Radioterapia. Algunas formas de terapia solo están disponibles en centros especializados.


Los medicamentos son usados para combatir las células cancerosas, evitar su crecimiento y reproducción.


Si bien un diagnóstico de cáncer nunca es una buena noticia, no es necesariamente una “sentencia de muerte” para un gato. Al igual que en la medicina humana, hay muchas opciones de tratamiento disponibles, aunque no todos los cánceres responden bien a la terapia y algunos pueden ser extremadamente difíciles de manejar. La calidad de vida y el sufrimiento potencial del gato siempre deben ser la principal preocupación; vale la pena discutir en profundidad las opciones disponibles con su médico veterinario antes de tomar una decisión.

La elección de tratar o no, y con qué tratar, dependerá de muchos factores.


En muchos casos, el tratamiento adecuado del cáncer puede resultar en una mejora significativa en la calidad de vida de los gatos afectados. Sin embargo, los tratamientos pueden tener efectos secundarios. El objetivo es siempre mejorar la calidad de vida y no aumentar el sufrimiento a través del tratamiento. Aunque se pueden lograr buenos resultados para algunos cánceres, no siempre es apropiado o correcto tratar a un gato.


Calidad de vida

Al tratar el cáncer, es importante que todos los involucrados tengan los mismos objetivos en mente. Los médicos veterinarios tienen como anhelo proporcionar una mejor y buena calidad de vida al paciente con cáncer sin producir efectos secundarios. A menudo, esto también significará una vida más larga, pero se deben evitar el sufrimiento y el dolor innecesarios. Es útil haber hablado de antemano con su médico veterinario sobre las pautas que puede utilizar para juzgar la calidad de vida. Para muchos cánceres, inevitablemente puede llegar el día en que tenga que considerar la eutanasia para evitar sufrimientos innecesarios; este puede ser un momento difícil y angustioso, por ello es preciso tener el apoyo y la ayuda de su veterinario, también de amigos y familiares, lo cual puede ser invaluable.


Cuidados generales y paliativos

Es útil llevar un diario del comportamiento, el apetito, medicación y cualquier anomalía que observe de su gato. Esto le ayudará a usted y a su veterinario a determinar si son necesarios tratamientos o estudios adicionales.

Mantener una buena ingesta nutricional es una parte importante del cuidado de apoyo para su gato con cáncer, y ofrecer una variedad de alimentos puede ayudar a asegurar que se mantenga un buen apetito. En ocasiones, dependiendo de las circunstancias, puede ser necesario el uso temporal de un estimulante del apetito o un tubo de alimentación para superar la mala ingesta de alimentos.


Asegurar una buena calidad de vida sin dolor es el objetivo principal en el manejo de gatos con cáncer. La terapia de apoyo puede ser una parte importante de esto, y dichos tratamientos pueden incluir el uso de:

  • Medicamentos analgésicos

  • Medicamentos antiinflamatorios

  • Medicamentos antieméticos

  • Antibióticos


37 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo